null: nullpx
Elecciones

Moreno y Lasso se disputarán la segunda vuelta de las elecciones en Ecuador

Así lo confirmó el presidente del Consejo Nacional Electoral después de un recuento que duró tres días y generó protestas y sospechas de fraude en diferentes ciudades del país. La nueva votación, de la que saldrá el relevo de Rafael Correa, será el 2 de abril.
21 Feb 2017 – 8:03 PM EST

El candidato oficialista Lenín Moreno se enfrentará en una segunda vuelta electoral al exbanquero Guillermo Lasso en las elecciones presidenciales de Ecuador.

Así lo anunció el presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE) de ese país, Juan Pablo Pozo, tras un recuento que duró tres días, generando protestas y sospechas de fraude en diferentes ciudades del país.


Con el escrutinio al 99.5 % el oficialista Moreno, un administrador que sufre paraplegia, cuenta con 39.33% de los sufragios y el opositor Guillermo Lasso con 28.1%.

Pozo dijo que no han "aceptado presiones, condicionamientos ni mucho menos violencia". Ya el martes, y para tratar de reducir la tensión en las calles por la ausencia de resultados finales, había dicho que no era posible un cambio de tendencia en el escrutinio de votos, pero indicó que el órgano electoral esperaría al fin del recuento de las papeletas para dar resultados oficiales.

En la mañana de este miércoles en un encuentro con la prensa internacional, el presidente Rafael Correa vaticinó lo que Pozo aseguró en la noche.

"Nos quedamos a medio punto en una sola vuelta", dijo. Y se arriesgó a pronosticar lo que pasará el 2 de abril: "Todo nos indica que venceremos en la segunda vuelta. De hecho, en todos los escenarios el candidato más fácil de derrotar es Guillermo Lasso".

Eso está por verse. Como indica el colaborador de Univision Noticias en Quito, Jean Cano, Lasso ha llamado al diálogo para unir los votos de la oposición y algunos líderes. El alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, por ejemplo, ha asegurado que brindarán su apoyo a Lasso para detener la continuidad del modelo de Rafael Correa.

El 30 de marzo finalizará la campaña electoral y habrá dos días de silencio electoral antes del balotaje. Los resultados de la conformación de la nueva Asamblea Nacional están pendientes.

Pese a estar siempre a la cabeza en el conteo, la ventaja del oficialista Moreno siempre fue insuficiente para evitar una segunda vuelta, algo para lo que debía lograr, al menos, el 40% de los votos y una ventaja de 10 puntos porcentuales sobre su más cercano rival.

Según Pozo, la demora en los resultados finales obedeció a la inconsistencia de algunas actas. Sin embargo, la incertidumbre dejó protestas crecientes en Quito y Guayaquil que desde el lunes exigían celeridad en los resultados.

El balotaje significa un revés para el partido de Gobierno, Alianza País, que, con Correa a la cabeza, arrasó en la primera vuelta de las presidenciales del 2013.

Una larga espera

El domingo, poco después del cierre de los centros de votación, Moreno celebró el "triunfo" en primera vuelta, pero el lunes fue más cauto.

"Estamos aquí sabiendo que las proyecciones nos podrían dar una victoria en primera vuelta", dijo en rueda de prensa donde apareció en su habitual silla de ruedas y rodeado de sus colaboradores. "Si eso no es así, iremos a una segunda vuelta".

Además, el exenviado de la ONU para discapacidad y nominado al Nobel de la Paz 2012, fustigó a Lasso por clamar fraude.

"Me ha llamado la atención que hay algún político que está llamando a la violencia. No se puede ser un mal perdedor", dijo.

Unos 9.5 millones de ecuatorianos acudieron a las urnas para decidir entre la continuidad de un modelo socialista instaurado por Correa o un cambio de timón que busque revitalizar la economía y acabar con la corrupción.

El aspirante oficialista, exvicepresidente de Correa entre 2007 y 2013, prometió seguir por la senda de su antecesor y dar mayor impulso a proyectos sociales en favor de los desposeídos.

El lento avance en el conteo de los votos y los reñidos resultados de los comicios multiplicaron la incertidumbre de los ecuatorianos, mientras el resto de los siete candidatos presidenciales –todos opositores– pidieron "cuidar los votos".


Lasso, expresidente del Banco Guayaquil, pidió no jugar "con la voluntad del pueblo ecuatoriano". "Si juegan, saldremos a las calles y asuman la responsabilidad", afirmó.

En Guayaquil, la ciudad más grande del país, sucedieron incidentes entre agrupaciones políticas durante el conteo de las actas, lo que obligó a reforzar la presencia policial.

En Quito, también bajo fuertes medidas de seguridad, cada vez más simpatizantes de Lasso se apostaron desde el domingo en la sede del CNE para pedir transparencia. "Resultados ya, no al fraude", gritaban cientos.

"Estamos aquí para defender la democracia, para que no haya un fraude. Esto depende del Gobierno, es fácil dar resultados y no lo quieren hacer", dijo Charo Pérez, una empresaria de 60 años, mientras ondeaba la bandera tricolor del país andino.

Los escándalos que salpicaron a funcionarios cercanos a Correa, en una trama de corrupción en la estatal Petroecuador y una red de sobornos de la brasileña Odebrecht, le restaron valiosos puntos a su candidato Moreno.

La izquierda regresó al poder en América Latina hace poco más de 10 años pero, a pesar de avances sociales, ha ido perdiendo terreno en países como Brasil, Argentina y Perú por escándalos de corrupción y mal manejo económico.

El escrutinio también ha avanzado con lentitud para los 137 miembros del Parlamento, elección que aún no cuenta con resultados definitivos. Según sondeos previos, ninguno de los partidos lograría la mayoría, lo que dificultaría el accionar del próximo presidente que gobernará hasta el 2021.

RELACIONADOS:EleccionesEcuadorAmérica Latina

Más contenido de tu interés