null: nullpx
Elecciones en EEUU 2020

El impulso de Karen Bass se ve opacado por sus dichos sobre Fidel Castro y la Cienciología

Hay quienes cuestionan a Bass por su elogio al líder de la revolución cubana Fidel Castro, a quien llamó “comandante en jefe” tras su muerte y por elogiar, hace 10 años, a la iglesia de la Cienciología, a la cual acusan de abusos sexuales. También cuestionan su activismo y afirman que más que liderar una batalla progresista, quería quedar bien con los políticos.
7 Ago 2020 – 03:12 PM EDT
Reacciona
Comparte
Cargando Video...

Al llegar a la recta final de la búsqueda de la mujer que puede ser la compañera de fórmula de Joe Biden, el nombre de Karen Bass, congresista del Distrito 37 de California, está entre las tres primeras de la lista.

Bass, quien es presidenta del Caucus Negro del Congreso, compite con otra política de California que también ha sonado con fuertes posibilidades para el cargo: la exfiscal Kamala Harris.

Se desempeñó como asistente médico y ella misma afirma haberse interesado en el activismo comunitario que inició en Los Ángeles al inspirarse en el movimiento de los derechos civiles de los años 60.

Como legisladora ha sido reelegida en cinco ocasiones y ha promovido reformas sobre justicia penal, propiedad intelectual, así como iniciativas bipartidistas sobre hogares de acogida y adopción. Actualmente preside el Caucus Negro del Congreso.

Previamente se desempeñó como legisladora en la Asamblea de California, de la que fue presidenta en 2008, la primera vez que una mujer afroestadounidense ocupó ese cargo.

Cuestionada por decirle a Fidel Castro “comandante en jefe”

Tras la muerte de Fidel Castro, Bass llamó al dictador comunista “comandante en jefe”.

“Deseo expresar mis condolencias al pueblo de Cuba y la familia de Fidel Castro. El fallecimiento del comandante en jefe es una gran pérdida del pueblo de Cuba. Espero que juntos, nuestras dos naciones continúen en el nuevo sendero de apoyo y colaboración mutua, y continúen en el nuevo rumbo de la diplomacia”, dijo Bass en 2016.

Aunque Bass declaró que no volvería a llamar al líder de la revolución cubana así, esta declaración ha sido uno de los puntos por lo que ha recibido más críticas.

“He hablado con mis colegas en la Cámara sobre eso, y ciertamente es algo que no volvería a decir”, dijo Bass según Politico.

Ella explicó que en sus condolencias intentó apoyar al pueblo cubano y la intención de Barack Obama y Biden de mejorar las relaciones con la isla, a través del apoyo y la cooperación.

Bass reconoció que el elogio que hizo a Castro comunicaba algo diferente a su intención, por lo que indicó que no volvería a usar esa expresión.

“Lección aprendida”, declaró Bass tras ser cuestionada por su declaración.

Mal vista por los republicanos de Florida

Según el periódico Los Angeles Times, Bass tiene ha tenido un interés particular por Cuba desde que era activista en 1970 y ha hecho al menos 15 viajes registrados a la isla.

En Florida, donde existe una gran población de cubanos exiliados durante el régimen castrista, los comentarios de Bass en favor del régimen comunista han generado preocupación y varios republicanos han usado sus propias palabras para tratar de evitar que ella sea considerada la vicepresidenta de Biden.

Entre sus detractores están el senador Marco Rubio y la vicegobernadora Florida Jeanette Núñez.

“Si Dios no lo quiere, Joe Biden es elegido presidente y la congresista Bass se convierte en vicepresidenta, será la simpatizante de Castro de más alto rango en la historia del gobierno de los Estados Unidos”, dijo Rubio según una declaración recogida por el periódico The Hill.

Para Núñez, votar por la fórmula Biden-Bass “sería una bofetada para todos los disidentes cubanos en el exilio”.

Núñez indicó que para ella es muy importante la defensa de los derechos civiles y políticos, los cuales estarían comprometidos con una figura como Bass, según su apreciación.

