null: nullpx

Sean Spicer reaparece ante las cámaras de la Casa Blanca para disipar (a medias) los rumores sobre su salida del cargo

El portavoz presidencial regresó al podio de la sala de prensa a más de una semana de su última aparición ante las cámaras y un día despúes de una polémica rueda de prensa sin audio ni video que causó molestia y extrañeza entre los periodistas que cubren la presidencia.
20 Jun 2017 – 5:27 PM EDT

Tras ocho días alejado de las cámaras, el portavoz presidencial Sean Spicer volvió al podio de la sala de prensa de la Casa Blanca este martes para aclarar que sigue en el cargo y de paso poner en duda que Rusia haya intentado intervenir en las elecciones de noviembre como asegura la comunidad de inteligencia estadounidense.

“Así que pueden seguir tomando sus selfies”, dijo en aparente alusión al reportero de CNN Jim Acosta, quien el lunes “desafió” la condición de rueda de prensa sin cámaras ni audio a la que convocó la casa Blanca con un selfie suyo en la sala y luego con otro de la nuevas medias que había comprado durante el fin de semana.

Acosta fue uno de los corresponsales de la Casa Blanca más molesto con la modalidad sin cámaras ni micrófonos a la que recurrió el martes la presidencia y, según indicó en sus reportes, dijo que era parte de una dinámica de ocultamiento de información que dice percibir en el gobierno republicano.

“El secretario de prensa de la Casa Blanca está llegando a un punto en el que es casi inútil. Si estamos llegando a este punto en el que no van a responder preguntas o salir en cámara o audio, ¿para qué siquiera tenemos estas ruedas de prensa en primer lugar?”, se quejó Acosta la tarde del lunes.

Buscamos personal

“Miren, no es un secreto que tenemos un par de vacantes, incluyendo la de nuestro director de comunicaciones”, aclaró este martes Spicer, quien ejerce ese cargo junto al de portavoz, desde que Mike Dubke renunciara el mes pasado.

“Nos hemos estado reuniendo con potenciales personas que podría ser de servicio para esta administración. No creo que deba ser una sorpresa el que siempre estamos buscando maneras de hacer un mejor trabajo articulando el mensaje del presidente y su agenda”.


Desde literalmente el primer día en su trabajo como secretario de prensa, Spicer ha tenido difíciles relaciones con los medios.

El 21 de enero, se presentó en el podio de la sala de prensa de la Casa Blanca para asegurar que la asistencia a la toma de posesión del presidente Trump, el día anterior, había sido “la mayor de la historia, y punto” criticando a los medios que desmentían la aseveración hecha por el presidente.

Más allá de los choques con la prensa (normales dada la naturaleza del cargo), en más de una ocasión ha habido desavenencias entre los portavoces presidenciales y Trump, cuando éste ofrece versiones que contradicen las posturas oficiales, como sucedió en el caso del despido del director del FBI James Comey.

Aunque Spicer ha abierto vía teleconferencia la sala de prensa a medios sin presencia en Washington, algunos han expresado frustración con su estilo agresivo, que muchas veces le lleva a establecer un verdadero pugilato con los periodistas.

Con más frecuencia que la que muchos de esos corresponsales recuerdan en algún otro portavoz, Sean suele responder con “no he tocado el tema con el presidente”, o un “no tengo nada decir”, o simplemente con un lacónico “no sé” a muchas de las interrogantes de los periodistas a los que corta con la lapidaria frase “próxima pregunta” mientras apunta a otro periodista en la sala.

Desde "¡Amo a los hispanos!" hasta "covfefe": los tuits de Trump tienen 'biblioteca' propia

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés