Deportaciones

"Necesito que mi padre vuelva a casa", pide el hijo del profesor de química detenido y que aún puede ser deportado

Syed Ahmed Jamal fue devuelto de Hawaii a Kansas cuando la Junta de Apelaciones de Inmigración detuvo su deportación. Su familia y sus abogados ahora luchan por lograr que permanezca en el país, pero el proceso podría tomar meses.
28 Feb 2018 – 5:42 PM EST

Solo 30 minutos tuvo la familia Jamal este domingo para reencontrarse a través del cristal de la sala de visitas de la prisión del condado de Platte, en Kansas. Allí se encuentra arrestado desde hace dos semanas Syed Ahmed Jamal, el padre de la casa, luego de que el avión en el que era deportado a su natal Bangladesh fuera devuelto desde Hawaii por la decisión inesperada de una Junta de Apelaciones que frenó temporalmente su expulsión del país.

Antes de ese día, la familia fue a visitarlo el 18 de febrero, pero no pudo verlo: las autoridades se negaron a permitirles la entrada por no haber llegado 30 minutos antes de la cita. Así que ese día se vieron a la distancia. Jamal los saludó desde una ventana a unos tres metros de distancia y la esposa, los tres hijos y su hermano, todos en llanto, sacudieron sus manos desde otra ventana.

"De verdad necesito que mi padre vuelva a casa", dijo su hijo de 14 años, Taseen, a medios locales. "Quiero que mi papá regrese para poder hablar con él y no sentirme tan extraña o triste (...) Lo extraño mucho", agregó su hija de 12 años, Naheem.

El profesor de química Syed Ahmed Jamal, de 55 años y padre de tres estadounidenses, fue arrestado el 24 de enero pasado. Ese día, los agentes de inmigración se lo llevaron cuando salía de su casa para llevar a su hija a la escuela. Desde entonces, la familia ha vivido con el temor de que el padre sea devuelto a Bangladesh, un país que no visita desde hace 30 años –el mismo tiempo que tiene en Estados Unidos– y en el que teme ser agredido por sus creencias liberales.

Desde ese 24 de enero ha hecho un periplo: estuvo en prisión, detuvieron su expulsión y siguió detenido, lo montaron en un avión para deportarlo, llegó a Hawaii, frenaron su deportación otra vez y entonces lo devolvieron a Kansas; ahora sigue preso.

Syed Hussain Jamal, hermano del profesor, asegura que Syed Ahmed Jamal ha perdido peso, pero que "mantiene su espíritu", dijo a medios. Asegura que en su comunidad, Lawrence, siguen apoyando el regreso del que consideran "un gran vecino".


Una odisea contra la deportación

Los abogados de Jamal están enfocados en buscar la forma de que pueda quedarse considerando que entró legalmente a Estados Unidos, que cuando fue detenido se encontraba legalmente en el país y lleva muchos años viviendo en él, que tiene tres hijos estadounidenses, que su récord criminal está limpio y que en su carrera como químico ha hecho grandes aportes.


"Es nuestro deseo que en los próximos días ICE (el Servicio de Inmigración y Aduana) reconsidere su posición y le permita salir bajo una orden de supervisión" (que ya cumplía en el momento de su detención), dijo su abogada Rekha Sharma-Crawford, a las afueras de la prisión ese 14 de febrero, al calificar como "cruel" la detención de este profesor de química. Ella explicó que incluso los empleadores de Jamal lo aceptarían nuevamente y que tiene un permiso de trabajo válido hasta octubre de 2018, que le garantiza su estancia legal en Estados Unidos.

Esa es una de sus opciones. Pero también podrían mantenerlo en una prisión –en Missouri o en otro estado– mientras la Junta de Apelaciones de Inmigración decide su caso. Esto podría tomar meses.

La segunda alternativa para Jamal también podría conllevar una larga espera, pues necesita la aprobación del Congreso de Estados Unidos y la firma del presidente Donald Trump. Se trata de un proyecto de ley redactado justo para su caso – llamado 'ley privada'– que propuso el 13 de febrero la representante republicana por Kansas, Lynn Jenkins, para que tanto Jamal como su esposa, Angela Azynub Choudhury, puedan obtener un estatus legal permanente (con una green card) en el país. Establece que la pareja tendría dos años, después del decreto, para cumplir con los requisitos que les permitirían cambiar su estatus a residentes.

Jamal llegó a Estados Unidos en 1987 con una visa para estudiar en la Universidad de Kansas y luego en la Universidad Rockhurst. Pero sobrepasó en dos ocasiones el tiempo de permanencia que tenía permitido. Por esto, en 2011 un juez de inmigración le pidió salir del país, pero en 2012 la orden se revirtió y quedó bajo una orden de supervisión que le permitía trabajar y vivir en Estados Unidos con la condición de que se presentara ante las autoridades con cierta periodicidad.

Entre 2002 y 2006, este especialista en farmacología bioquímica estuvo en el país con una visa de trabajo con la que realizó investigaciones en el Hospital Children's Mercy. En 2008, buscó estudiar nuevamente en Kansas y las autoridades le otorgaron una visa de estudiante.

En 2010 su caso comienza a complicarse. El gobierno le aprueba una solicitud de residencia presentada por su hermano, ciudadano estadounidense, pero el Departamento de Seguridad Nacional se da cuenta que Jamal no calificaba para este beneficio migratorio y se lo retira. El profesor entonces aplicó por otra residencia a través de su empleador, pero también es rechazada.

EN FOTOS: Una deportación de ICE, paso a paso

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:InmigraciónEEUU