null: nullpx
Narcotráfico

El jurado comienza a deliberar en el juicio por narcotráfico al hermano del presidente de Honduras

El hermano del presidente de Honduras es acusado de tráfico de drogas con el apoyo del Estado hondureño, incluyendo al mandatario Juan Orlando Hernández. Si es declarado culpable podría ser sentenciado a cadena perpetua.
17 Oct 2019 – 9:34 AM EDT

El jurado en el caso de tráfico de drogas contra el ex congresista hondureño Juan Antonio 'Tony' Hernández c omienza sus deliberaciones el jueves por la mañana en la corte federal de Nueva York después de recibir la instrucción final del juez.

El veredicto podría anunciarse con bastante rapidez, en cuestión de horas, o podría llevar varios días, como sucedió en el caso de Joaquín 'El Chapo' Guzmán, cuando el jurado deliberó durante 35 horas durante cinco días.

Hernández enfrenta cuatro cargos de tráfico de drogas y soborno a las fuerzas de orden, posesión ilegal de ametralladoras y declaraciones falsas a un funcionario estadounidense. Si es declarado culpable de todos los cargos, enfrenta una sentencia mínima obligatoria de 30 años en prisión y una pena máxima de cadena perpetua.

El fiscal Emil Bove concluyó su argumento de clausura el miércoles después de dos horas durante el cual intentó tejer los testimonios de los testigos en un argumento bastante comprensible y fuerte. Segun el fiscal ‘Tony’ Hernández conspiro para traficar alrededor de 200 toneladas de cocaína. " [Los conspiradores] pusieron el gobierno (de Honduras) en contra del pueblo y lo usaron para el tráfico de drogas patrocinado por el Estado", dijo.

"Denigrante"

El gobierno hondureño se quejó en una nota diplomática al gobierno de los Estados Unidos de la manera “denigrante” en que la fiscalía de Nueva York se refiere a Hernández y su presunta participación en una organización de narcotráfico “patrocinada por el Estado".

En la nota que fue leída públicamente por el canciller hondureño, Lisandro Rosales, se destaca que el proceso federal podría “afectar los intereses del Estado de Honduras".

La nota añade que el gobierno espera que en el futuro se omitan "calificaciones incriminatorias del Estado hondureño", ignorando el principio constitucional estadounidense de la separación de poderes entre la parte judicial y ejecutiva.

En un breve discurso a la nación, el presidente Juan Orlando Hernández declaró su rechazo al señalamiento de que Honduras es un "narcoestado". El presidente Hernández también es un conspirador no acusado en el caso, una situación casi sin precedentes para un jefe de estado en ejercicio. El presidente Hernández ha rechazado la acusación de los fiscales como "100% falsa, absurda y ridícula."


En su clausura, la defensa enfocó su argumento, como ha hecho durante lo largo del juicio, en atacar la credibilidad de los principales testigos, que son ellos mismos narcos y asesinos confesos, y dijeron que trabajaron en conjunto con Hernández.

El abogado defensor Michael Tein tildó a los testigos del gobierno como "mentirosos" y agregó que el caso se basó en el testimonio de cinco asesinos, "un malvado tras otro". Argumentó enérgicamente que el caso del gobierno carecía de evidencia física, como incautaciones de cocaína o dinero y que el gobierno tampoco introdujo evidencia financiera, como cuentas bancarias.


Protegido y "intocable"

La fiscalia respondió que los narcos no operan de una manera abierta. Enfatizaron que Hernández disfrutó de la protección del gobierno de Honduras y que no proporcionó las pruebas solicitadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. Se desconoce el paradero de dos coacusados, uno de ellos pariente de Hernández.

"El acusado ['Tony' Hernández] sabía que podía mantener 100 cuentas bancarias en Honduras y la DEA no podría obligar a esos bancos a proporcionar información", dijo uno de los fiscales al jurado el miércoles.

En sus últimas palabras al jurado, el fiscal Bove les pidió "que hagan justicia para un hombre que es virtualmente intocable y totalmente protegido por el gobierno hondureño".

Instrucciones al jurado

La fiscalia subrayó que los varios cargamentos mencionados en el caso, algunos de 500 kilos o más, son mucho más que los cinco kilos necesarios para declarar a Hernández culpable por el cargo de conspiración para tráfico de drogas. Por lo tanto, si el jurado estima veraz el vinculo de Hernández con tan solo un testigo o una evidencia - como las 'narcolibretas' que supuestamente mencionan el nombre de 'Tony' Hernández repetidamente - el jurado tendría que declararlo culpable.

Sobre el cargo de conspiración para tráfico de drogas, bajo las instrucciones de la corte la fiscalia solo tiene que convencer al jurado de uno de estos tres objetivos de la conspiración para lograr una condena por dicho cargo.

La fiscalia alega que fue "una parte y un objeto de la conspiración que 'Tony' Hernández, y otros conocidos y desconocidos, fabricaron, distribuyeron y poseyeron con intención de distribuir una sustancia controlada con la intención de, sabiendo y teniendo motivos razonables para creer, que dicha sustancia se importaría ilegalmente a los Estados Unidos y en aguas dentro de una distancia de 12 millas de la costa de los Estados Unidos".

Las instrucciones al jurado también indican que " la evidencia circunstancial no tiene menos valor que la evidencia directa", algo que podría influir al jurado si tienen dudas sobre la fuerza de los relatos de los 'narcotestigos'. Al mismo tiempo, es peligroso para la fiscalia basar un caso solo en evidencia circunstancial y testigos criminales de baja reputación, dijo David Weinstein, un exfiscal en Miami.

"Si bien la evidencia circunstancial tiene el mismo peso, no se puede condenar solo por evidencia circunstancial", explica Weinstein.

Expertos legales señalan que los miembros del jurado no tienen que gustar a los testigos cooperantes.

"La clave es si los testigos cooperantes se corroborán entre sí y la otra evidencia corrobora el testimonio de los testigos que cooperaron", dijo Rebecca Monck, exfiscal federal en el distrito Sur de Nueva York y jefe de la Unidad de Narcóticos.

En fotos: El "nido" de los capos en el occidente de Honduras

Loading
Cargando galería
Publicidad