null: nullpx

Francia: el novato Macron (que Obama apoya) frente al discurso antiinmigrante de la ultraderechista Le Pen (que Trump apoya)

Emmanuel Macron y Marine Le Pen pasan a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, pero el centrista tiene ahora más fácil la victoria contra la líder del Frente Nacional. Por primera vez, caen los dos grandes partidos en la primera votación.
23 Abr 2017 – 5:22 PM EDT

El resultado de la primera vuelta de las elecciones de este domingo en Francia aupa a una nueva generación de políticos tras el hundimiento de los dos grandes partidos, pero los votantes no se han entregado al nacionalismo antiinmigrante.

Emmanuel Macron, de 39 años, de un partido centrista creado por él mismo hace un año y que nunca había sido elegido antes en las urnas para un cargo público, es ahora el favorito para ser elegido presidente de la República el próximo 7 de mayo, en la segunda vuelta. Tendrá que batirse contra la líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, de 48 años, pero para Macron será más fácil aglutinar el voto de los otros nueve candidatos que competían a izquierda y derecha.

El domingo por la noche, Le Pen pidió a los franceses que la ayuden a luchar contra “las élites arrogantes”, con palabras que recuerdan a las de Donald Trump, pero en este caso, su rival es un político nuevo y joven que no es parte del ' establishment'. Le Pen lleva dos décadas en política, aunque sea como representante de un partido marginado por los demás grupos.

Una parte de los votantes se quedará en casa en la segunda vuelta, pero Macron figura entre segunda opción favorita de más votantes que Le Pen.

El ex primer ministro François Fillon, de centro-derecha, pidió el voto para Macron minutos después del cierre de las urnas. Benoît Hamon, candidato del partido socialista, también hizo lo mismo. Jean-Luc Mélenchon, candidato izquierdista, casi empatado en voto con Fillon, sugirió que no apoyará a ninguno de los dos finalistas.

En 2002, cuando Jean-Marie Le Pen, el padre de Marine, pasó a la segunda vuelta, Jacques Chirac lo derrotó por 80 puntos. Entonces hubo un “pacto republicano” por el que los demás candidatos pidieron a sus votantes que se unieran contra Le Pen. Ahora es improbable que haya tanta diferencia entre el ganador y el perdedor por la mayor fragmentación del voto y el atractivo del mensaje antieuropeo también en una parte de la izquierda.


Fotos: Así se vivió la jornada en la primera vuelta de la elección presidencial en Francia

Loading
Cargando galería

Europa frenando la ola

Si Macron es elegido presidente, la lección es que Europa puede frenar la ola nacionalista y antiglobalización tras un 2016 que fue en la dirección opuesta con la elección de Donald Trump y el 'sí' en el referéndum de Reino Unido a la salida de la Unión Europea.

En marzo, el candidato de extrema derecha Gert Wilders también perdió en las elecciones en Países Bajos, pero la perspectiva de que Macron sea presidente es especialmente importante para la Unión Europea y para la canciller alemana Angela Merkel, que busca aliados en medio de las crisis de identidad de los últimos meses. Alemania también celebra elecciones en septiembre.

Tanto Le Pen como Mélenchon han cuestionado la permanencia de Francia en la Unión Europea. Le Pen, además, tiene un mensaje contra los inmigrantes de cualquier procedencia, especialmente agresivo con los musulmanes y los judíos. Los mensajes antisemitas de su partido, de hecho, han asustado a veces a otros nacionalistas europeos, como Nigel Farage, el artífice del Brexit y amigo de Trump.

Trump vs Obama

Los políticos estadounidenses también han mostrado interés en los últimos días de la campaña. Trump ha hecho varias declaraciones a favor de Le Pen y sugirió que el miedo al terrorismo sería suficiente para que ganara la candidata que coincide con él en algunos mensajes.

Le Pen se ha mostrado favorable a Trump (y a Vladimir Putin), pero en las últimas semanas ha criticado al presidente de Estados Unidos por el ataque en Siria o por alabar a la OTAN. Dice que ella nunca “cambiaría de opinión” como cree que ha hecho Trump.

El expresidente Barack Obama llamó por teléfono el jueves a Macron para felicitarle por su “compromiso” con la Unión Europea y animarle a que hiciera campaña hasta el último momento, porque ahí es donde se pierden o se ganan las elecciones.

Algunos de los mensajes de Macron parecen imitar a los lemas de Obama. La noche de las elecciones, Macron dijo que sus votantes son "la nueva cara de la esperanza".

Macron compartió una foto y un vídeo de su conversación con Obama.

El fin de una era

Otro resultado de estas elecciones es el cambio en la dinámica de partidos arraigada en Francia desde que en 1965 se empezó a elegir por sufragio directo al presidente de la República.

Por primera vez, se ha quedado fuera de la segunda vuelta el partido de centro-derecha tradicional, el de De Gaulle, Chirac o Sarkozy. Para el partido socialista, es la segunda vez por las elecciones de 2002 cuando pasó Le Pen padre. Los dos principales partidos nunca habían tenido tan poco porcentaje de voto juntos, sustituidos por otros grupos más pequeños y radicales a derecha e izquierda y por la novedad de Macron.

Macron fue ministro de Economía con el Gobierno socialista de François Hollande, pero defiende ideas más a la derecha que él. Trabajó como banquero de inversión. Su partido se define sobre todo como europeísta y defiende posturas más moderadas en inmigración.

Pese a su experiencia de dos años como ministro, Macron es un novato en política. Nunca había sido elegido antes para un cargo público. De hecho, si gana en la segunda vuelta, tendrá como reto conseguir suficientes diputados para la Asamblea Nacional, que se celebran el 11 y 18 de junio, también en dos vueltas.

Aunque el presidente tiene más poder en Francia que en otros sistemas parlamentarios, si Macron llega al Elíseo, necesitará el apoyo de otros partidos en la Asamblea, probablemente los conservadores y socialistas que han perdido este domingo.


RELACIONADOS:PolíticaFranciaUnión Europea

Más contenido de tu interés