La campaña de Trump la señala por su discurso en iglesia de la Cienciología

La campaña de Trump, en tanto, la ha criticado por comentarios que hizo en 2010 en una iglesia de la Cienciología en California, donde la elogió por sus esfuerzos humanitarios frente al líder David Miscavige.

Las críticas llovieron contra ella, ya que esta iglesia ha sido señalada por casos de abuso sexual.

“Este día y esta nueva iglesia de la Cienciología es un momento emocionante porque conozco su objetivo y su compromiso es realmente hacer la diferencia”, dijo Bass en esa ocasión.

“La iglesia de la Cienciología que conozco ha marcado la diferencia porque su credo es universal y habla a todas las personas en todas partes”.

Sobre sus palabras pronunciadas hace una década, Bass tuvo que defenderse recientemente:

“Encontré un área de acuerdo en sus creencias, donde todas las personas, de cualquier raza o credo, son creadas con los mismos derechos, que es de lo que trataban mis comentarios”, dijo Bass en un comunicado publicado en Twitter a principios de agosto.

“Desde entonces, los relatos publicados de primera mano en libros, entrevistas y documentales han expuesto a este grupo. Ahora todos conocen las acusaciones contra la Cienciología”, declaró.

Cuestionan su activismo y radicalidad

Un artículo de Politico cuestionó el activismo de Bass y dijo que aunque en 2009 inició una investigación al legislador republicano Mike Duvall, por una aventura sexual que tuvo con una cabildera, más tarde abandonó la pesquisa, lo que acarreó críticas.

“Este tema no se trata de sexo. No se trata de pecadillos. Se trata de favores políticos y la posibilidad de que dichos favores se distribuyan, año tras año, cuando la Legislatura no se controla a sí misma ”, criticó el periódico The Sacramento Bee en su momento.

Aunque es una de las finalistas en la lista de candidatas a la vicepresidencia de Joe Biden, en Sacramento no se la recuerdan como la activista radical como la que se presenta ni como una reformadora aguerrida, indicó Politico.

Entre las críticas a su desempeño está haber recaudado dinero de intereses corporativos, dar aumentos salariales a miembros del personal legislativo en medio de crisis económica. Liderar un cuerpo legislativo con un historial de favores sexuales que no llegaría a un punto crítico hasta casi una década después con el movimiento #MeToo, indicó el sitio.

“Karen Bass era una política convencional. Ella no desafió ese sistema, pero tampoco nadie más estaba desafiando ese sistema. Ella heredó ese sistema y no lo cambió. Ella no fue una pionera”, dijo Dan Walters del sitio CallMatters y quien antes formó parte del equipo de prensa de Sacramento.

“Ella no se estaba inclinando hacia los molinos de viento en ningún aspecto. Ella era una política a la que le gustaba llevarse bien”.

Entre apoyos y simpatías

Dolores Huerta, la reconocida activista de California, dio recientemente su apoyo a Bass, a pesar de que anteriormente se lo había dado a Harris.

“Para quienes conocemos a Karen Bass, sabemos que ella realizó lo que siempre hacen los buenos organizadores cuando trabajan al servicio de otros: reúnen a las personas adecuadas, encuentran un punto medio al escuchar sus opiniones y luego, desarrollan las soluciones que tienen más sentido. Esta ha sido siempre su mayor misión, y es lo que ahora necesitamos para Estados Unidos”, dijo Huerta en una columna publicada en Univision Noticias.

De acuerdo con el sitio Politico, el senador Chris Dodd, quien forma parte de un comité para nominar a la vicepresidenta de Biden, recomendó a Bass y la calificó como una “leal número 2”.

El republicano Kevin McCarthy, quien también es representante por California, también ha llamado a Bass “su demócrata favorita” al elogiar su capacidad y compromiso, de acuerdo con el periódico The Washington Post, lo cual no implica un apoyo para su nominación como vicepresidenta demócrata.

Te puede interesar en Destino 2020:

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés