null: nullpx
Congreso de EE.UU

Michael Cohen demanda a Trump por $2 millones por incumplimiento de contrato

El exabogado personal del presidente afirma que la Organización Trump no ha cumplido con el contrato que la obliga a pagar los gastos de tribunales en los que incurrió hasta el año pasado para enfrentar las investigaciones federales.
7 Mar 2019 – 4:12 PM EST

El exabogado personal y 'fixer' de Donald Trump, Michael Cohen, está demandando a la Corporación Trump, a la que señala de deberle millones de dólares en costos legales vinculados con las investigaciones bajo las que quedó como consecuencia de las pesquisas federales contra el presidente y su entorno.

En la demanda presentada en una corte de Nueva York, Cohen afirma que la empresa del presidente se ha rehusado a sufragar los costos en tribunales desde mediados de 2018, justo cuando el antiguo 'fixer' de Trump decidió distanciarse del mandatario y colaborar con la justicia, que finalmente lo condenó a tres años de prisión por delitos fiscales y financieros.

De acuerdo con la queja del abogado, la empresa del mandatario habría roto un acuerdo de indemnización suscrito en junio de 2017 como parte de su antigua posición como vicepresidente ejecutivo, consejero especial y abogado personal de Trump.

Cohen estima que los 1.9 millones de dólares que debe pagar en costos al tribunal como parte de su acuerdo de sentencia con los fiscales debe ser cubierto por la Organización Trump, de acuerdo a las condiciones de su contrato de trabajo. Además, hay otros 1.9 millones de dólares que se deben pagar en multas y que deberían ser sufragados por la empresa del presidente, de acuerdo con la demanda.

Buscando el perdón presidencial

También se supo este jueves que Cohen ordenó a sus abogados que sondearan la posibilidad de que su antiguo cliente y hoy presidente le concediera un perdón presidencial en caso de que terminara en la cárcel por delitos descubiertos en el transcurso de la investigación del llamado ‘ Rusiagate’ , las supuestas conexiones de la campaña republicana con operarios rusos.

La información, que aportó el actual abogado de Cohen, Lanny Davis, parece entrar en contradicción con lo que declaró ante el Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes la semana pasada, cuando en el texto de presentación aseguró que “no ha buscado ni buscará” una gracia de ese tipo por parte del mandatario, a quien ahora involucra en la comisión de varias delitos o irregularidades.

“Antes de la decisión de Michael Cohe de abandonar el ‘Grupo de Defensa Conjunta’ (que asesora a Trump en las varias investigaciones que se le siguen) y decir la verdad el 2 de julio de 2018, Michael estaba abierto al constante ‘incentivo’ de un posible perdón (del que se hablaba) privadamente por los representantes de Trump y en los medios”, indica Davis en un comunicado.

“Durante ese período, él instruyó a su abogado que explorara a posibilidad de un perdón con el abogado de Trump Rudy Giuliani así como otros abogados que asesoraban al presidente Trump” afirmó Davis y añadió que su cliente “me autorizó como nuevo abogado a decir públicamente que el Sr. Cohen nuca aceptaría un perdón del presidente Trump incluso si le fuera ofrecido”.


La semana pasada Cohen aseguró a los congresistas justamente que “nunca he pedido, ni aceptaría, un perdón del Sr. Trump”, intentando dejar claro que sus razones para hablar en contra de su antiguo cliente no tienen que ver con evitar la pena de cárcel de tres años que empezará a cumplir en mayo.

Cuando en abril de 2018 el FBI allanó las oficinas y la residencia de Cohen, el presidente se indignó por lo que llamó un ataque al privilegio cliente-abogado y aseguró que se trataba de una profundización de la cacería de brujas que considera que es la investigación del fiscal especial Robert Mueller.

Sin embargo, Mueller remitió a la Fiscalía de Nueva York el caso de Cohen, quien finalmente fue hallado culpable de delitos fiscales y financieros cometidos en el manejo de sus empresas, ninguno de los cuales tiene relación con Trump o la campaña republicana. Cohen tambié se declaró culpable de haber mentido al Congreso.

En el proceso, en julio, Cohen se distanció del presidente y decidió colaborar con la fiscalía. Trump también dio la espalda a su antiguo “arreglador” asegurando que solo era uno más de los abogados que habrían trabajado para él y minimizó la importancia de sus aportes en el manejo de la Corporación Trump.

La revelación de que sí pensó en la posibilidad del perdón presidencial ayuda a los republicanos que la semana pasada trataron de desprestigiar el testimonio de Cohen recordando que era un criminal convicto y que ya había mentido al Congreso, por lo que su palabra tendría poco valor.


Este miércoles, Cohen terminó su cuarto día de presentaciones en el Congreso con una audiencia privada en el Comité de Inteligencia, al que entregó supuestas pruebas de cómo su testimonio de 2017 fue editado para evitar dejar mal parado al presidente.

Tras su comparecencia ante el Comité de Supervisión la semana pasada, otro panel, el Comité de Asuntos Judiciales de la Cámara de Representantes lanzó una amplia investigación contra varias personas del círculo empresarial y familiar del presidente para determinar si Trump ha abusado de su poder e intentado obstruir la justicia.

Los rostros del ‘Rusiagate’, la investigación que incomoda al presidente Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés