null: nullpx
Reforma Migratoria

Los republicanos evitan hablar de reforma migratoria en caso que Clinton llegue a la Casa Blanca

El Comité Nacional Republicano no quiere hablar de la legalización de los indocumentados en el 2017 pero critica la política de deportaciones del presidente Barack Obama.
25 Jul 2016 – 1:09 PM EDT

La reforma migratoria no está garantizada en el 2017 en el caso que Hillary Clinton gane la elección de noviembre. Los republicanos se niegan a hablar del tema, colocan en la mirilla la política de deportaciones del presidente Barack Obama y lo culpan de haber mentido en 2009 y 2010, cuando el mandatario gobernó con un congreso controlado por los demócratas y no cumplió una promesa de campaña para sacar de las sombras a millones de indocumentados.

“Según los documentos del Comité Nacional Demócrata (DNC), que fueron filtrados (por Wikileaks), los demócratas creen que si nos cuentan suficientes historias, eso nos hará olvidar que nos mintieron sobre la reforma migratoria durante los primeros dos años de Obama cuando tenían la mayoría en ambas cámaras”, dijo a Univision Noticias Helen Aguirre Ferré, directora de comunicaciones hispanas del Comité Nacional Republicano (RNC). “Y no solo eso, creen que olvidaremos las deportaciones masivas de tantos años”, agregó.

Aguirre respondió así a una pregunta de Univision Noticias respecto a si los republicanos estarían dispuestos a debatir una reforma migratoria en el caso que Clinton gane la elección del próximo 8 de noviembre y los republicanos sigan controlando, por ejemplo, la Cámara de Representantes o ambas cámaras, como ocurre desde la elección de medio tiempo del 2014.

Las filtraciones citadas por la portavoz corresponden a la publicación por parte del portal de Wikileaks de 19,252 correos electrónicos del DNC, en los que funcionarios del partido dialogan sobre estrategias para vencer al senador Bernie Sanders (Vermont), el principal adversario de Clinton en las primarias por la candidatura presidencial demócrata.

“En esos documentos se ve que Wasserman Schultz (presidenta del DNC) íntima de Hillary Clinton, manipuló el proceso de las primarias para facilitarle la victoria a ella”, agregó Aguirre. Debbie Wasserman Schultz anunció su retiro tras la filtración.

“Evidentemente Clinton no respeta el proceso democrático y mucho menos a sus votantes”, indicó la vocera.


Promesa inconclusa

Durante la campaña presidencial de 2008 Obama prometió que en los primeros 100 días de su gobierno promovería una reforma migratoria que sacaría de las sombras a la mayoría de los poco más de 11 millones de indocumentados. Poco después amplió el plazo para el primer año de gobierno.

Tras ganar la elección y los demócratas el control de ambas cámaras del Congreso, la reforma migratoria fue relegada por otros debates de mayor importancia, entre ellos las guerras en Irak y Afganistán, la crisis financiera y la reforma de salud.

En los comicios de medio tiempo del 2010 los demócratas perdieron el control de la Cámara de Representantes y las posibilidades de debatir la legalización de los indocumentados se redujeron a cero.

Simultáneamente, Obama puso en marcha una severa política de deportaciones que en su primer mandato registró un promedio anual de 400,000 expulsiones, y donde más del 41% de los deportados no tenía antecedentes criminales.

En 2012 Obama volvió a prometer una reforma migratoria para el primer año de su segundo mandato, compromiso que le ayudó en su campaña de reelección.


Segundo intento

En noviembre del 2012, cinco días después del triunfo de Obama, los senadores Charles Schumer (demócrata por Nueva York) y Lindsey Graham (republicano por Carolina el Sur) retomaron conversaciones suspendidas en marzo de 2010 para revivir un proyecto bipartidista de reforma migratoria.

El plan, impulsado en enero de 2013 por el denominado Grupo de los Ocho, fue aprobado el 27 de junio de ese año, pero el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes lo detuvo.

Un año y medio más tarde, el 20 de noviembre de 2014, Obama anunció acciones ejecutivas para detener cinco millones de deportaciones ante la inacción del Congreso con la reforma migratoria. Los beneficios fueron suspendidos por los tribunales de justicia, fallos que fueron mantenidos luego de una revisión de la Corte Suprema y un empate de los jueces el 23 de junio de 2016.

Durante el segundo mandato de Obama las deportaciones continuaron pero descendieron de un promedio diario de 1,200 a 643, de acuerdo con reportes de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) solicitados por Univision Noticias.


Las promesas de Clinton

Durante su campaña Clinton ha prometido, al igual que Obama, que promoverá una reforma migratoria en los primeros 100 días de su gobierno si es electa en noviembre.

También han dicho que, en caso de no conseguir el suficiente respaldo en el Congreso, tomará acciones ejecutivas como las que anunció Obama el 20 de noviembre de 2014 para detener las deportaciones de indocumentados que lleven tiempo en el país y carezcan de antecedentes criminales.

Y la semana pasada, en congruencia con su discurso proinmigrante, anunció el nombramiento del senador Tim Kaine como su compañero de fórmula para derrotar a la dupla integrada por los republicanos Donald Trump y Mike Pence. Kaine defendió en 2013 el plan de reforma migratoria del Grupo de los Ocho con un discurso en español en el pleno del Senado.

Según Aguirre, la elección del senador por Virginia “deja al Partido Demócrata más dividido que nunca”, y señala que la ex Secretaria de Estado “dio a entender (durante la campaña) que apoyaría a una izquierda extrema al seguir el camino del socialista Bernie Sanders y ganar a sus simpatizantes”.

Aguirre dijo además que “Clinton pudo haber escogido un vicepresidente hispano”, pero ella “se conformó con un candidato que habla buen español. Esto deja claro que Hillary Clinton cree que no tiene que pelear por el voto hispano, ella cree que lo tiene en el bolsillo”.

Sobre el apoyo del Partido Republicano a un debate de reforma migratoria en el Congreso en 2017 con Clinton en la Casa Blanca, Aguirre no hizo referencia alguna.

La semana pasada en Cleveland los republicanos nominaron a Donald Trump como candidato presidencial. El magnate ha prometido que, de ser electo, deportará a los 11.3 millones de indocumentados en un plazo de 18 meses y que construirá un muro a todo lo largo de la frontera con México.

Lea también:

Más contenido de tu interés