null: nullpx
FDA

FDA: químicos potencialmente cancerígenos están en alimentos como la carne, la leche o la torta de chocolate

Los hallazgos del estudio más reciente de la agencia en torno a los PFAS –compuestos que son extremadamente difíciles de erradicar y tienen un efecto acumulativo en el organismo– alarmaron a grupos ambientalistas que filtraron la información a los medios. La agencia confirmó su veracidad e indicó que pronto los hará públicos. Esto es lo que se sabe hasta ahora.
4 Jun 2019 – 2:47 PM EDT

Alimentos como la leche, la carne, vegetales y hasta tortas preparadas de chocolate que están a la venta en los automercados contienen altos niveles de peligrosos compuestos químicos potencialmente cancerígenos, según revela un primer análisis hecho por la Agencia de Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés), cuyos hallazgos fueron presentados en una conferencia científica en Europa y que, según el organismo, pronto serán divulgados al público en general.

La investigación es la primera en analizar en profundidad si las PFAS (sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas)- apodadas ‘químicos por siempre/eternos’ en referencia a lo difícil que es erradicarlas- están presentes en la comida.

Hay más de 5,000 compuestos sintéticos de este tipo que pueden migrar fácilmente al aire, suelo, agua y alimentos, y están asociados a efectos adversos sobre la salud como daño hepático, enfermedad de tiroides, problemas de fertilidad, colesterol alto, obesidad y cáncer.

Desde los años 40 se usan en la fabricación de productos antiadherentes, pinturas, productos de limpieza, empaques de alimentos, espuma empleada por los bomberos para repeler incendios y otros.


La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA), explica en su página web que ciertas clases de PFAS ya no se fabrican en los Estados Unidos debido a planes de eliminación gradual, pero que pueden importarse en productos para los consumidores, como alfombrado, cuero y ropa, textiles, papel y envases, revestimientos, caucho y plásticos. En abril de este año, la EPA estableció un plan para establecer un nuevo límite máximo para determinados tipos de estas sustancias (PFOS y PFOA).

Cinco cosas que debes saber sobre estos 'compuestos eternos'

Niveles preocupantes

Los niveles encontrados en casi la mitad de los productos de carne y pescado evaluados a partir de una selección de muestras excedieron en más del doble los recomendados por los lineamientos de la FDA para la presencia de estos compuestos en el agua potable. En el caso de la torta de chocolate, los valores sobrepasaron los límites en más de 250 veces, informó Associated Press.

Tara Tobin, vocera de la FDA, indicó a AP que, aunque superan claramente la recomendación del agua potable (70 partes por trillón), “no es probable que la contaminación sea preocupante para la salud de las personas”.

Si bien la investigación no se ha hecho pública en su totalidad hasta ahora, grupos ambientalistas como el Enviromental Defense Fund y el Enviromeltal Working Group filtraron parte de sus resultados a Associated Press, luego de que la agencia diera una conferencia al respecto durante la reunión de la Sociedad de Toxicología y Química sostenida en Helsinki hace un mes. La FDA confirmó su veracidad y aseguró a CNN que divulgaría los hallazgos en una página web durante los próximos días.

Según la AP, la administración de Trump se ha referido al problema de los PFAS como una "potencial pesadilla de relaciones públicas" y una "prioridad nacional".

Efecto acumulativo y colectivo


Durante la presentación en Helsinki, la FDA dio ejemplos de cómo estos químicos han podido haber llegado a la cadena alimentaria.

Se han encontrado altos niveles de PFAS en suministros de agua cercanos a bases militares y aeropuertos donde, con frecuencia, se usa espuma para apagar incendios fabricada a partir de estos compuestos. Los PFAS pueden impregnar el suelo, aire y agua.


Citaron el caso concreto de una base aérea en Nuevo México desde donde la contaminación del agua había llegado a una granja cercana, y se había traspasado a las vacas y a la leche producida por ellas. “Para una exposición de tan sólo 30 días, harían falta al menos 1.5 años para eliminar el PFOS de la vaca”, cita el estudio según un artículo de The Hill.

El problema es que estos compuestos pueden tardar miles de años en degradarse y poseen un efecto acumulativo sobre el organismo. Un estudio hecho en 2007 por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) estimó que 98% de la población estadounidense tiene niveles detectables de estos químicos en la sangre.

“Tomar un vaso de agua contaminada no está asociado a riesgos de salud, al igual que un pedazo de pastel de torta de chocolate. Individualmente cada producto no causaría un problema muy grande, pero si se evalúa de forma colectiva y durante una vida, la historia puede ser otra”, dijo a AP Jamie De Witt, toxicóloga de la Universidad de East Carolina que ha estudiado los PFAS.

La FDA indicó que está trabajando con otras agencias federales para determinar los próximos pasos, entre los cuales estarían el establecer un grupo de trabajo y realizar más pruebas.

Mira también:

Obesidad, cáncer y desnutrición: el peligro de consumir alimentos ultraprocesados

Loading
Cargando galería


RELACIONADOS:FDAContaminaciónCancer
Publicidad