null: nullpx
Congreso de EE.UU

Paul Ryan será el socio crucial de Trump para mover la agenda legislativa republicana

El representante por Wisconsin es considerado uno de los puntales del partido y figura clave en el éxito que puedan tener en el Congreso las propuestas políticas del futuro gobierno republicano.
15 Nov 2016 – 2:35 PM EST

Por decisión unánime de la bancada del Partido Republicano en el Congreso adoptada este martes, Paul Ryan seguirá siendo el presidente de la Cámara de Representantes y será el hombre clave en el adelanto de la agenda legislativa que empezará a adoptar el próximo gobienro de Donald Trump.

Actualmente Ryan, representante por Wisconsin, es el funcionario electo de más alto rango entre los republicanos. A partir de enero será el socio parlamentario del presidente electo Donald Trump.

Aunque durante la campaña Ryan y Trump tuvieron algunos roces y desavenencias, tras el triunfo del martes 8 de noviembre ambos líderes parecen haberse alineado para garantizar el éxito en varios temas que promoverá la Casa Blanca a partir del próximo año.

El jueves pasado Trump y Ryan se reunieron en el Capitolio en Washington, dos días después de las elecciones, como parte del arranque del proceso de transición del gobierno de Barack Obama a la nueva presidencia republicana.

Solución de emergencia

Cuando en octubre de 2015 Ryan asumió la presidencia de la cámara para manejar la crisis generada por la renuncia de su antecesor John Bohener –desplazado por sectores más conservadores del partido- se pensó que sería una solución temporal.

Ryan, quien fue el compañero de fórmula de Mitt Romney en 2012, era considerado una de las estrellas ascendentes del llamado Gran Viejo Partido y algunos pensaban que las funciones legislativas podrían complicar sus aspiraciones presidenciales.

De hecho, durante las primarias republicanas, en medio del ascenso de Trump que era resistido por muchos republicanos, algunos esperaban que Ryan se convirtiera en el candidato de consenso que unificara al partido desgarrado por las luchas internas que planteaba el magnate.


La relación de Ryan con la Casa Blanca puede ser complicada. El domingo Trump nombró como su jefe de gabinete a Reince Priebus, actual presidente del partido, quien es muy cercano a Ryan y parte de su exito politico en el estado del que ambos provienen.

Pero al mismo tiempo, el presidente electo escogió a Steve Bannon, su director de campaña y editor del sitio ultraconservador Breibart, que ha mantenido una guerra bierta contra Ryan y promoviá su destitución como líder del Congreso.

Por lo pronto la ratificación de Ryan en el cargo parece indicar que el Freedom Caucus, el grupo de representantes conservadores de línea dura, se someten a la disciplina partidista o quieren dar una oportunidad para que funcione la nueva relación Casa Blanca-Capitolio.

Más contenido de tu interés