null: nullpx
México

López Obrador reconoce posibles "excesos" de las fuerzas de seguridad mexicanas contra los migrantes

López Obrador se refirió a las recientes muertes de migrantes centroamericanos que atravesaban el río Bravo desde México a Estados Unidos y la posibilidad de que se haya registrado violencia por parte de las autoridades mexicanas para impedir esos cruces.
25 Jun 2019 – 6:38 PM EDT

El presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció este martes la posibilidad de que las fuerzas de seguridad mexicanas hayan cometido "excesos" en las tareas de control migratorio que él les asignó. En la última semana, el gobierno mexicano ha desplegado a 21,500 soldados y policías en las fronteras norte y sur del país con la finalidad de reducir en 45 días el flujo de migrantes pasan por México para llegar a EEUU, tal y como el gobierno de AMLO prometió a Washington.

" Puede ser que haya estos excesos, pero la instrucción que tienen todos es que se respeten los derechos humanos, y eso va a continuar", dijo el mandatario mexicano durante su conferencia de prensa matutina.

López Obrador se refirió a las recientes muertes de migrantes centroamericanos que atravesaban el río Bravo desde México a Estados Unidos y la posibilidad de que se haya registrado violencia por parte de las autoridades mexicanas para impedir esos cruces.

"Si se dieron casos, no es esa la instrucción que tienen. Es un trabajo que les corresponde a los agentes de migración, no al Ejército", apuntó.

Al ser cuestionado sobre si el despliegue de 15,000 agentes de la Guardia Nacional y del Ejército en la zona fronteriza con EEUU no constituye un "muro", el mandatario lo negó categóricamente y aseguró que los esfuerzos se enfocan en regular la entrada de migrantes desde el sur.

Organizaciones como la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos han condenado enérgicamente "la creciente militarización de las funciones del Estado" por parte de la administración de López Obrador en lo que refiere al control de la migratorio. En un comunicado publicado el pasado 7 de junio, el mismo día que el canciller Marcelo Ebrard anunció el acuerdo alcanzado con EEUU, la Comisión también criticó la "continuada tendencia a usar los recursos públicos (de México) para defender intereses de gobiernos extranjeros en detrimento de los intereses de ciudadanos mexicanos".


La Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos también ha denunciado que sus representantes y colaboradores han sido objeto de intimidación y difamación por parte de autoridades federales y estatales que implementan la política migratoria de AMLO. Concretamente, se refirieron al caso del albergue La 72, ubicado en Tenosique, Tabasco, justo en la frontera de México con Guatemala.

“Lo que hoy nos resulta sorpresivo e inaceptable es que, en el contexto de la actual política de control y disuasión de la migración, y tras los señalamientos públicos vertidos por el presidente Andrés Manuel López Obrador sobre un presunto mal manejo de dinero en albergues, instancias públicas del estado de Tabasco, busquen criminalizar y difamar a esta organización”, apuntó la organización a través de un comunicado.

En lo que va de 2019, México ha detenido a más de 74,000 migrantes y deportado a más de 53,000 y el objetivo del gobierno es ampliar aún más el control de su ingreso y tránsito por el país.

Desde enero, soldados, marinos y policías federales apoyan las labores de los agentes migratorios o participan directamente en redadas y ahora esos efectivos comienzan a llevar brazaletes que les identifican como Guardia Nacional.

Según explicó este lunes el secretario de la Defensa Nacional de México, Luis Cresencio Sandoval, la tarea de estos miles de policías y militares es detener a los migrantes, verificar que no tienen su documentación en regla y entregarlos al Instituto Nacional de Migración, "considerando que la migración no es delito, es una falta administrativa".

La Guardia Nacional mexicana es desplegada en la frontera con EEUU (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad