Jimmy Morales inauguró la nueva embajada en Jerusalén (junto a un hijo y un hermano que están bajo arresto domiciliario)

Guatemala abrió su nueva sede diplomática en Israel dos días después de que lo hiciera Estados Unidos y en el marco de la represión a la protestas en Gaza que suma 59 palestinos muertos.

Dos días después de que Estados Unidos consumó el traslado a Jerusalén de su embajada en Israel — con un saldo de 59 palestinos muertos a manos de las fuerzas armadas isralíes—, Guatemala hizo lo propio la mañana de este miércoles e inauguró su nueva sede diplomática en la misma ciudad.

La ceremonia de apertura de la embajada comenzó a las 10:00 de la mañana (hora local) con la presencia de los 44 miembros de la delegación guatemalteca, liderada por el presidente Jimmy Morales y su familia; entre ellos, un hijo y un hermano que se encuentran bajo arresto domiciliario.

Por la parte israelí, asistieron el primer ministro, Benjamín Netanyahu, la viceministra de Asuntos Exteriores, Tzipi Hotovely, el ministro de Asuntos de Jerusalén, Ze’ev Elkin, y el alcalde de Jerusalén, Nir Barkat.

Netanyahu elogió apasionadamente a Guatemala por su decisión y destacó que el país latinoamericano la tomó tan solo dos días después de Estados Unidos: "Ustedes estuvieron siempre entre los primeros. Fueron el segundo país en reconocer a Israel", declaró el primer ministro israelí, anunciando que visitará Guatemala en su próxima gira por América Latina.


Morales declaró que era un "momento trascendental para las próximas generaciones". "Hacemos esto porque ustedes tienen un lugar especial en nuestros corazones".

La nueva embajada de Guatemala está ubicada en el tercer piso del Tower Building Technology Park, en el residencial barrio Malha, una torre de 17 pisos que alberga aulas de la Universidad Abierta y firmas de alta tecnología, así como agencias gubernamentales, bufetes de abogados y redes de televisión. También hay en su interior una guardería privada y una sinagoga, según reseñó desde Jerusalén el medio digital Nómada.

Las medidas de seguridad para acceder al edificio son nulas. Sorprende esta aparente despreocupación por controlar la entrada, cuando en tantos edificios en este complejo país existen dispositivos de detección de metales, que eternizan los accesos a cualquier sede pública.

El hijo y el hermano de Morales, bajo arresto domiciliario y en la comitiva

A primera hora del martes, la sede de la nueva misión se encontraba todavía un poco patas arriba. Restos de plásticos, papeles y cintas de embalar aún seguían por el suelo, movidas por la corriente de aire. Los operarios entraban y salían y el poco personal de la embajada se disculpaba por permanecer “todavía cerrados hasta mañana”.

Pese al aislamiento y rechazo internacional que ha cosechado el cambio de sedes diplomáticas porque contradice resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y porque puede ser un punto final a los intentos de un proceso de paz entre Israel y Palestina, la plana mayor del Congreso y el Gobierno de Guatemala viajó a Israel para celebrar el simbólico acto.

El presidente y su esposa, Patricia Marroquín, llegaron el martes acompañados de su familia. En el mismo avión se encontraban el hijo y hermano del presidente, José Manuel Morales y Sammy Morales, quienes pese a estar bajo arresto domiciliario, lograron viajar.

En la comitiva también estaba el presidente del Congreso, Álvaro Arzú Escobar; los ministros de Economía, Acisclo Valladares; y de Defensa, Luis Ralda; así como la secretaria privada de la Presidencia, Regina Farfán; el secretario de Comunicación Social, Alfredo Brito; y el de Inteligencia Estratégica, Mario Duarte. Además, 22 congresistas de la alianza de Jimmy Morales asistieron también al acto protocolario.
La embajada de Guatemala permaneció en Jerusalén desde 1948 hasta que en 1980 cambió, junto a prácticamente el resto de países que tiene relaciones con Israel, su sede a Tel Aviv en protesta por la Ley de Jerusalén.


Esta es la segunda visita oficial de Morales a Israel.

“En toda ciudad israelí hay una calle Guatemala”, le dijo un ufano Benjamin Netanyahu a su homólogo Jimmy Morales cuando lo recibió en noviembre de 2016. (A quince cuadras del Jardín Botánico discurre plácida ‘calle Guatemala’ con su arboleda, ubicada en un área residencial de Jerusalén Oeste). Netanyahu, que no tiene muchos amigos en el mundo, recibió la visita de Jimmy con gusto, conocedor tal vez de las escasas amistades internacionales del guatemalteco y de sus profundas convicciones evangélicas.

La decisión de Morales de trasladar la embajada de Guatemala ha sido vista como influida parcialmente por sus creencias religiosas. Los evangélicos quieren que los judíos reconstruyan su templo en Jerusalén, lo que según sus creencias traerá la segunda llegada de Cristo.

La medida también es vista por algunos como un gesto para obtener el apoyo de Estados Unidos en un momento en el que Morales es acusado por fiscales guatemaltecos de aceptar donaciones ilegales a su campaña.