null: nullpx

En una ceremonia "no contaminante", Carlos Alvarado se convierte en nuevo presidente de Costa Rica

Para cumplir con los planes de "descarbonización” que promete el mandatario, todo su equipo llegó en autobús mientras que la presidenta de la Asamblea Legislativa que presentó el acto lo hizo en su propia bicicleta. Alvarado empezó su gobierno entre el pasado político, las urgencias presentes y símbolos de futuro y prometió "trabajar duro y por el bien común".
8 May 2018 – 05:29 PM EDT
Comparte
El presidente Carlos Alvarado, de 38 años, y la presidenta de la Asamblea Legislativa Carolina Hidalgo, de 35, son dos caras de la regeneración política en Nicaragua. Crédito: Ezequiel Becerra / AFP / Getty Images

SAN JOSÉ, Costa Rica.- Un acto lleno de evocaciones al pasado, símbolos del nuevo momento político y llamados a resolver graves problemas del presente marcó este martes el inicio del gobierno de Carlos Alvarado Quesada en Costa Rica, el presidente más joven en esta estable democracia centroamericana.

Presentándose como representante de una nueva lógica política y rodeado de un equipo de ministros de distintas procedencias, el mandatario de 38 años comenzó su mandato de cuatro años recordando que muchas condiciones de bienestar relativo que gozan los costarricenses proceden de los valores progresistas y la vocación de acuerdos políticos en la historia costarricense.

Tras llevar al acto de toma de poderes de la mano de su esposa, Claudia Dobles, y con su hijo Gabriel, Alvarado intentó una suerte de lección de historia nacional para plantear un plan de gobierno en el futuro inmediato, después de una campaña electoral que dejó fuertes divisiones por criterios religiosos y que demostró el debilitamiento de los partidos políticos históricos.

Con la renovación del Partido Acción Ciudadana (PAC) en el poder, aunque con algunas diferencias de forma, fondo y contexto en relación con el saliente Luis Guillermo Solís, Alvarado mantuvo sus mensajes progresistas y aceptó la necesidad de resolver “de una vez por todas” problemas postergados.

Entre esas tareas están la crisis fiscal y el deterioro de la seguridad, como expresión de la desigualdad social que ha aumentado en las últimas dos décadas y que se manifestó en los resultados de la primera ronda electoral, pues las zonas menos desarrolladas del país apoyaron más al partido de base confesional evangélica que representaba Fabricio Alvarado.

Una ceremonia no contaminante

Por ello, el nuevo presidente repite el verbo “hacer”, al margen de visiones ideológicas o de resentimientos partidarios. “No será fácil. Pero lo tenemos que hacer, porque no hay opción. No hacerlo significa que nos devore el pasado, y que veamos reducido nuestro bienestar. Escojamos pues, congruentes con nuestra historia, la ruta de trabajar duro y por el bien común”.

Así habló Alvarado después de rendir su juramento ante la presidenta del Congreso, una joven de 35 años llamada Carolina Hidalgo, quien este 1º de mayo se convirtió en la tercera mujer en presidir la Asamblea Legislativa gracias a los votos de fuerzas opositoras, pues el PAC solo tiene 10 de 57 escaños.


Esta “optimista, abogada y nadadora”, como se define en su perfil de Facebook llegó en su bicicleta urbana al acto en que colocó la banda presidencial a Alvarado, periodista, politólogo, escritor y rockero aficionado. La ceremonia fue certificada como “no contaminante”, acorde con las políticas de “descarbonización” que promete el mandatario, quien arribó a la “Plaza de la Democracia y la Abolición del Ejército” junto a sus ministros en un autobús que funciona con energía limpia.

Para enfrentar el cambio climático, Alvarado también tiene metas ambiciosas. “Tenemos la tarea titánica y hermosa de abolir el uso de combustibles fósiles en nuestra economía para dar paso al uso de energías limpias y renovables. La descarbonización es la gran tarea de nuestra generación, y Costa Rica debe estar entre los primeros países del mundo que lo logra, sino el primero”, pronunció en su discurso.

Otros símbolos de inclusión fue la juramentación de un gabinete formado en su mayoría por mujeres y de ambas vicepresidencias: Epsy Campbell, primera afrodescendiente en ese cargo, y Marvin Rodríguez, un maestro de origen humilde que ha sido dirigente sindical de su gremio, lo que le ha valido críticas de sectores temerosos de la incursión de la izquierda en el país.

Los desafíos

Alvarado, sin embargo, parece decidido a restarle valor a las “ideologías del siglo XX” y dar una pelea terca por conseguir objetivos. Por ello, incluyó en su gobierno a profesionales de distintas banderas, lo que asemeja la composición de la Asamblea Legislativa para este cuatrienio. Sabe que en este país el 70% de la población se declara ajena de partido político y que la presión popular se orienta más resolver problemas que pasan de un gobierno a otro, independientemente de la ideología o el color de la divisa.


El desafío de Alvarado, señalan distintos analistas, será formar equipo en medio de la diversidad y lograr acuerdos que resultaron imposibles para el gobierno de Luis Guillermo Solís, sobre todo en el avance de obras de infraestructura pública y en lo fiscal por el rechazo al gasto público y a nuevos impuestos.

Alvarado también aceptó que hay estancamiento en la generación de empleo y prometió impulsarlo, pero sin descuidar el enfoque inclusivo y moderno entre territorios y poblaciones, para evitar que la riqueza se concentre solo en centros urbanos.

“Nos corresponde vivir el momento de la historia de la humanidad de mayor desarrollo científico y vertiginoso avance tecnológico en lo que Klaus Schwab (el economista fundador del Foro Económico Mundial) ha acuñado es la Cuarta Revolución Industrial. Frente a esto no podemos ser solo espectadores. Fieles a quienes hemos sido, debemos ser líderes”, pronunció hacia el final de su discurso. Segundos después reiteró una de sus promesas más básicas en un tono excitado, como en un mitin de campaña: “con inteligencia, con equilibrio y con fuerza: trabajar, trabajar y trabajar”.

Loading
Cargando galería
Comparte
RELACIONADOS:América LatinaCosta Rica

Más contenido de tu interés