La Casa Blanca dice que Trump apoya el mejorar la verificación de antecedentes para comprar armas

La declaración se produce menos de una semana después de la matanza de Parkland, que dejó 17 muertos, y tras las medidas de su administración en una dirección contraria a mayores regulaciones.

La Casa Blanca anunció este lunes que el presidente Donald Trump, quien en los últimos días ha sido criticado tras el tiroteo de Parkland, "apoya los esfuerzos para mejorar el sistema federal de verificación de antecedentes" para la compra de armas.

En un comunicado publicado menos de una semana después de la matanza de Florida en la que murieron 17 personas, la secretaria de prensa, Sarah Sanders, afirmó que el mandatario tuvo una conversación con el senador republicano de Texas John Cornyn el pasado viernes sobre un proyecto de ley que presentó junto con el demócrata de Connecticut Chris Murphy cuyo objetivo es revisar y endurecer los requisitos tanto federales como estatales para comprar armas.

El proyecto de ley de Cornyn y Murphy fue presentado en noviembre pasado y tiene un alcance limitado: obligaría a aplicar el requisito ya existente de que las agencias federales informen de cualquier crimen al Sistema Nacional Instantáneo de Verificación de Antecedentes Criminales (NICS, en inglés) del FBI.

También crearía incentivos financieros para que los estados informen al NICS de cualquier ofensa criminal, con el objetivo de fortalecer esa base de datos y prevenir que aquellas personas con antecedentes criminales puedan adquirir un arma de fuego.

Por ahora, no se vislumbra que exista un apoyo mayoritario en el Senado y la Cámara para aprobar ningún cambio legislativo enfocado en esa dirección.


Tras el tiroteo en la escuela Marjorie Stoneman Douglas en la ciudad de Parkland del pasado miércoles, estudiantes que sobrevivieron al incidente han levantado su voz para exigir leyes más estrictas e incluso se han dirigido directamente al presidente para que utilice su poder para avanzar legislación que pueda evitar que algo así se suceda de nuevo. Además, han convocado a manifestaciones en todo el país para el próximo 24 de marzo.

Un "asunto de salud mental"

Pese al comunicado de la Casa Blanca de este lunes, el presidente no tocó el tema de las armas en sus primeras declaraciones tras el tiroteo y culpó de lo sucedido a la "enfermedad mental" del joven Nikolas Cruz, autor confeso del tiroteo.

En un mensaje emitido el jueves en la mañana tan solo reconoció su intención de "atacar el difícil asunto de la salud mental", haciendo referencia a los supuestos desajustes que padecería el pistolero y dejando fuera de su alocución el tema de las armas.

Sin embargo, sus palabras contrastan con la presentación hace unos días de un proyecto de presupuesto para el próximo año que reduce en un 30% los fondos del Instituto Nacional de Salud Mental. Además, Trump firmó una ley al poco de llegar al Despacho Oval que desmontó numerosas regulaciones del expresidente Barack Obama para restringir el acceso a las armas.


Obama pretendió meter en la base de datos nacional para la revisión de antecedentes a personas que recibieran cheques de la Seguridad Nacional por enfermedades mentales y aquellos considerados incapacitados para manejar sus finanzas. De haber entrado en vigencia, unas 75,000 personas habrían sido añadidas al registro que se usa para certificar que el comprador de un arma no tiene en su historial algo que le impida poseer un arma de fuego.

Sin límetes a la posesión de armas

El presidente Trump llegó a la Casa Blanca con el apoyo de la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés), dada su posición favorable a la posesión de armas. De hecho, en 2015, durante el anuncio de su segúnda polícita de campaña, se mostró contrario a un aumento en las revisiones de antecedentes y dijo que el gobierno no debería poner ningún tipo de límites sobre el tipo de armas de fuego que la gente pueda poseer.

"La segunda enmienda de nuestra Constitución es clara", escribió en el resumen publicado entonces en su sitio de internet. " El derecho de la gente de poseer y portar armas no debe infringirse. Punto", subrayó.

También se expresó contra contra la expansión del sistema de revisión de antecedentes al señalar que el sistema debía primero mejorar, y añadió que se oponía a todas las restricciones en cuanto a la capacidad del barrilete y tipo de armas de fuego.

"Quienes respeten las leyes deberán poder poseer el arma de fuego de su opción", recalcó. "El gobierno no tiene por qué dictar qué tipo de armas de fuego pueden poseer las personas buenas y honestas", añadió.