null: nullpx
CityLab Vivienda

La crisis de la vivienda: el único tema que estaría uniendo a los dos partidos

Mientras senadores y representantes luchan en temas como inmigración y salud, los políticos están llegando a acuerdos para garantizar más vivienda asequible.
Logo CityLab small
4 Ago 2017 – 11:53 AM EDT

En 2015, una cuarta parte de los hogares de inquilinos en Estados Unidos gastó más de la mitad de sus ingresos en el alquiler. Ésta es sólo una de las cifras que definen la crisis de la vivienda asequible, una catástrofe en cámara lenta que, para el año 2025, puede consumir a más de 15 millones de estadounidenses. El Comité de Finanzas del Senado acaba de celebrar una audiencia para averiguar qué hacer al respecto.

"Varias personas [en la audiencia] mencionaron el aumento de un 25% de los inquilinos en los últimos 10 años, el porcentaje más grande registrado en la historia de EEUU", dijo la senadora Maria Cantwell del estado de Washington durante la audiencia del martes. "Eso me resulta simplemente increíble, a menos que uno se ponga a pensar en la implosión de la economía durante ese período de tiempo, y entonces se dé cuenta de que sí, los que estaban en el último peldaño de la escalera literalmente se cayeron".


La audiencia se centró en un proyecto de ley propuesto por Cantwell, que está diseñado para estimular nuevas inversiones y construcción de viviendas asequibles. El proyecto S. 548 —bautizado Ley para Mejorar de Crédito para Vivienda Asequible de 2017 ampliaría y reformaría el programa de Créditos Impositivos para Viviendas de Bajos Ingresos, que es responsable de un 90% de las nuevas viviendas de bajos ingresos en Estados Unidos hoy en día. Si se aprueba, este proyecto de ley podría crear o conservar cerca de 1.3 millones de viviendas en el transcurso de diez años, alrededor de 400,000 unidades según las proyecciones actuales.

Introducida por primera vez por Cantwell y el senador Orrin Hatch de Utah el año pasado, la Ley para Mejorar el Crédito para Vivienda Asequible cuenta con el apoyo de más de 2,000 organizaciones de vivienda de todos los 50 estados. Lo que es más importante, ha logrado algo cada vez más raro: la participación de los legisladores a ambos lados del espectro político. Los once copatrocinadores de la versión de 2017 del proyecto de ley incluyen los republicanos Dean Heller, Lisa Murkowski, y Susan Collins, así como los demócratas Charles Schumer, Cory Booker, y Patrick Leahy. ¡Muy pocos proyectos de ley cuentan con un apoyo semejante!

Tras la audiencia, CityLab habló con la senadora del estado de Washington sobre la situación de la vivienda asequible, el juego político en el senado y las diferentes maneras en que Seattle y Spokane hacen las cosas. Esta conversación ha sido editada y condensada.

Primero lo primero. La Ley para Mejorar el Crédito para Vivienda Asequible cambia el nombre del actual mecanismo de crédito, el Crédito Impositivo para Viviendas de Bajos Ingresos. ¿Por qué el cambio en la trama?

Parte del problema es que, en este momento, la asequibilidad está madura en la mente de todos, pero no saben cómo está afectando a todo el mundo. Hay un aumento enorme de la población que ya no está pagando menos de un 50% de sus ingresos en alquiler, sino que más de un 50%. Realmente queríamos acentuar el cambio demográfico que está sucediendo. Si queremos abordar el cambio demográfico, vamos a tener que hacer algo para aumentar el crédito fiscal.


¿Puede explicar el impulso sobre la base de un 50% y cómo esto le agregará al valor del crédito de vivienda asequible?

En términos más sencillos —y esto es algo que todo el mundo conoce— hay mucha gente que se ha vuelto mucho más rica en Estados Unidos, mientras hay mucha gente que se ha vuelto mucho más pobre en Estados Unidos. Las personas que han salido perdiendo ahora tienen dificultades para pagar la vivienda.

Comprender la falta de oferta y el cambio en la demografía es clave para intentar averiguar la manera de salir de esta situación. Una de las cosas más importantes que se debe entender es que este problema es el crédito que financia el 90% de la vivienda asequible. Si no se aumenta el crédito fiscal, no sé cómo vamos a construir más. Creo que Amazon y Paul Allen [cofundador de Microsoft] en Seattle están tratando de ayudar. Pero, en general, no vamos a salir de esto sin aumentar el crédito fiscal.

Este proyecto de ley pretende prohibir la aprobación local, o realmente, la desaprobación, sobre dónde se pueden utilizar los créditos de vivienda asequible. ¿Puede discutir este problema y cuál es la solución del proyecto de ley?

Realmente no lo prohíbe. Básicamente dice que si la zonificación lo permite, debe llevarse a cabo. La cuestión no es si los lugareños todavía tienen autoridad. Esto significa que no pueden prohibirlos una vez que los proyectos ya se ha aprobado.

Entonces, ¿el crédito de vivienda no puede revocarse cuando, digamos, un vecindario decide que no desea que se construyan allí viviendas asequibles?

Los vecindarios no pueden vetar algo que ya tiene la aprobación de zonificación.

El liderazgo republicano en el Congreso ha dado señales de que buscan reducir drásticamente el impuesto de sociedades. Esto ya ha reducido el valor de los créditos fiscales de vivienda. ¿Funcionará la ampliación de la base para el crédito de vivienda asequible si el Congreso reduce la tasa de impuestos de un 35% a un 20% o 15%?

Usted escuchó parte de ese debate hoy. Estaba preguntando si la discusión de la reforma fiscal había perjudicado el acceso al capital en estos mercados y la gente dijo que sí. Mire, yo no sé cómo predecir lo que va a ocurrir con la reforma tributaria o los giros y cambios en la legislación. Sólo sé que en el año 2025 vamos a ver un mayor número de estadounidenses en esta situación. Serán15 millones. Eso es lo que yo sé. Me voy a centrar en eso. Claramente, hay discusiones de la reforma fiscal que suprimen esto.

¿Cree que la base del crédito de vivienda asequible debería ampliarse aún más?

Bueno, estas 400,000 unidades resolverían quizás un 20% del problema.

Por lo tanto, ¿hay que hacer más para ampliar este crédito?

Estoy muy convencida de que éste es un problema muy grande que nos está costando dinero. Estamos gastando el dinero, pero no estamos tratando el problema.

Y si pudiéramos hacerlo de manera más rentable, entonces también podríamos darle un impulso a la economía, porque el desarrollo y la inversión en vivienda son impulsores y motores de creación de empleos en sí y de por sí. Y estás ayudando a poner a estos individuos más a la par con sus ingresos y oportunidades para el futuro. A mí me gustaría hacer más.

Estuve en casa este fin de semana pasado y alguien me dijo, en uno de nuestros foros, "Dios mío, podríamos ser tan dinámicos si simplemente tuviéramos atención de la salud y vivienda". Esto fue en el suroeste de Washington, donde la crisis es muy real. Y lo que ella quiso decir fue que muchas barreras no les parecen tan reales o desafiantes a mis electores. Cómo crear y cómo comercializar un producto, cómo construir los mercados de ultramar, cómo ganar económicamente. Mis electores no están ahí sentados y preocupados por eso. Pero sí están preocupados por cómo garantizar el acceso al cuidado de la salud y la vivienda para la población. Dicen "si nos ocupamos de estas cosas, sí que vamos a llegar lejos"... Esa es su opinión.

Para mí, en el tema de la vivienda, podríamos hacer aún más. Simplemente estoy tratando de ser consciente de dónde están nuestros colegas y cuánto están dispuestos a hacer. La exacerbación del problema es algo que la gente no debería ignorar. Se puede cerrar los ojos, pero este costo no va a desaparecer. Yo diría que cada uno de mis colegas se da cuenta de eso cuando se va a casa y caminan por su estado. Oyen hablar de ello de una forma u otra.

Especialmente en contraste con el proceso del proyecto de ley de salud, este proyecto de ley de vivienda asequible parece tener mucho apoyo bipartidista. ¿Cuán cerca está este proyecto de ley de ser algo viable que puede pasar por el senado?

El programa en sí ha tenido apoyo bipartidista durante décadas. Ésa es la buena noticia. Tenemos una crisis; tenemos algo que sabemos que es un conocido programa bipartidista que la gente cree. La pregunta es, ¿podemos tratar este problema?

Creo que [los senadores] lo ven mucho. Simplemente no sabían qué lo estaba causando o no sabían las cifras. Estábamos tratando de hacerles entender que éste ha sido un gran cambio en un período de 10 años, tanto en la falta de producción como en el aumento de la población que ha quedado fuera de la asequibilidad. Éstos son enormes cambios demográficos. Solo va a empeorar para 2025 y no vamos a salir de esto a menos que hagamos algo.

En ese sentido, creo que hemos logrado un buen progreso en hacerle entender eso a la gente, y creo que la seriedad de las preguntas es una buena señal.

Me pregunto, sin embargo, con la reforma tributaria integral que se avecina—que sabemos que es una prioridad, incluso aunque no sepamos cuándo o si el congreso llegará a ella—¿puede un proyecto de ley fiscal como éste avanzar cuando hay una mayor cuestión fiscal que resolver?

Tuve la oportunidad de reunirme con el vicepresidente [Mike Pence] a principios del año, y le conté acerca de esta propuesta. Me dijo "quizás es algo que puede incluirse en la reforma tributaria". Le dije "con todo el debido respeto, señor vicepresidente, creo que debemos ir paso a paso". Sé que quieren irle con todo en cuanto a la reforma tributaria, pero ir paso a paso es un buen comienzo para llegar a donde tenemos que llegar.

Esta pregunta es más filosófica. Quiero preguntarle cómo piensa que debe estructurarse el incentivo. ¿Intenta diseñar los créditos para que sirvan únicamente a las familias más vulnerables en primer lugar, a los hogares con ingresos extremadamente bajos inferiores al 30% del ingreso promedio del área? ¿O debe escalonarse el incentivo para construir nuevas viviendas asequibles con distintos niveles de ingreso desde el principio?

El reto es que ahora sentimos que los estados tienen un muy buen marco para tratar los problemas. Queremos que averigüen esas cuestiones y [queremos] no ser tan preceptivos a nivel federal. Queremos que la gente entienda la actual necesidad incipiente del sector más bajo. En el estado de Washington, hemos experimentado un gran éxito. No ha sido un problema en el contexto del número de proyectos que hemos visto abordar esta población [de muy bajos ingresos].

Estoy muy orgullosa de Seattle. He visto proyectos increíbles en el centro de Seattle. Siento que las ciudades y los estados realmente conocen bien a estas poblaciones. Seattle tiene enormes problemas ahora, enormes. Me gustaría tener la mayor flexibilidad posible para tratar a esa población de la manera que ellos quieren.

Spokane podría tratar esto de una manera un poco diferente. Beneficia a ambos. Hay un gran proyecto que se acaba de terminar en Spokane. Tomaron un hotel deteriorado que había sido un hito en el área del centro de la ciudad y lo convirtieron en vivienda y lugar de trabajo asequible. Es distinto a lo que sucedería en el centro de Seattle. Tienen una instalación [en el centro] que atiende a las personas mayores con problemas de salud mental. Ellos querían estar justo en el centro de la ciudad, cerca de los centros de salud y otros recursos. Tienes que darles un poco de flexibilidad a las ciudades, y usar la comisión estatal para averiguar lo que desean hacer.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.


Las ciudades grandes más asequibles de Estados Unidos

Loading
Cargando galería
Publicidad