null: nullpx
Corte Suprema

La incógnita del juez Merrick Garland en temas migratorios

El nominado de Obama fue electo juez con respaldo republicano en 1997.
16 Mar 2016 – 2:13 PM EDT

Por Jorge Cancino - @cancino_jorge

Nada garantiza que la Corte Suprema de Justicia resolverá el futuro de la Acción Ejecutiva con el voto de nueve jueces. Tampoco nadie lo ha confirmado pero los republicanos del Congreso insistieron el miércoles, tras conocer que el presidente Barack Obama nombró al juez Merrick Garland para sustituir al fallecido Antonin Scalia, que debería ser el próximo mandatario quien nombre al sustituto.

Mientras sigue el tira y afloja entre demócratas y republicanos sobre quién decide la vacante, las tendencias siguen empatadas con cuatro liberales (Elena Keagan, Sonia Sotomayor, Ruth Bader y Stephen Breyer) y cuatro conservadores (John Roberts, Antony Kennedy, Clarence Thomas y Samuel Alito). Garland, de tendencia “moderada”, agregaría, señalan algunos, la emoción necesaria para no saber con antelación cuáles serán las decisiones del máximo tribunal de justicia en temas clave, como por ejemplo el futuro inmediato de los inmigrantes indocumentados.

“No lo conozco. Entiendo que es moderado. Y en cuanto a inmigración, tampoco conozco sus posiciones”, dijo a Univision Noticias Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland.

Garland, de 63 años de edad, es magistrado jefe de la Corte de Apelaciones del el Circuito del Distrito de Columbia (capital de Estados Unidos). En 1995, durante una audiencia del Comité Judicial del Senado, dijo que un juez debe ser “lo mas breve y conciso posible”, palabras que se quedaron grabadas en los pasillos del Congreso.


Legado de peso

Graduado de la escuela de leyes de la Universidad de Harvard, Garland es considerado como el modelo perfecto de juez "neutral" con una mente brillante. En 1997 obtuvo la aprobación de una buena parte de los republicanos del Senado para convertirse en juez de la Corte de Apelaciones del Distrito de Columbia. Al menos siete de ellos todavía pertenecen la legislativo.

Desde 1994 hasta su nombramiento como juez, fue vicefiscal general y se encargó de supervisar el enjuiciamiento de los autores del brutal atentado de 1995 en Oklahoma City, en el que murieron 168 personas.

“El juez Garland es un juez federal de mucha experiencia y es muy respetado por los republicanos”, dijo a Univision Noticias el abogado José Peetierra, en Washington DC. “Entorpecer el proceso sería politiquería barata de parte de los senadores republicanos. Les pudiera salir muy caro durante este año electoral”, agregó.

“Si antes los republicanos votaron a favor de Garland e incluso lo aplaudieron, ¿cómo ahora justificarían bloquear su nombramiento?”, preguntó Pertierra.


La jugada de Obama

El presidente Obama dejó en claro el miércoles, al anunciar la nominación del juez Garland para reemplazar al magistrado Scalia, que confía en su buen juicio, y que no se trata solo de una de las mentes legales más brillantes de Estados Unidos", sino que el Senado debe considerar su "integridad", su "compasión y su férreo respeto" de lo establecido en las leyes del país.

No solo el presidente resalta las cualidades de su nominado. “Merrick Garland es un magistrado respetado con cualificaciones impecables y experiencia sin par”, dijo el senador demócrata Tim Kaine (Virginia). “Su legado de abogado incluye la supervisión de casos importantes de terrorismo doméstico. También ha recibido apoyo entusiasta en el pasado tanto de demócratas como de republicanos lo cual debería eliminar cualquier pretexto de los Republicanos en el Senado para obstruir su proceso de confirmación”.

Con estas credenciales queda claro que Obama busca llenar el vacío dejado tras la muerte de Scalia con un noveno integrante que no sea encasillado, ni como liberal ni como moderado, sino como un magistrado que tendrá la capacidad de escuchar a todas las partes en una disputa, y que resolverá conforme al derecho y no a la guerra que libran demócratas y republicanos desde hace un tiempo.

El futuro de DACA y DAPA

En el caso de la Acción Ejecutiva migratoria que el mandatario anunció el 20 de noviembre de 2014, que fue frenada por los tribunales y está siendo revisada por la Corte Suprema, Obama ha reiterado que actuó apegado a la ley y en uso de sus facultades ejecutivas.

Los demandantes, 26 estados (24 de ellos gobernados por republicanos), argumentan que el presidente abusó de su poder ejecutivo y que el beneficio viola la Constitución al cambiar una parte de la ley de inmigración vigente, algo que sólo le corresponde al Congreso.

