null: nullpx
Coronavirus

Por qué la búsqueda de anticuerpos entre hispanos de San Francisco ayudará en la lucha contra el coronavirus

Científicos de la Universidad de Califoria comenzaron a realiizar pruebas gratuitas de covid-19 a los residentes del barrio La Mission, con el objetivo de entender la propagación real del virus y definir cómo controlarlo en entornos urbanos y rurales de todo Estados Unidos.
28 Abr 2020 – 09:55 PM EDT

SAN FRANCISCO, California. – Dos comunidades diametralmente opuestas en la Bahía de San Francisco serán clave para que científicos y autoridades de salud definan los siguientes pasos en la lucha contra el coronavirus, además de que les ayudarán a tener una noción más clara sobre cuándo será conveniente relajar las estrictas medidas de confinamiento y distanciamiento social en la región.

Los residentes de Bolinas, en el condado Marin, y La Mission, en San Francisco, compartirán más que su ubicación geográfica en el Área de la Bahía: ambos fueron elegidos para ser parte de un estudio de anticuerpos y mucosa para determinar no solo quién está infectado, sino quién tuvo el virus sin saberlo.

En días pasados, investigadores de enfermedades infecciosas en la Universidad de California en San Francisco (UCSF) se embarcaron en la labor titánica de aplicar los ‘tests’ a los casi 2,000 habitantes de Bolinas y actualmente hacen lo mismo con los residentes en el sector más poblado de La Mission.

El estudio tiene como objetivo contrarrestar la falta de datos sobre el comportamiento del coronavirus en comunidades con distintas características, uno de los principales retos para combatir su rápida propagación a nivel local.

Mientras que en la comunidad rural y predominantemente blanca de Bolinda sus residentes se han aislado desde que la pandemia alcanzó la costa oeste de Estados Unidos, en el barrio hispano de San Francisco, donde muchas familias viven hacinadas a causa de los elevados precios del alquiler, el número de contagios de coronavirus supera por mucho al resto de la ciudad.

Y es que en San Francisco los latinos representan el 15% de la población según los datos de la Oficina del Censo de los EEUU, pero son el 25% de los casos confirmados de covid-19 de acuerdo con cifras del departamento de salud.

Los resultados de las pruebas masivas esperan ofrecer una alternativa para superar dos de los principales obstáculos de la lucha contra la pandemia: el hecho de que muchos de los infectados nunca desarrollan síntomas, pero pueden propagar la enfermedad; y que a muchos de los que presentan síntomas y se recuperan sin necesidad de hospitalización nunca se les administró el 'test'.

A la fecha, todas las decisiones de las autoridades de salud, incluida la de cómo y cuándo se podrán relajar las medidas de distanciamiento social, se han tomado con base en conjeturas sobre la forma en la que el virus se comporta, las cuales son obtenidas de datos limitados a las pruebas de pacientes con síntomas u hospitalizados.

“Estudiar a detalle cómo se propaga el virus en dos comunidades tan distintas nos dará la información necesaria para poder predecir de mejor manera cómo controlarlo en comunidades similares a lo largo de todo el país”, dijo Bryan Greenhouse, el investigador de UCSF a cargo del estudio.

En búsqueda de los infectados


Tanto en Bolinas como ahora en el barrio La Mission, los investigadores buscan determinar no solo quiénes son portadores de coronavirus, sino también quiénes estuvieron contagiados sin saberlo.

Sus herramientas han sido miles de hisopos con los que recopilan fluidos nasales que les ayudarán a saber si un residente presenta una infección activa de covid-19, al igual que lancetas para tomar muestras de sangre que puedan revelar anticuerpos, un indicador de que la persona -sin importar si es adulto o niño- estuvo expuesta al virus en el pasado.

Para los científicos, ambas pruebas son fundamentales para comprender el grado de propagación real de la enfermedad en estas comunidades, sobretodo porque los ‘tests’ de covid-19 no pueden detectar el virus una vez que éste ha sido eliminado del sistema, un común denominador entre pacientes asintomáticos o que recuperaron sin necesidad de visitar al médico.

La semana pasada los investigadores de UCSF aplicaron las pruebas a la mayoría de los 2,000 residentes de Bolinas, quienes se registraron a través de la página web Bolinastestig.org, mientras que desde el pasado fin de semana comenzó el esfuerzo similar en La Mission de San Francisco, donde se eligió el cuadrante más densamente poblado con cerca de 6,000 residentes.

El último día de pruebas será este martes y las personas que quieran participar pueden registrarse en el siguiente enlace.

Los investigadores trabajarán de la mano con las autoridades de salud locales para dar seguimiento a los casos de los pacientes que arrojen resultados positivos de covid-19.

Hospitalizados y no infectados, el principal indicador


La falta de aplicación de pruebas de covid-19 de forma generalizada le impide a las autoridades de salud conocer el nivel real de propagación del virus en California, es por eso que el principal indicador para "aplanar la curva" en el estado ha sido desde el principio el número de pacientes hospitalizados a causa de la enfermedad.

En los últimos días la mesura que los funcionarios públicos mantenían sobre el avance para controlar la pandemia de coronavirus se ha convertido en un optimismo generalizado.

Si bien las autoridades de salud, comenzando por el gobernador Gavin Newsom, continúan siendo cautelosas para no cantar victoria en la batalla contra la propagación del covid-19, las proyecciones de los expertos indican que las estrictas medidas de distanciamiento social en el estado han logrado aplanar la curva ascendente de contagios y hospitalizaciones a causa del virus.

El análisis del Instituto de Métricas y Evaluación de Salud de la Universidad de Washington ( IHME, por sus siglas en inglés), que ha sido usado por el gobierno federal, señala que California superó al pico de la pandemia de coronavirus con un excedente de más de 24,000 camas de hospitales para atender a pacientes contagiados, logrando así evitar el temido desbordamiento del sistema de salud a causa del repunte de infecciones.

El modelo estadístico del IHME fue más alentador que el del propio gobierno estatal, donde aún se estima que con todo y las medidas de distanciamiento social el número de pacientes hospitalizados por covid-19 en California igualará al de camas disponibles para finales de mayo. No obstante, la tendencia por el momento se mantiene también por debajo de esa proyección.

La administración del gobernador Gavin Newsom y los departamentos de salud locales llevan semanas trabajando a marchas forzadas para añadir decenas de miles camas y unidades de cuidados de intensivos a las 75,000 con las que ya cuentan los hospitales del estado.

En esta lucha contrarreloj para “aplanar la curva”, California logró aumentar su capacidad hospitalaria a 125,000 camas y ganar más tiempo para que los primeros pacientes internados terminen de recuperarse y abran espacio para los nuevos infectados que requieran de cuidado intensivo.

Lo anterior ha conseguido también que el pico de muertes por la pandemia coronavirus se encuentre ubicado muy por debajo de las proyecciones y - según el modelo estadístico del IHME- ya haya sido superado.

Si quieres seguir nuestra cobertura sobre la pandemia de coronavirus y tener más recursos al alcance de tu mano, puedes visitar cualquiera de los siguientes enlaces:

Esta es la transformación de San Francisco tras un mes del toque de queda por coronavirus

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés