Un militar venezolano mata a una mujer embarazada que protestaba por comida

Un miembro de la Guardia Nacional disparó su arma contra una multitud que reclamaba perniles (jamones) a precio subsidiado en el oeste de Caracas. La mujer recibió un proyectil en la cabeza y otro manifestante en un glúteo. El autor de los disparos está detenido.

Venezuela despidió 2017 con la muerte de una joven embarazada a manos de un miembro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que le disparó en la cabeza durante una entrega de perniles (jamones) navideños subsidiados por el Estado venezolano, en el oeste de Caracas.

El país suramericano vive una de las peores crisis sociales de su historia reciente, con una severa escasez de alimentos y medicinas, y un economía hiperinflacionaria. Centenares de venezolanos han protestado estos días por el incumplimiento del Gobierno de Nicolás Maduro de entregar perniles tradicionales de Navidad a precio subsidiado a más de 6 millones de familias.

Junto a la hallaca (tamal relleno con un guiso de varias carnes), el pernil es el plato estrella de las comidas de Navidad y Año Nuevo en Venezuela.

El domingo Alexandra Conopoi, de 18 años y con cinco meses de embarazo, había ido hasta un módulo de la militar GNB en una parroquia popular del oeste de Caracas para intentar comprar uno de los perniles subsidiados, dijo Alexander Cisnero, padrastro de la víctima.

"Estábamos esperando desde las nueve de la noche (del sábado), hablando, conversando, y como a las tres de la mañana llegaron unos guardias rascados (borrachos) a decir que nos fuéramos", relató.

El grupo se negó a retirarse, hubo discusiones con los uniformados y dos de ellos empezaron a hacer disparos, agregó Cisnero.

Conopoi recibió un tiro en la cabeza, confirmó el concejal Jesús Armas, quien aseguró que la gente comenzó la protesta porque "los perniles fueron insuficientes".

Un reporte policial obtenido por agencias de noticias indica que “uno de los funcionarios castrenses, haciendo uso indebido de su arma de reglamento, efectuó disparos a la multitud, hiriendo a la víctima, quien fue trasladada al hospital más cercano donde ingresó sin signos vitales”. Los médicos tampoco pudieron salvar la vida del bebé, que estaba muy prematuro.

El esposo de la víctima, Bernabé Monte, declaró a medios venezolanos que había en el módulo 15 perniles para 60 familias de la zona y que a Conopoi solo le habían ofrecido media pierna, después de haber hecho fila toda la noche. "El guardia se volvió loco a soltar plomo, a dispararle a todo el mundo”, narró Monte.

En la balacera también resultó herido en un glúteo un joven de 20 años que está fuera de peligro.

El supuesto responsable del homicidio fue detenido, según el informe policial.

Justo después del hecho, en una transmisión obligatoria de radio y televisión, se difundió un mensaje grabado del presidente Maduro en el que anunció un aumento de 40% en el salario mínimo, pulverizado por una inflación de cuatro dígitos al cierre del año.

El ingreso mínimo de los venezolanos (salario más bono de alimentación) alcanzó 798,510 bolívares (238 dólares a la tasa oficial y 7.16 a la del mercado negro). Con ello se puede comprar poco más de dos kilos de carne de cerdo.

En el programa de alimentación gubernamental, el kilo de pernil se comercializa a precios 30 veces menores con relación a su valor en el mercado.

En fotos: La lista de funcionarios venezolanos sancionados por EEUU

Loading
Cargando galería