null: nullpx

Las FARC suspenden su campaña en Colombia: ¿es demasiado pronto para ver a exguerrilleros de candidatos?

El partido formado por excombatientes de las rebeldes FARC decidió suspender sus actos de campaña después de ser hostigados en diversos puntos del país en los últimos días. Pese a que los exguerrilleros quieren seguir adelante con su apuesta política cuando se les den garantías de seguridad, muchos colombianos creen que es mejor que desistan.
11 Feb 2018 – 10:59 AM EST
Comparte
Seguidores del partido político de las FARC el día del lanzamiento de la agrupación en Ciudad Bolívar. Crédito: Raúl Arboleda / AFP / Getty Images

BOGOTÁ, Colombia.- Tras ser hostigados con huevos, piedras y botellazos de agua en sus mas recientes recorridos por el país, los exguerilleros de las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) decidieron este jueves suspender sus campañas políticas en Colombia.

La agrupación Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, el partido formado por los excombatientes que mantiene el mismo acrónimo que la guerrilla desmovilizada, aseguró en una rueda de prensa este viernes que grupos de ultraderecha están detrás de las recientes protestas violentas contra sus candidatos y exigió más garantías de seguridad para continuar su participación en las elecciones presidenciales y parlamentarias de este año.

Pero muchos colombianos prefieren que los exguerrilleros desistan. La campaña de FARC a la presidencia y al Congreso de Colombia para las elecciones del 27 de mayo ha despertado rencor y sentimientos encontrados en un país que apenas comienza a recuperarse de 52 años de guerra.

Cargando Video...
"No voy a aceptar que FARC quede en el mejor de los mundos": Aspirante a la Presidencia de Colombia Juan Carlos Pinzón


Y aunque los exguerrilleros convertidos en candidatos tienen escasas posibilidades de ganar escaños en el Congreso, y prácticamente ninguna chance de ganar la presidencia, Colombia aún está profundamente dividida sobre la decisión de dejar que participen en la política nacional, algo que fue pactado en el reciente acuerdo de paz que en una primera instancia se rechazó en un referendo que demostró una profunda división en la sociedad colombiana.

“Se me hace muy pronto…primero tienen que ganarse a la gente con actos de arrepentimiento", le dijo a Univisión Noticias Omaira Rodríguez, una ama de casa de Bogotá que observo a la cúpula guerrillera salir de su rueda de prensa en medio de un fuerte operativo de seguridad.

“A mí me parece excelente que participen", agregó Iván Aranda, un ingeniero que hace campaña para un candidato del partido verde. “Que la gente vote por el que quiera, pero hay que darles oportunidades de integrarse a la sociedad".

Disturbios y protestas contra los candidatos de FARC

Los disturbios contra FARC comenzaron el fin de semana pasado cuando Rodrigo Londoño, el candidato presidencial de la exguerrilla, visitó la ciudad cafetera de Armenia. Al hacer un recorrido a pie por el centro de la ciudad, Londoño, alias Timochenko, fue seguido por decenas de manifestantes que lanzaban arengas en su contra y lograron pinchar las llantas de varios vehículos de su caravana.

Unos días después, en Cali, Timochenko fue recibido por una lluvia de huevos, basura y botellas de agua al salir de una rueda de prensa. La situación empeoró esa misma tarde cuando la visita de Timochenko al municipio vecino de Yumbo terminó en enfrentamientos entre manifestantes y policías antidisturbios que se encargaron de la seguridad del candidato guerrillero.


“La gente lanzaba piedras y botellas por encima de la policía", afirma Javier Ramírez, un periodista local que presenció los disturbios. “Timochenko trató de visitar las oficinas de un sindicato, pero no fue capaz de salir del carro".

El viernes, la exguerrilla acusó a grupos de derecha de estar detrás de los disturbios, alegando que los manifestantes fueron convocados a los eventos de Timochenko por medio de cadenas de WhatsApp organizadas por el partido Centro Democrático. Los voceros de FARC incluso sugirieron que líderes de derecha habían pagado a ciudadanos para que se manifestaran en su contra.

Pero quienes observaron los hechos argumentan que hubo una combinación de instigación organizada, y rabia espontanea en los recientes disturbios. “Algo que me llamaba la atención es que había mucho consumo de alcohol era como si hubiera alguien detrás, regalando todo eso” dice Ramírez, el periodista que observó los disturbios en Yumbo. “Pero también hay gente que simplemente no quiere a Timochenko y va y protesta.”

Heridas de la guerra sin cerrar

Sergio Guzmán, un analista para la firma de seguridad Control Risks dice que las protestas contra los excombatientes eran inevitables, ya que el acuerdo de paz pactado con el gobierno aún no logra borrar las secuelas emocionales de la guerra.

Por décadas, las FARC sembraron el campo de minas, secuestraron a civiles, y pusieron bombas en ciudades y pueblos del país. Su líder, Timochenko, incluso fue condenado por la justicia colombiana por 13 delitos, que incluyen el reclutamiento forzado de menores, secuestros y ataques a bases de policía, hechos en los que murieron inocentes.


"Creo que están cosechando lo que cultivaron por muchos años¨, argumenta Guzmán. “Como ellos cometieron excesos en la guerra, ahora la población esta cometiendo excesos con ellos”, dijo el analista.

Gracias al acuerdo de paz pactado con el gobierno de Colombia, las condenas de Timochenko y otros lideres de las FARC han sido eliminadas. Aunque los exguerrilleros tendrán que comparecer ahora ante un tribunal especial de paz que investigará crímenes de guerra y dictará sentencias no carcelarias de un máximo de 5 años a quienes digan la verdad.

Y esto es algo que incomoda a muchos colombianos, según dice Johanna Amaya, una profesora universitaria de Bogotá, que se ha especializado en temas de justicia y paz: “La sensación de la mayoría de los colombianos es que quienes fueron perpetradores ahora van a ser premiados con cargos publicos”, apunta.

Amaya cree que esto se debe principalmente a campañas de desinformación lideradas por grupos adversos al proceso de paz.

La investigadora asegura que la participación política de las FARC posiblemente se llevó a cabo de forma acelerada y que tal vez hubiera sido mas fácil de aceptar para los colombianos si hubiera comenzando después de que empiezen a funcionar los esquemas de justicia transicional.

Pero, por otro lado, sostiene que la participación de los exguerrilleros en política es parte de lo pactado. La mayoría de los procesos de desmovilización de guerrillas en el mundo, explica, han terminado con la participación política de quienes dejan sus armas: desde los guerrilleros independentistas de Irlanda del Norte, hasta la guerrilla comunista de El Salvador. “Es lo natural en cualquier proceso de paz en el mundo", señaló.

Las FARC, por su parte, han prometido volver a hacer campaña una vez que el gobierno les garantice esquemas de seguridad para prevenir ataques contra sus candidatos. También han dicho que iniciarán demandas penales en contra de quienes han organizado disturbios.

“Hay muchas personas que no comparten nuestra propuesta, y nosotros aceptamos eso”, dijo el lider guerrillero Pablo Catatumbo. “Pero estamos en contra de la agresión, tirar piedra, agredir con palos…eso es lo que no es lógico en una contienda civilizada.”

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:América LatinaColombiaFARCElecciones

Más contenido de tu interés