null: nullpx
Deportaciones

"El trauma que vivimos no se lo deseo a nadie": su hijo tenía solo 10 meses cuando los separaron en la frontera

Johan Bueso es el bebé que compareció solo en una corte y fue devuelto a Honduras después de cinco meses de haber visto por última vez a su padre.
29 Jul 2018 – 10:31 AM EDT

Rolando Bueso Castillo salió el 5 de marzo de Honduras a Estados Unidos con su bebé Johan, de 10 meses. Dejó atrás a su esposa Adalicia Montecinos, porque está embarazada. Su plan era establecerse, ganar algún dinero, y mandarla a buscar luego.

Ya en territorio estadounidense lo detuvo una unidad de la Patrulla Fronteriza que le preguntó para dónde iba. "Le digo a buscar el sueño americano, a luchar", narró Bueso al periodista Jorge Ramos en una entrevista en el programa Al Punto.

Al llegar al centro de detención le notificaron que lo separarían de su hijo. " Tu vas a tu país y tu niño se queda aquí en Estados Unidos", recuerda que le dijeron. "Por qué, el niño está muy chiquito (...) Si me van a deportar me van a deportar con mi niño", contestó.

Bueso, quien había sido deportado en tres oportunidades anteriores, fue devuelto a Honduras sin su bebé. Él y su esposa solo tenían noticias de cómo se encontraba el infante a través de una trabajadora social del albergue en el que el menor fue recluído.

Cinco meses después el bebé fue devuelto a Honduras, a pesar de que les habían prometido que la reunificación ocurriría en dos semanas. Antes debió presentarse solo ante un juez.


El reencuentro fue difícil. "No me conocía, no me conoció [...] de mí no se acordaba. [...] costó que me reconociera. (...) El trauma que yo como mamá vivimos yo no se lo deseo a nadie", dijo Montecinos.

El padre narró con dolor cómo se perdieron los primeros pasos de su hijo y cómo se le pobló la boca de dientes. "No tuvimos la oportunidad de estar junto a él. El primer añito de edad que él cumplió, no se lo celebramos", añadió.

Cientos de niños siguen en centros de detención sin sus padres a pesar de la orden de un juez federal para reunificarlos.

El gobierno justificó las separaciones al cumplimiento de la política de ‘tolerancia cero’, un esfuerzo para detener la inmigración indocumentada, tras la presentación de cargos criminales a los padres y/o familiares o adultos que acompañan a los menores.

El Departamento de Justicia (DOJ) argumenta que, por ley, los menores no deben permanecer junto a sus progenitores hasta que no concluyan sus casos en la corte criminal. Y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha indicado que los padres, una vez finalizado el proceso criminal podrán ser reunificados con sus hijos, y continuar con sus procesos migratorios de deportación, y dentro de ellos solicitar asilo.

📸De la separación al reencuentro: dos padres hondureños son reunificados con su bebé de un año

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Deportaciones

Más contenido de tu interés