null: nullpx

Seis años de cárcel para el vicepresidente de Ecuador por cobrar sobornos de Odebrecht

Jorge Glas fue sentenciado este miércoles a la pena máxima por el delito de asociación ilícita. Una investigación comprobó que siendo ministro de sectores estratégicos y vicepresidente en el periodo de Rafael Correa, cobró coimas para favorecer a la constructora brasileña con millonarios contratos.
14 Dic 2017 – 9:11 PM EST

QUITO, Ecuador.- Ecuador imprime su primera condena por la trama de corrupción de Odebrecht. El vicepresidente Jorge Glas –detenido en octubre pasado– fue sentenciado este miércoles a la pena máxima por el delito de asociación ilícita: 6 años de cárcel. Así se ha convertido en el primer y más alto funcionario del Estado involucrado a la red de sobornos que ha sacudido a toda la región.

En la investigación quedó probado que Glas, siendo ministro de sectores estratégicos y vicepresidente en el periodo de Rafael Correa, cobró coimas para favorecer a la constructora brasileña con millonarios contratos. En el proceso se investigaron concretamente cinco contratos por 1,368 millones de dólares. A la justicia ecuatoriana todavía le quedan pendientes iniciar procesos por otros ocho delitos adicionales como cohecho, peculado, lavado de activos y testaferrismo.


El caso Odebrecht pilló a Jorge Glas en diciembre de 2016, cuando iniciaba la campaña electoral para repetir como vicepresidente junto con Lenín Moreno. La información del Departamento de Justicia de los Estados Unidos decía que Odebrecht pagó a funcionarios de Ecuador 33.5 millones de dólares para beneficiarse con contratos de obra pública.

Dar con esos funcionarios no fue tarea fácil y el escándalo salpicó la primera y segunda vuelta de las presidenciales, que se celebraron en febrero y abril. Cuando el ambiente proselitista se calmó, el régimen de Correa entregó a un exministro de electricidad, Alecksey Mosquera, que supuestamente había cobrado un millón de dólares por entregar a Odebrecht el contrato de una hidroeléctrica.

Con la llegada de Lenín Moreno, en mayo pasado, las investigaciones se aceleraron y se detuvo al tío del vicepresidente, Ricardo Rivera, que sin ser funcionario público había incluso viajado a China en representación de su sobrino. A partir de esto hubo un largo periodo de negación de parte de Glas, quien escogió las radios del país para defenderse y tomar distancia de su tío.

Autoridad para aprobar obras emblemáticas

Jorge Glas y su tío Ricardo Rivera fueron muy cercanos, sobre todo, en la década de los años 80 cuando crearon un emporio de telecomunicaciones. Ese era el negocio del ingeniero Glas que llegó a la vicepresidencia con un escándalo mayúsculo: haber copiado su tesis de grado del portal El Rincón del Vago.

Pero la fuerza de Rafael Correa opacó estas denuncias y Glas llegó a la vicepresidencia y recibió el encargo de cambio de la matriz productiva del país, esto significaba que tenía autoridad para firmar los contratos de las obras emblemáticas.

Glas allanó el camino para la vuelta de Odebrecht a Ecuador en 2010, que había sido expulsada y demandada en 2008 porque se detectaron fallas estructurales en una hidroeléctrica. En el juicio quedó claro que el vicepresidente cobró y maniobró para que la constructora volviera y tuviera nuevamente millonarios contratos.


Su tío no fue funcionario público, pero se ha evidenciado que era la persona de confianza de Glas. “Eran como una misma persona”, dijo un testigo protegido que entregó un pendrive con información que demuestra la relación cercana que tenían. Más de 180 correos electrónicos prueban que el vicepresidente le consultaba todo a su tío, incluso este le asesoró para salir bien librado del escándalo de la tesis plagiada.

El delator de Odebrecht para el caso de Ecuador, José Conceição Santos, dejó claro que el tío del vicepresidente fue el intermediario para pagar los sobornos. Él era quién arreglaba las citas y cobraba el dinero, un total de 13.5 millones. En las conversaciones que han salido a la luz se ve que Rivera hablaba de ‘JG’ y de ‘Vidrio’ y llegó a pedir dinero para la pasada campaña electoral.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, quitó las funciones a su excompañero de papeleta en agosto pasado, mediante un decreto. "Lamentablemente, ingeniero Glas, el dedo apunta cada vez más hacia usted", fue una de las frases que mejor describe este momento.

Glas siguió insistiendo en su inocencia y se negó a renunciar a su cargo. Incluso cuando fue detenido pidió dos meses de vacaciones para no perder su puesto. Moreno, sin embargo, nombró a otra persona de forma temporal, Alejandra Vicuña, para que se ocupara de la segunda magistratura del país.

Desde su llegada, Moreno anunció "una cirugía mayor" a la corrupción y a la vista de los hechos la ha conseguido. Junto con Glas, otras cuatro personas fueron condenadas a seis años de cárcel por el mismo delito. Solo tres han recibido una pena menor, de 14 meses, por haber colaborado con la justicia. Estos no son funcionarios públicos, sino empresarios que ayudaron a mover el dinero de las coimas a través de empresas off shore.


En fotos: la historia de la trama que apartó a Dilma Rousseff del poder

Loading
Cargando galería
Publicidad