Una política brasileña, obligada a salir escoltada de la iglesia el día de su boda en medio de protestas

María Victoria Barros, una diputada de 25 años del estado de Paraná, tuvo que sortear a cientos de manifestantes que tiraron huevos, abuchearon e increparon a los invitados de su boda. La mujer, que además es hija del ministro de Salud, sufrió en carne propia la oposición de parte de la población al gobierno de Temer.
16 Jul 2017 – 11:42 PM EDT

Entre gritos de "golpista", escoltada por la policía antimotines y rodeada por cientos de manifestantes, algunos de los cuales lanzaban huevos; así tuvo que salir una joven política brasileña de la iglesia el día de su boda en la noche del viernes.

La novia, María Victoria Barros, de 25 años, es diputada del estado sureño de Paraná y viene de familia de políticos: su padre, Ricardo Barros, es ministro de Salud del presidente brasileño, Michel Temer, y su madre, Cida Borghetti, es vicegobernadora del estado.

Imágenes de video muestran a la novia entrando en la Iglesia del Rosario, en Curitiba, a duras penas, escoltada por dos hombres con paraguas, mientras cientos de manifestantes la abuchean.


Según el diario Globo, a la salida de los invitados, entre los que se encontraban varios miembros del Congreso y políticos de Brasilia, los manifestantes lanzaron decenas de huevos contra los asistentes a la boda, entre ellos a la novia y sus padres.

Eso obligó a Barros a salir escoltada y cambiar los planes previstos por los que caminaría al lugar del convite, el Palacio Garibaldi, junto a su nuevo marido. En su lugar, tuvo que salir a un carro blindado para evitar problemas.

"El precio de la democracia"

Este sábado, Barros emitió un comunicado en el que dijo que, salvo el traslado de la iglesia al lugar de la recepción que fue "alterada por los manifestantes", la ceremonia y la recepción de los invitados se produjo "con normalidad". "Lamentamos las agresiones físicas y verbales a algunos invitados que son, sin embargo, el precio de la democracia", declaró la diputada estatal.


Barros achacó las protestas a la candidatura de su madre a la presidencia del Gobierno de Paraná para las elecciones de 2018 y culpó a los "partidos y sindicatos de izquierda" de financiar la manifestación.

Según las autoridades del estado, la protesta se saldó con un enfrentamiento entre los agentes de policía, que lanzaban bombas de goma y gases lacrimógenos, y los manifestantes, que respondían con piedras.


Convocados por las redes sociales, los manifestantes antigubernamentales se concentraron desde horas antes del comienzo de la ceremonia en medio del ambiente polarizado del país, con el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva recientemente condenado a nueve años de prisión por corrupción.

La condena a Lula se produjo un año después de que su sustituta en la presidencia de Brasil y compañera del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, fuera apartada del poder en un juicio político.

Rousseff acusó a su vicepresidente, Michel Temer, de dar un "golpe de estado" para tomar el poder y esa (la de "golpista") era una de las consignas que gritaban los manifestantes a la salida de la iglesia donde se casaba Barros.

Por otra parte, el propio Temer podría tener los días contados en el poder ya que la Fiscalía General del Estado lo acusó recientemente de corrupción pasiva. En las próximas semanas los diputados tendrán que votar a favor o en contra de mantener las investigaciones de ese caso. Si decidieran seguir adelante, el presidente tendría que abandonar el cargo y el líder de la Cámara de los Diputados, Rodrigo Maia, ocuparía su lugar.

Mira también:



En fotos: la historia de la trama que apartó a Dilma Rousseff del poder

Loading
Cargando galería
Publicidad