null: nullpx
Vacunas

El cáncer asociado al VPH continúa en aumento, a pesar de ser prevenible

Datos recientes de los CDC indican que a la población le falta conocer más sobre el virus. En el caso de los hispanos, muchos no tienen acceso a la atención preventiva.
10 Jul 2016 – 3:26 PM EDT

Los casos de cáncer asociados al virus del papiloma humano continúan en aumento, según cifras divulgadas recientemente por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). La institución sanitaria también señaló que el 79% de los casos que se reportan se pudieron prevenir con la vacuna contra el VPH. ¿Por qué no ha ocurrido?

En el país se reportaron cerca de 39,000 casos de cáncer asociados al VPH al año, entre 2008 y 2012; en el período de estudio anterior, 2004-2008, el promedio fue de 33,369 anuales. Este tipo de cáncer suele aparecer en el cuello, la cabeza, y en los genitales y órganos reproductores de hombres y mujeres, siendo los más comunes el de cuello uterino, en las mujeres, y el de orofaringe, en los hombres.

Los datos de los CDC no solo muestran una tendencia sostenida al aumento, también hablan de que 28,500 de esos casos se pudieron prevenir con vacunas como la antipapilomavirus 9 Valente, cuya aplicación está dando excelentes resultados. Sin embargo, la realidad difiere de la teoría, especialmente cuando se trata de la población hispana.


Desde el año 2011, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, por su sigla en inglés) y su Instituto para la Salud Hispana han estado analizando cuáles son las barreras que podrían existir en la población latina para la prevención del VPH. Haciendo focus groups en Washington, Norcross, Youngstown y Dallas, han logrado identificar obstáculos claros.

Las mujeres entrevistadas desconocen la relación entre el VPH y el desarrollo de cáncer de cuello uterino y no tienen suficiente información sobre la vacuna como para dar una opinión. Prácticamente no conocen las maneras de prevención del virus y lo poco que saben a menudo es erróneo. Tanto hombres como mujeres dicen que hacen falta campañas dirigidas específicamente a los latinos.

Alejandra Gepp, diretora asociada de NCLR dijo a Univision Noticias que su recomendación es diseñar iniciativas que sean cultural y lingüísticamente apropiadas y que tomen en cuenta los valores culturales de la población latina. También sugieren que la información sobre la vacuna intente derribar creencias erróneas de la gente, como que “vacunar a las niñas es darles licencia para que tengan sexo o que la vacuna es necesaria solo cuando la niña o niño están sexualmente activos”.

Barreras de todo tipo


Jessica González Rojas, directora ejecutiva de National Latina Institute for Reproductive Health, explicó a Univision Noticias que la conciencia de la comunidad hispana sobre los riesgos de VPH y cómo prevenirlo puede depender del lugar donde viven, de su acceso a la educación y de los proveedores.

“Existen disparidades del cáncer de cuello uterino particularmente en Texas, donde viven muchas latinas y tienen una tasa de incidencia mayor, en comparación con la tasa nacional”. Según la especialista, en ese estado también han influido “los ataques implacables contra los fondos para el cuidado de la salud reproductiva”, los cuales tuvieron un fuerte impacto en la comunidad latina y redujeron el acceso a los programas de prevención.

González Rojas contó que han observado que en estados como Florida y Rhode Island también se necesitan intervenciones específicas sobre la detección de este tipo de cáncer por falta de información y acceso a la prevención.

“Hay que hacer mucho más para garantizar que todos los latinos reciban esta vacuna, así como otros cuidados preventivos que reducirían el riesgo de cáncer de cuello uterino. Necesitamos aumentar la cartera de proveedores que vienen de la comunidad latina. Solo el 8% de los profesionales de la salud en Estados Unidos son latinos”.

Más esfuerzos en todos los sectores


En el informe de los CDC se aprecia que el aumento del cáncer asociado al VPH ocurre en todos los segmentos de la población (blancos, hispanos, afroamericanos, asíaticos) y sugieren que con la cobertura de vacunación de la población completa podrían reducir las potenciales disparidades raciales y étnicas en la incidencia.

Hunter Handsfield, profesor en el Centro para el Sida y Enfermedades de Transmisión Sexual de la Universidad de Washington dijo a Univision Noticias que la mayoría de los departamentos y organizaciones de salud, como el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Academia Americana de Pediatría, están trabajando en eso.

“Sin embargo, se necesita tiempo para difundir este tipo de mensajes y la financiación de estos programas no es ilimitada. En algunos casos, la política conservadora y actitudes religiosas han tenido resultados negativos en la educación y en la promoción de la vacunación”, explicó.

El experto concluye que lo más eficaz sería la ofrecer la vacuna sin costo para todos los jóvenes antes de que sean sexualmente activos. “Por desgracia, sólo unos pocos países industrializados pueden permitirse este tipo de programas y la mayoría, como Estados Unidos, tienen impedimentos sociales y políticos para implementarlos”.

Publicidad