Cómo dejar de comerse las uñas en cinco trucos

Te decimos cómo dejar este mal hábito.
Univision.com
1 Dic | 2:06 PM EST


Texto: Graciela Miramontes

Todos manejamos la ansiedad de distintas formas que, lamentablemente, no siempre son las más adecuadas. Hábitos como comer de más, rechinar los dientes y tronarse los dedos, son manifestaciones de nuestro cuerpo y mente, ante situaciones que exceden nuestro control.

Morderse las uñas (onicopagia, según su nombre científico) para desahogar el estrés, es un arma de doble filo. Puede derivar en problemas que, poco a poco, se reflejan en nuestra estética y salud, y por ende, en nuestra autoconfianza.

¿Quieres dejar de lado esta mala costumbre? Aquí, cinco consejos de expertos.

Identifica la fuente de ansiedad. La Academia Americana de Dermatología (AAD) recomienda, como primer paso, tratar el problema de raíz. Entender la fuente de estas reacciones (uñas rotas, aburrimiento, estrés o ansiedad) te permitirá tomar un plan de acción. Cada vez que sientas ganas de morderlas, intenta ocuparte con una bolita antiestrés o plastilina, para evitar llevar tus manos a la boca.

Deja una uña a la vez. Otra alternativa que propone la AAD es hacerlo poco a poco. Elige un par de dedos (como los pulgares) y una vez que logres dejarlos en paz, sigue con otros dos, hasta completar la mano. La idea es que, al final, hayas abandonado el hábito del todo.

Invierte en tus manos. Es muy probable que la idea de tener que pagar continuamente por un 'manicure' te quite las ganas de morderte las uñas. Mantenlas cortas y, si sientes que aún así no puedes controlarlo, cúbrelas con un trozo de cinta adhesiva o 'stickers', o utiliza guantes, sugiere la Academia.

Utiliza barniz. Quizás, una de las soluciones más rápidas y fáciles sea comprar un esmalte especial para uñas maltratadas. Su sabor es tan desagradable que, en muchas personas, disminuye las ganas de llevarse los dedos a la boca.

¿Hipnosis? Richard Barker, hipnotista profesional, nos revela que los motivos por los cuales nos mordemos las uñas se encontrarían en el subconsciente. Por esto, la hipnosis sería una solución viable, ya que permitiría adentrarse a niveles mentales profundos, para llegar a la causa real. A través de una serie de sesiones, el paciente lograría una mejora significativa e incluso, erradicar el problema. ¿Lo probarías?

¿Has intentado de todo y nada funciona? Consulta a un experto en salud.