null: nullpx
Autos Históricos

Chevrolet Camaro 1993-2002

El Camaro siempre ha sido uno de los autos más emblemáticos de Chevrolet al ser un deportivo accesible.
9 Oct 2015 – 10:59 PM EDT
Reacciona
Comparte

El Camaro siempre ha sido uno de los autos más emblemáticos de Chevrolet al ser un deportivo accesible que se enfoca en el desempeño y en el diseño sobre todas las cosas.

La generación anterior del Camaro se vendió de 1993 a 2002. Inicialmente sólo se ofrecía con carrocería coupé en versiones base y Z28, la primera con un motor V6 de 3.4 litros con 160 caballos de fuerza y la segunda con un V8 de 5.7 litros con 275 caballos. Las opciones de transmisiones eran una manual de 5 velocidades para el V6, manual de 6 para el V8 y automática de 4.

En 1994 hizo su aparición el convertible, mientras que en 1995 el V6 se cambió por un 3.8 litros con 200 caballos. En 1996 el Z28 ganó 10 caballos de fuerza y regresó la versión SS con una versión de 305 caballos de fuerza del V8 de 5.7 litros.

En 1998 hubo una puesta al día en la que se cambió el frente del auto y el Z28 obtuvo una versión potenciada a 305 caballos del V8 de 5.7 litros mientras que el SS subió hasta 320 caballos. Aparte de algunos cambios ligeros en equipamiento y una aumento de potencia para el Z28 a 310 caballos en 2001, el Camaro permaneció prácticamente igual hasta 2002. Irónicamente el último año de esta generación también marcó el 35 aniversario del auto, por lo que se celebró con la versión especial de aniversario en la forma de un SS con 350 caballos de fuerza.

Aunque era rápido, llamativo y accesible, a este Camaro le faltaba mucho en cuanto a refinamiento, particularmente en el interior. El diseño del volante no venía al caso con el carácter deportivo del auto y los materiales, sobre todo el plástico, pudo haber sido de mejor calidad. Los asientos eran bastante simples y no tenían el soporte lumbar o lateral requerido. Lo bueno es que los relojes eran grandes y de fácil lectura, había buen espacio de carga y la dirección era precisa (aunque las irregularidades del asfalto podían afectar la suspensión rígida trasera.

La mayoría de los compradores tenían una buena opinión del auto, sobre todo por el buen desempeño, aun con el motor V6, que se obtenía por el precio que pagaban, relativamente buen consumo de combustible, confiabilidad mecánica, espacio de carga, manejo y diseño. Las principales quejas eran los materiales del interior, cabina algo pequeña considerando el tamaño del auto y ocasionalmente los techos targa podían tener fugas de agua.

Esta generación del Camaro es un muy buen auto para quien busca un auto de buen desempeño a un precio accesible, sobre todo si el desempeño que buscamos es el de un Muscle Car. La versión de 35 aniversario es la más cotizada no sólo por ser el último de esta generación, si no porque también es la más potente.

Reacciona
Comparte