“Garland tiene una historia sólida como juez principal de la corte de apelaciones en el Distrito de Columbia, y fue confirmado en 1997 con una votación de 76-23, demostrando el apoyo bipartidista que disfruto antes de que el Partido Republicano tomara como rehén el proceso judicial”, dijo Neera Tanden, presidenta y directora ejecutiva del Center for American Progress (CAP).

Tanden también cuestionó la decisión del liderazgo republicano del senado que se negó a celebrar una audiencia de votación para confirmar a Garland. “Esta obstrucción no tiene precedentes y está permitiendo que la política partidista fracturada del congreso infecte a nuestro Tribunal Supremo, erosionando aún más la confianza en el gobierno”.

“Los Senadores deben cumplir con su trabajo de “consejo y consentimiento”, y considerar los méritos del juez Garland basado en sus calificaciones, tal y como lo hemos hecho a lo largo de nuestra historia”, dijo la directora del CAP.

El líder del Senado, Mitch McConnell (republicano por Kentucky), aseguró que su partido vetará cualquier votación para confirmar a Garland, indicando que el nombramiento debe hacerlo el próximo presidente que será electo en los comicios de noviembre.

Los escenarios

Sin claridad en el Senado, los escenarios de la Acción Ejecutiva son los mismos registrados el día en que murió Scalia y que dibujaron las posturas de ambos partidos:

Escenario 1: ¿Con ocho o nueve jueces?
Nada impide que el tribunal decida el futuro de la Acción Ejecutiva con ocho magistrados. “Sí puede hacerlo”, dijo a Univision Noticias Víctor Nieblas, presidente de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés). En 2012 la Corte decidió con ocho jueces (5 a 3) sobre la Ley de Arizona SB1070. La jueza Elena Kegan se abstuvo porque un año antes se involucró en la oposición juridicial a la enmienda de bloqueo que emprendió el gobierno.

Escenario 2: Empate 4 a 4
El profesor Stephen W. Yale-Loehr, de la escuela de leyes de la Universidad Cornell, explicó a Univision Noticias que en caso de un empate 4 a 4 “y no hay una mayoría de decisión, el fallo del tribunal inferior prevalece como si el Supremo nunca hubiese escuchado (tratado) el caso”.

“Esto significa que la decisión de la Corte de Apelaciones del 5to Circuito, que frenó a Acción Ejecutiva de inmigración, permanecería en su lugar”, subrayó.

Velásquez agregó que en el supuesto caso de un empate, los magistrados “pudieran detener la votación para que la decisión final sobre la Acción Ejecutiva no se quede en un limbo”.

Escenario 3: a sucesión de Scalia
Está en manos de los republicanos del Senado.

Si bien el voto de Scalia no era considerado por el gobierno teniendo en cuenta los antecedentes del magistrado y su decisión en el voto de la Ley SB 1070 de Arizona, su ausencia puede llevar al tribunal a adoptar una postura de reserva y esperar el nombramiento del sucesor.

Velásquez dice que en estos momentos “hay mucha incertidumbre” sobre el futuro de la medida ejecutiva, y que “no existe precedente” que en un momento como este, cuando falta tan poco para que un presidente termine su mandato y esté en juego el futuro de tanta gente, “que solo haya ocho jueces en lugar de nueve”.

Escenario 4: El día después de un empate
En caso de un empate 4 a 4 “se queda la decisión de la Corte de Apelaciones del 5to Circuito, se mantiene”, dice Nieblas. “Pero no le quita el derecho a otra corte (instancia) de Apelaciones -quedan 11 más- que pueden decidir a favor de DAPA y DACA, como por ejemplo el 9º o el 2º Circuito”.

Si este es el caso, “si otra corte de apelaciones decide que sí (pueden entrar en vigor los programas de la Acción Ejecutiva suspendidos por el tribunal de Texas), entonces se respetará DAPA y DACA en esa jurisdicción. Esto significa que las personas se tuvieran que cambiar de domicilio”, apuntó Nieblas.

Escenario 5: Que todo sigua igual
De todos los escenarios es el peor. Si la Corte Suprema decide esperar a que el Senado nomine al sucesor del juez Scalia y el Senado (controlado por los republicanos) retrasa la nominación hasta que asuma el sucesor de Obama, las cosas se quedarán tal y como están en estos momentos.

Escenario 6: Voto a favor de DAPA y DACA
Es la respuesta que espera el gobierno y 5 millones de inmigrantes indocumentados desde hace casi un año y tres meses.

Si los jueces llegan a los méritos del caso, una mayoría concluirá que el Presidente ha actuado bien dentro de su autoridad constitucional y que la Acción Ejecutiva sobre las deportaciones son legales. Esa respuesta podría darla Garland y es la apuesta que Obama lanzó hoy miércoles con su nombramiento para que lo ratifique el Senado.

Notas relacionbadas:

Más contenido de tu interés