null: nullpx
Logo image
Tiroteos masivos

Tiroteo en Walmart: "Me apuntó con la pistola en la cabeza y me dijo que me fuera a casa"

En un estremecedor testimonio, una sobreviviente del tiroteo masivo registrado esta semana en un Walmart de Virginia contó como el atacante, el jefe del turno de noche, le perdonó la vida.
Publicado 24 Nov 2022 – 09:12 AM EST | Actualizado 25 Nov 2022 – 05:11 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Los empleados se encontraban ya en la sala de descanso del Walmart de Chesapeake, en Virginia, para la reunión de rutina antes del inicio del turno.

Eran poco más de las 10 de la noche y en la tienda había bastantes clientes que hacián sus compras para el festivo de Acción de Gracias. Cuando iban a empezar la reunión uno de los encargados dijo: "Perfecto, chicos, tenemos una noche ligera por delante".

De pronto, el jefe del turno nocturno, identificado por la policía como Andre Bing, de 31 años, sacó un arma y empezó a disparar, matando a seis de ellos. Luego se disparó a sí mismo, cree la policía.

Jessie Wilczewski, una empleada citada por AP, le dijo a una televisora local que se escondió debajo de una mesa y que Bing la vio, le apuntó con la pistola y le dijo que se fuera a su casa. Así fue que sobrevivió.

Según otros testigos, el atacante disparaba al azar. No dijo una palabra, no avisó. Inicialmente algunos ni siquiera creían que fuera un arma real y se les ocurrió que podría tratarse de un ejercicio, una práctica para estar preparados si algo así ocurría.

Pero una empleada describió haber visto "caer cuerpos". Fue la sangre, los compañeros cayendo, lo que hizo que todos se dieran cuenta de que, en efecto, el tiroteo masivo les estaba ocurriendo a ellos, en su puesto de trabajo.

"Levanté la vista y mi jefe justo abrió la puerta y se puso a disparar", dijo el miércoles en un programa de ABC Briana Tyler, una de las sobrevivientes. "Varias personas" se lanzaron al suelo, explicó.

“Estaba disparando por toda la habitación. No importaba a quién alcanzara. No dijo nada. No miró a nadie de ninguna manera específica", agregó Tyler.

La policía encontró al atacante muerto de un balazo que creen se dio él mismo. También dijo le habían encontrado una pistola y varios cargadores de municiones. Trabajaba en Walmart desde 2010.

Ahora las autoridades y sus compañeros que sobrevivieron intentan descifrar qué lo llevó a cometer semejante masacre, mientras lidian con el shock que deja el segundo tiroteo masivo en EEUU en apenas cuatro días.

Un historial de dar parte de los empleados sin razón

"Es por la gracia de Dios que una bala no me pasó. Vi el humo salir del arma y, literalmente, vi caer cuerpos. Fue loco", describió Briana Tyler, una empleada que empezó en Walmart hace apenas dos meses y que solo había trabajado con Bing una noche antes.

Hasta el momento del tiroteo, ella no había tenido ningún desencuentro con el atacante, pero sus compañeros le habían advertido que había que tener cuidado con él porque solía dar partes de los empleados sin razón.

“Simplemente le gustaba criticar, honestamente. Creo que solo buscaba pequeños detalles... porque tenía la autoridad. Ese es el tipo de persona que era. Eso es lo que mucha gente decía sobre él”, explicó.

Varios empleados del Walmart que ya habían trabajado con Andre Bing aseguran que el hombre en otras ocasiones había mostrado un comportamiento errático y amenazante, reportó CNN.

A menudo era brusco con sus compañeros y daba muestras de delirios de persecusión, asegurando que el gobierno lo vigilaba y escuchaba sus conversaciones. No le gustaba que lo grabaran, ni aparecer en videos, ni en las redes sociales.

“Decía muchas cosas inquietantes”, dijo a la cadena Donya Prioleau, otra de la sobrevivientes de la masacre. “No sabemos qué lo llevó a hacer esto. Ninguno de nosotros puede entender por qué sucedió”.

Solía ser condescendiente cuando hablaba con sus empleados, asegura Prioleau. "No tenía buenas habilidades de comunicación. Fue bastante malo con muchos de nosotros”, aseguró.

Por su parte, Joshua Johnson, un antiguo empleado de la tienda, dijo a CNN que Bing había hecho amenazas de que respondería mal si perdía su trabajo.

“Dijo que si alguna vez lo despedían de su trabajo, tomaría represalias y la gente se iba a acordar de quién era él”, dijo Johnson.

La violencia armada no da tregua en EEUU

El ataque fue la segunda vez en poco más de una semana que Virginia experimenta un tiroteo importante. Tres jugadores de fútbol de la Universidad de Virginia recibieron disparos mortales en un autobús chárter cuando regresaban al campus de una excursión el 13 de noviembre. Otros dos estudiantes resultaron heridos.

El asalto en Walmart se produjo días después de que una persona abriera fuego en un club nocturno gay en Colorado Springs, matando a cinco personas e hiriendo a 17. La primavera pasada, el país se vio sacudido por la muerte de 21 personas cuando un hombre armado irrumpió en una escuela primaria en Uvalde, Texas.

El tiroteo del martes por la noche también trajo recuerdos de otro ataque en un Walmart en 2019, cuando un hombre armado que atacó a mexicanos abrió fuego en una tienda en El Paso, Texas, y mató a 23 personas.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés