null: nullpx
América Latina

Renuncia el jefe del Instituto Nacional de Migración de México una semana después de acuerdo con EEUU

El organismo anunció en un comunicado la renuncia del comisionado Tonatiuh Guillén López solo una semana después de que el canciller Marcelo Ebrard se comprometiera con el gobierno de Donald Trump a reducir considerablemente los flujos de migrantes centroamericanos y a recibir más solicitantes de asilo con sus procesos pendientes en Estados Unidos.
14 Jun 2019 – 3:09 PM EDT

Tonatiuh Guillén López, el hombre designado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador para dirigir el Instituto Nacional de Migración de México (Inami), renunció este viernes a su cargo, según informó ese organismo en un comunicado.

Pese a que no informan del motivo de la dimisión, esta se produce solo una semana después de que una delegación encabezada por el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, llegara a un acuerdo con el gobierno de Donald Trump para reducir considerablemente el flujo de migrantes centroamericanos y así evitar la amenaza de Estados Unidos de imponer aranceles a los productos mexicanos.


Posteriormente, el vocero de la secretaría de Gobernación, Héctor Gandini, aseguró a la agencia Reuters que la renuncia de Guillén López se debió a "motivos personales".

El comunicado del Inami que anuncia la salida del funcionario se limita a decir que éste agradeció la oportunidad al presidente López Obrador y "el apoyo y la generosidad" a la secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero, y al subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez.


Guillén López había mostrado su preocupación por los derechos de los centroamericanos

El pasado viernes y, después de una intensa negociación que se extendió por tres días, el gobierno de México llegó a un acuerdo con el de Estados Unidos para reducir el flujo de migrantes centroamericanos y así evitar que el presidente Trump cumpliera su amenaza de imponer aranceles a los productos mexicanos.

Según el acuerdo, México se comprometió a enviar a 6,000 agentes de la Guardia Nacional a la frontera sur para contener a los centroamericanos que llegan a su territorio y a acoger a más solicitantes de asilo mientras sus procesos avanzan en Estados Unidos a travé del denominado Protocolo de Protección del Migrante (PPM).

Pese a que no se había pronunciado públicamente sobre este acuerdo, en el pasado Guillén López, había mostrado su preocupación por la capacidad de México de atender las necesidades de los migrantes centroamericanos enviados por Estados Unidos por el programa PPM y por el respeto a los derechos de quienes huyen de la pobreza y violencia de sus países.

Antes de ser nombrado comisionado del Inami el 1 de diciembre de 2018, López Guillén había coordinado un proyecto de cooperación y desarrollo integral entre México y Guatemala.


De las cárceles a la política migratoria: el nuevo titular

Tras la renuncia de Guillén López, el presidente designó como nuevo titular del INM a Francisco Garduño Yáñez, quien hasta ahora fungía como comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social (OADPRS) federal, a cargo de las prisiones del país.

“Ahora estoy proponiendo para que lo sustituya a Francisco Garduño, él se va a hacer cargo del Instituto Nacional de Migración. Esto tiene que ver con la estrategia que se está aplicando para mejorar el servicio de migración en el país, y le tengo toda la confianza”, expuso López Obrador.

Garduño Yáñez es funcionario público desde la década de 1970. Dentro de su experiencia académica, destacan sus actividades docentes, así como un doctorado en Derecho y Ciencias Jurídicas por la Universidad del Distrito Federal y una maestría en Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

Entre sus actividades políticas, participó en la primera campaña presidencial de López Obrador en 2006 y es fundador del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

En el ámbito penitenciario, fue secretario del Comité Técnico para la Reforma Penitenciaria en la Ciudad de México, para el cierre del penal de Lecumberri y el traslado de internos a los actuales penales de la capital del país y a la colonia Penal Islas Marías.


Las listas interminables para pedir asilo: son al menos 13,000 y están por toda la frontera (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad