null: nullpx

La segunda vuelta en Ecuador pone la continuidad del correísmo en riesgo

El oficialista Lenín Moreno y el opositor Guillermo Lasso se enfrentarán el próximo 2 de abril en la segunda vuelta. De esas elecciones saldrá el relevo de Rafael Correa, que ha estado 10 años en el poder.
23 Feb 2017 – 1:31 PM EST

QUITO, Ecuador. - La izquierda latinoamericana que refundaron Hugo Chávez, Néstor Kirchner y Luiz Inácio 'Lula' Da Silva podría perder en los próximos meses a un país que ha estado bajo su influencia en la última década: Ecuador.

El gran temor del gobierno de Rafael Correa y sus seguidores se concretó. Con el 99,52% de votos contabilizados y luego de una demora de tres días, el Consejo Nacional Electoral de Ecuador anunció la realización de una segunda vuelta el próximo 2 de abril que se disputarán el oficialista Lenín Moreno y el opositor Guillermo Lasso.

Los partidarios de Moreno no pudieron celebrar un triunfo similar a los que el presidente Correa les tenía acostumbrados, incluso, sobrepasando el 50% de votos en primera vuelta. Lenín Moreno, quien fue enviado especial del Secretario de Naciones Unidas para las personas con discapacidades, obtuvo un 39,35% de los votos y el exbanquero Guillermo Lasso un 28,10%.

Con estos resultados no se cumplieron los dos requisitos para llegar a la Presidencia: alcanzar más del 50% de los votos o más del 40% y una diferencia de 10% con el segundo candidato.

Esto fue un durísimo revés para el correísmo pese al triunfo de Moreno. Aunque la diferencia con Lasso es de 11,25% de los votos, los números abren la posibilidad de que los correístas dejen el poder luego de más de una década y que se inicie un desmontaje de una arquitectura socialista, que tiene alertas en lo económico (con aumento del desempleo, la deuda externa y el costo de la vida) y en el respeto a los derechos humanos, como el de libertad de expresión y de asociación.

Estos son los candidatos que se disputarán la segunda vuelta en Ecuador:


En fotos: Estos son los candidatos que se disputarán la segunda vuelta en Ecuador

Loading
Cargando galería

Los analistas consultados por Univision Noticias no ven favoritos. De hecho, el periodista Lolo Echeverría y el politólogo Daniel Pontón coinciden en que si el resultado de la primera vuelta fue una sorpresa, lo que pueda salir de las urnas en la segunda también es incierto.

Moreno tiene el reto de recuperar los votos que fueron para Rafael Correa en el pasado, mientras que Lasso el de formar una coalición de oposición que le brinde votos y legitimidad ante las duras decisiones que puede adoptar en lo económico y la posible falta de mayoría en la Asamblea Nacional.

Los retos de los candidatos

Los analistas consideran que será una campaña mucho más turbulenta que la de primera vuelta. Para Lolo Echeverría, la omnipresencia de Rafael Correa en el trabajo de Moreno en este período será determinante.

“El conductor de la campaña de Alianza País es el Presidente de la República y él ha señalado que Lasso es un candidato muy frágil, porque es el culpable de la crisis financiera y de la quiebra de bancos, entonces se ve claramente donde van a atacar”. De hecho, Correa aseguró el mismo día del anuncio de la segunda vuelta por parte del CNE que Lasso es un contendor fácil de vencer por su pasado. Y es un guion que Moreno lo acoge sin problema.

Según Pontón, Correa escogió a Lenin Moreno porque lo veía como una figura que podía aglutinar votos y volver a unir a su partido que ha sufrido un lento desgaste en una década, una tarea que deberá hacer para esta segunda vuelta. “El candidato se presenta como una figura mucho más política y a eso apuesta. De hecho, ya fabrica su plataforma en los recorridos que inició en la costa del país, donde puede recuperar electores”.

Por ello, en los próximos días pudiera darse un cambio de roles: un Guillermo Lasso conciliador y a un Moreno combativo. En ese sentido, Echeverría asegura que si Lasso quiere juntar a la oposición y ser presidente del Ecuador debe entender que el paso a segunda vuelta no fue sólo de su trabajo político, sino también un rechazo al correísmo traducido en un 60% de electores que votaron por una propuesta distinta a la de Moreno.

También deberá tender puentes, aunque Pontón asegura que todos esos votos de la primera vuelta no son endosables a Lasso.


“Es el momento de pasar del príncipe guerrero al rey sabio”, dijo el presidente Correa al pedir votos para su exvicepresidente. Pero el politólogo Daniel Pontón cree que el candidato oficialista se está desvinculando de su predecesor.

“Veo a un Moreno como candidato autónomo y que conoce la estructura estatal, incluso, con capacidad de interpelar un poco a Rafael Correa. Eso le dará importante margen de maniobra. Si es que el Presidente se mete en la campaña, le va a hacer un daño enorme”, afirmó.

Pero no es posible asegurar que el mandatario saliente se alejará de la campaña. En un encuentro con la prensa extranjera el miércoles Correa dijo que está confiado del triunfo de Moreno. Pero, si la oposición se “porta mal”, afirmó que se plantearía regresar al terreno político. Eso interrumpiría su estadía en Bélgica, país donde anunció que vivirá junto con su esposa, Anne Malherbe, y sus hijos.

El último punto que se utilizará en la campaña serán las denuncias de supuestos actos de corrupción que han salpicado al correísmo. Actualmente están siendo investigadas la entrega de coimas en la cúpula petrolera de Petroecuador y la entrega de 35.5 millones de dólares por la empresa Odebretch a funcionarios gubernamentales.

La oposición tratará de sacar el máximo partido de esos casos que ya golpearon la campaña en la primera vuelta, pero no de manera contundente, apunta Daniel Pontón: “Tener cerca del 40% de cara a la segunda vuelta electoral no es algo malo. A Moreno le faltan 11% para ser presidente y esos votos puede obtenerlos recuperando los votos que eran de Correa”, asegura.

Publicidad