null: nullpx
Juicio Político

La estrategia republicana para defender a Trump en la crisis por el 'impeachment'

Sin un mensaje coordinado entre la Casa Blanca y el liderazgo republicano, crece la incertidumbre sobre el futuro del presidente.
5 Oct 2019 – 10:28 AM EDT

Desde una cómoda posición fuera de la representación popular, el ex senador Jeff Flake hizo un llamado esta semana para que los republicanos no pierdan “su alma” apoyando a Donald Trump. Su mensaje resuena junto a la enorme presión que enfrenta el Partido Republicano ante el juicio político contra el presidente y ante la cuenta regresiva para las elecciones. ¿Podrán sobrevivir?

“Hay tiempos en que tenemos que arriesgar nuestras carreras en pos de nuestros principios”, con esas palabras de Flake, comenzó su columna de opinión publicada en The Washington Post donde básicamente dijo a sus ex colegas que las acciones de Trump ameritaban un juicio político.

El ex senador fue más lejos y le pidió a los senadores republicanos que no apoyaran a Trump para la reelección. En 2018 Flake renunció a buscar la reelección como senador cuando se percató que ya no compartía la visión de su partido y que no lograría superar el desafío de la primaria.

“Para aquellos que quieren poner a Estados Unidos en primer lugar, es de vital importancia en este momento de la vida de nuestro país que todos, aquí y ahora, hagamos eso. Confía en mí cuando digo que puedes ir a otro lado por un trabajo. Pero no puedes ir a otra parte por un alma”, escribió Flake.

Al interior del Partido Republicano los desacuerdos en torno a cómo enfrentar y manejar a Trump partieron desde el día en que se convirtió en presidente electo y una y otra vez, el liderazgo se ha caído y levantado por conflictos asociados o generados por Trump.

Golpes a la unidad

El juicio político es el más grande hasta ahora y ciertamente hay un esfuerzo importante por proyectar una imagen de unidad, pero que ya se ha mostrado difícil de mantener.

El viernes pasado el congresista republicano de Nevada Mark Amodei dijo a la prensa respecto a Trump y el juicio político: “Hagámoslo pasar por el proceso y veamos qué pasa”.

Eso se interpretó dentro del partido como un posible apoyo a la decisión de la líder demócrata Nancy Pelosi y Amodei se vio envuelto en una serie de llamadas con el liderazgo conservador en la Cámara Baja y la Casa Blanca, donde tuvo que explicarse una y otra vez.

Amodei no sólo enfrentó la ira dentro de las líneas partidarias, sino a seguidores de Trump furiosos que lo tacharon de “traidor” en su página de facebook.

Otros congresistas republicanos han criticado abiertamente a Trump por la llamada con el presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky.

“Quiero decirle al presidente que esto no está bien. Esa conversación no está bien. Y creo que es decepcionante para el público estadounidense cuando leen la transcripción", dijo Mike Turner de Ohio.

El senador republicano de Utah Mitt Romney, quien es conocido por su rechazo a Trump no se demoró en declarar que la llamada con Zelensky era “extremadamente problemática” y “profundamente preocupante”.

“Hasta ahora los republicanos han tomado una posición de esperar y ver. Están prestando atención a la política y donde se está moviendo la opinión pública, también están tratando de devolver el tema de Ucrania hacia los demócratas, al destacar el rol de Hunter Biden”, explicó a Univision Noticias el estratega republicano Brendan Steinhauser, ex director de campaña del senador republicano de Texas John Cornyn y cofundador de la firma Steinhauser Strategies.

“Creo que los republicanos actuarán como lo hicieron durante la etapa del reporte Mueller. Así como hay divisiones entre los demócratas sobre el juicio político, también las hay entre los republicanos. Los congresistas que están en distritos púrpura en ambos partidos, se van a mover más lento, van a tomar las cosas con más calma”, agregó.

Bajo presión

En la opinión de estrategas demócratas como Luis Miranda una prueba de la presión que han enfrentado los republicanos es que el líder de la mayoría conservadora en el Senado Mitch McConnell reconoció esta semana que debía considerar los artículos de juicio político si eran aprobados por la Cámara de Representantes.

“Los republicanos están mal con esto, pero no anticipo que cambien mucho la actitud que han mantenido hasta ahora desde que comenzó el gobierno de Trump. Seguirán haciendo lo que él quiere”, comentó Miranda a Univision Noticias.

A nivel de encuestas un estudio realizado por el sitio FiveThirtyEight, enfocado en el análisis estadístico de opinión pública, concluyó que actualmente hay un 46.7% de apoyo al juicio político de Trump y un 45.1% que lo rechaza. Pero entre los republicanos sólo un 12.1% respalda el proceso, mientras que en el caso de los independientes la cifra sube a 41.9%.


Analistas como Miranda anticipan cambios positivos para los demócratas en los números, sobre todo por las reacciones de Trump y su equipo.

“Para los demócratas el desafío ahora es mantener el énfasis en lo que hizo Trump y los obstáculos que están poniendo para impedir el rol congreso y lo están haciendo bien. Para los republicanos será más difícil, deben controlar Trump y Giuliani”, comentó.

El presidente ya describió su juicio político como un “golpe de estado”. “A medida que aprendo más y más cada día, llego a la conclusión de que lo que está ocurriendo no es un juicio político, es un golpe de estado, destinado a quitar el poder de las ........ personas, sus votos, sus libertades, su Segunda Enmienda, religión, militares, muro fronterizo y sus derechos dados por Dios como Ciudadano de los Estados Unidos de América! ”, escribió en su twitter.

El presidente incluso reprodujo un mensaje de uno de sus partidarios, quien expresaba que si llegaran a sacarlo del poder se desencadenará una “guerra civil” en el país.


Los mensajes de Trump están despertando nuevas críticas entre los republicanos. El congresista Adam Kinzinger, de Illinois, aseguró que “nunca se habría imaginado un comentario así de un presidente de Estados Unidos”, al hablar de “guerra civil” y lo calificó de “más que repugnante”.

Hasta ahora la Casa Blanca no ha organizado una respuesta coordinada para el juicio político, siguiendo la línea de salirse del libreto que Trump ha marcado desde el principio con su cuenta de Twitter. Una estrategia que sobrevivió a Mueller, pero que puede agotar su suerte antes de la elección.

Un escándalo “único y sin precedentes": los protagonistas de la polémica llamada que llevó a juicio político a Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería


Publicidad