null: nullpx

"Me dijo que apoyaba las protestas": despiden a decenas de médicos que atendieron a heridos de la represión en Nicaragua

Desde el viernes, decenas de doctores de hospitales públicos de Nicaragua han sido despedidos de sus trabajos en Nicaragua. El personal médico afectado considera que es una "represalia política" por haber participado en las protestas contra el gobierno o atendido a los heridos de la represión y lamentan que los afectados serán los pacientes.
30 Jul 2018 – 3:18 PM EDT

LEÓN y JINOTEPE, Nicaragua-. El gobierno de Daniel Ortega ha ordenado una ola de despidos masivos contra el personal de hospitales públicos de Nicaragua, en especial contra los médicos que han atendido a los heridos de la represión policial y paramilitar durante estos más de cien días de crisis sociopolítica. Los doctores comenzaron a recibir sus cartas de despido este viernes 27 de julio y afirman que se trata de una “represalia política”.

El personal del Hospital Escuela Oscar Danilo Rosales Argüello (Heodra), ubicado en la ciudad de León, a 90 kilómetros de Managua, fue el primero en ser afectado por la medida. León es conocida como la “ciudad universitaria”, y es la meca de la formación de médicos en Nicaragua. Al menos 35 personas fueron retiradas de sus puestos, pero resaltan 10 médicos especialistas y subespecialistas, cuyos perfiles profesionales son escasos en el occidente del país.


“La atención especializada y subespecializada para León y Occidente va a quedar vacía, por decirlo así y es una debilidad extrema. Los pacientes son los que más van a perder”, dijo el doctor Javier Pastora Membreño, quien hasta este viernes fungía como Departamento de Cirugía y Gastroenterología del Heodra.

Los especialistas y subespecialistas despedidos son una pediatra infectóloga, un cirujano especializado en cirugía plástica reconstructiva, cirujanos oncólogos, una doctora experta en ginecopatología, un ortopedista de columna vertebral, entre otros perfiles médicos prolijos y escasos en Nicaragua. Los doctores despedidos son profesores de la Universidad Autónoma de Nicaragua (UNAN-León) y se formaron en centros internacionales prestigiosos, como MD Anderson Cancer Center, en Texas; y las universidades de Vanderbilt, Carolina del Norte y Zaragoza, España.

"Lo despedimos por política”

La directora del Heodra, la doctora Judith Lejarza Vargas, entregó a los doctores las cartas de despido. “Por este medio le notifico que a partir de la fecha prescindimos de sus servicios prestados en este centro hospitalario”, se lee en los documentos a los que tuvo acceso Univision Noticias. Ni el Ministerio de Salud ni la dirección de ese hospital leonés se basan en algún artículo del Código Laboral para despedir al personal médico.

“Yo le pregunté a la directora por qué me despedía, y al preguntarle si tenía alguna queja sobre mi comportamiento médico o mi actitud ética, me dijo que no. Al cuestionarla por la causa, ella me dijo que era una persona que apoyaba a las protestas del gobierno”, narró Pastora Membreño a Univision Noticias en la ciudad de León. El doctor nunca ha escondido su apoyo a las protestas ciudadana, que lo ha materializado brindando atención a los heridos. “En última instancia la directora me dijo claro: ‘Lo despedimos por política’. Esa fue la causa que me dio”, agregó.


La doctora Lejarza no atendió a las llamadas de Univision Noticias para conocer su versión sobre los despidos. Sin embargo, los especialistas y enfermeros despedidos coincidieron en que la tensión laboral inició desde el 11 de mayo pasado, cuando alrededor de 40 médicos suscribieron un comunicado informando que atenderían a cualquier herido en medio de las protestas contra el gobierno.

“Reafirmamos con convicción médica que vamos a atender a toda la población que venga, la población leonesa debe sentirse segura, los estudiantes deben sentirse absolutamente seguros que tendrán nuestro cariño y nuestra atención total si ellos viniesen aquí, ojalá y no”, manifestó Pastora Membreño en mayo.

Emergencias cerradas en Nicaragua

Los manifestantes y organismos de derechos humanos denunciaron que desde el inicio de la represión armada, durante la primera semana de abril, las emergencias de los hospitales públicos estuvieron cerradas para los heridos de las protestas. El caso más emblemático fue el de Álvaro Conrado, de 15 años de edad, quien fue herido de bala en la garganta por un francotirador el 20 de abril. Conrado probablemente no habría muerto si el hospital Cruz Azul en Managua, propiedad del Instituto de Seguridad Social, lo hubiese atendido, según sus amigos y familiares.

La ministra de salud, Sonia Castro, ha negado de forma categórica que haya “una orden de no atender heridos”. Los doctores despedidos en León aseguraron que la directora Lejarse “nunca dio una orden explicita” de no atender heridos. Sin embargo,” había situaciones que desalentaban a las personas a llegar a emergencia”.


Ana María Hernandez Calderón, auxiliar de enfermería en el Heodra, señaló que los alrededores del centro asistencial estaban repletos de paramilitares con sus fusiles y en el interior del hospital había policías arrestando a los heridos que llegaban. Denuncias similares conoció Univision Noticias en Masaya, otra de las ciudades donde la represión fue cruenta: dejó más de 35 muertos. Mientras que en León se han registrado al menos 26 fallecidos, de acuerdo a la lista del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh). Ese organismo no gubernamental registra un número total de 300 muertos en Nicaragua, y miles de denuncias relacionadas con las irregularidades en torno a los hospitales.

“Se pudo corroborar información sobre prácticas reiteradas de falta de atención médica, demora injustificada o atención inadecuada a pacientes, como forma de represalia por las manifestaciones contra el gobierno”, recogió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su informe final sobre Nicaragua. “También se identificaron numerosos casos en los que las personas no acudieron a los centros de salud estatales por desconfianza o temor a sufrir represalias”, agrega.

La anestesióloga del Heodra Yamileth Ruíz Carcache fue despedida por “haber irrespetado a la policía”. Ese fue el argumento que utilizó la directora Lejarza. Ruíz Carcache intentó expulsar a policías armados que hacían guardia en los quirófanos mientras los heridos eran intervenidos.

“Siempre había policías a la orilla de los quirófanos. No me explico por qué. Los oficiales decían que los heridos eran reos. Yo les explicaba sobre los riesgos de que a los pacientes se las infectaran las heridas, un shock séptico… sin embargo, el policía se alteró y dijo que eran órdenes de la directora”, relató Ruíz Carcache a Univision Noticias.

“Barrida” en Jinotepe

En Hospital Regional Santiago de la ciudad de Jinotepe, en el pacifico de Nicaragua, el gobierno de Ortega también aplicó “una barrida” del personal hospitalario. Aliseth Barrera Reyes, cecretaria clínica, le dijo a Univision Noticias que los despidos iniciaron este sábado 28 de julio.


El subdirector del hospital, Álvaro Urróz, le entregó su carta de despido a Barrera Reyes. El contenido del documento era idéntico a los entregados en León. La única diferencia es que las cartas de Jinotepe están escritas en mayúsculas.

Barrera Reyes dijo que hasta este domingo, al menos 40 personas del personal médico de Jinotepe, incluido enfermeros, camilleros, y vigilantes fueron despedidos. El subdirector los acusó de haberse “tomado el hospital” junto a los manifestantes a inicios del mes de julio.

“Lo que sucedió fue todo lo contrario: La Juventud Sandinista se tomó el hospital y los muchachos estudiantes lo recuperaron para poder atender a los heridos”, dijo Berrera Reyes. El personal hospitalario de Jinotepe se está organizando para saber cuántos fueron apartados de sus cargos, ya que hasta la fecha el subdirector seguía con su faena de despidos.

Mientras que en León, la meca de los médicos nicaragüense, los pobladores marcharon el sábado en apoyo a los doctores del Heodra. Allí, la auxiliar de enfermería Ana María Hernandez Calderón bailó con su bata en las calles de la ciudad en señal de protesta.

📷 Masaya, una ciudad tomada por paramilitares del gobierno de Ortega en Nicaragua

Loading
Cargando galería
Publicidad