null: nullpx
Visas

Abogados aplauden nueva regla que perdona sanción a familiares indocumentados que salgan de EEUU a regularizarse

La Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA) dijo que sus 14,000 afiliados seguirán trabajando con el servicio de inmigración para que el perdón 601-A no separe a las familias inmigrantes.
1 Ago 2016 – 2:34 PM EDT

La nueva regla que permitirá a familiares indocumentados de residentes legales permanentes pedir el perdón 601-A en Estados Unidos fue aplaudido por la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA, por su sigla en inglés).

"Damos la bienvenida a esta regla final y la expansión del proceso de exención provisional para incluir a todos los individuos que son legalmente elegibles para una exención de presencia ilegal” ( Formulario 601-A), dijo William A. Stock, presidente de AILA en un comunicado.

La nueva regla, que entrará en vigor el 29 de agosto, permitirá a ciertos inmigrantes indocumentados cónyuges e hijos de residentes legales permanentes solteros –y también de ciudadanos- pedir un perdón para salir del país, llevar a cabo el trámite consular, volver a Estados Unidos como inmigrantes y recibir la tarjeta verde o green card.

“Tal como lo hemos hecho desde 2013, cuando se inició el proceso, los 14,000 miembros de AILA seguiremos trabajando con la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS, por su sigla en inglés) para asegurar que el programa haga honor a su espíritu: promover la unidad familiar y disminuir las dificultades asociadas con la separación prolongada e innecesaria de las familias estadounidenses”, agregó Stock.


Anula la Ley del Castigo

La nueva regla anula la denominada Ley del Castigo que sanciona con tres años fuera de Estados Unidos a indocumentados que permanecen más de 180 días en Estados Unidos. Y con 10 años a aquellos que pasan más de 365 días sin autorización en el país.

La USCIS explicó que los inmigrantes que pidan el perdón 601-A deberán demostrar “dificultades extremas que sufrirían sus cónyuges o padres ciudadanos estadounidenses o residentes permanentes legales si la exención no es concedida”.

La gestión del perdón 601-A tiene un costo de $585 dólares más $85 dólares por la toma de pruebas biométricas. En total son $670 dólares. Pero la USCIS anunció que a partir de octubre aumentará las cuotas de beneficios, incluido el perdón 601-A que costará $630 dólares, más la tarifa de pruebas biométricas.

No todos serán perdonados

La agencia dijo que no en todos los casos aprobará el perdón 601-A, entre ellos aquellos que pueden convertirse en carga pública o que padezcan una enfermedad que lo convierta en un peligro para otras personas, consumo y tráfico de drogas, haber cometido un delito grave o inmoral, haber pertenecido al partido comunista o nazi, pertenecer a una ganga o grupo criminal, violaciones a la ley de inmigración o estar casado con más de una persona.

La nueva regla provisional del perdón 601-A beneficiará a unas 100,000 personas, estima la USCIS.

Según el Centro Nacional de Visas del Departamento de Estado, “actualmente hay unos cuatro millones de extranjeros esperando por una visa de inmigrante”, dijo a Univision Noticias el abogado Nelson Catillo. “Hay un potencial grande de personas indocumentadas que pudieran ayudarse con el perdón 601-A”.

Lea también:

Más contenido de tu interés