null: nullpx

Exasesora de Trump se negó 155 veces a responder en el Congreso sobre su trabajo en la Casa Blanca

La exdirectora de comunicaciones de la presidencia, Hope Hicks, estuvo casi 8 horas en comparecencia a puertas cerradas ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes. Los abogados le impidieron responder apelando a la separación de poderes y la ‘inmunidad’ de la exfuncionaria.
21 Jun 2019 – 8:52 AM EDT

Una transcripción del testimonio a puertas cerradas de Hope Hicks este miércoles ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes, muestra cómo la exasesora presidencial Hope Hicks se negó a responder 155 preguntas acerca de su gestión como directora de comunicaciones de la Casa Blanca para la administración Trump.

Durante cerca de ocho horas, la que ha sido considerada cercana confidente de Trump estuvo negándose a responder preguntas de todo tipo, apoyándose en las objeciones de los abogados del presidente, Michael Purpura y Patrick Philbin, que llegaron incluso a bloquear preguntas sobre dónde se encontraba la oficina de Hicks en la Casa Blanca, o si el presidente venía alguna vez a hablar con ella en la hora del almuerzo.

En esta línea, solo le permitieron responder a una pregunta sobre el clima en su primer día de trabajo. “Fue un día nublado”, contestó la exasesora.

Hicks, cuyo nombre aparece citado en el informe Mueller más de 180 veces, trabajó para Trump desde antes de lanzar su candidatura a las elecciones de 2016 y renunció a su puesto en la Casa Blanca en 2018, tras su comparecencia ante el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja.

En la transcripción, de 273 páginas, publicada este jueves por los demócratas que controlan el comité, se aprecian las frecuentes interrupciones y objeciones de los abogados.


Junto a la transcripción de las declaraciones de Hope Hicks, los demócratas publicaron un informe que resume la comparecencia, en donde destaca lo que podría ser la única información novedosa de la entrevista:



Al notar que no les sería posible sacar información a Hicks sobre su período como directora de comunicaciones de la Casa Blanca, los demócratas buscaron centrar su interrogatorio en la interferencia rusa en las elecciones de 2016, cuando Hope Hicks se desempeñaba como secretaria de prensa para la campaña presidencial de Trump.


Hicks se mostró de acuerdo con que los rusos interfirieron en las elecciones de 2016 en favor de Trump y en contra de Clinton, dijo haber “aprendido” de esas elecciones y que hoy no aceptaría “información de oposición extranjera de un gobierno extranjero”, por lo cual, si considerara la oferta creíble, la denunciaría al FBI, declaró.

Se trata de un notable distanciamiento de la postura de Trump, quien dijo que no veía ningún problema en aceptar información extranjera ‘provechosa’ contra sus oponentes, aunque después se retractó.

Aparte de estas declaraciones, la comparecencia de Hope Hicks no aportó mucha más información.

La Casa Blanca declaró que Hicks era "absolutamente inmune" a declarar sobre su gestión en el cargo que ejercía en la Casa Blanca debido a la separación entre los poderes Legislativo y Ejecutivo.

En su cuenta de Twitter, el presidente Trump lamentó que los demócratas estén “haciendo pasar a la maravillosa Hope Hicks por un infierno”, lo cual calificó de “injusto y muy costoso para ella”.


De acuerdo con la transcripción, durante el testimonio del miércoles Hicks se negó a responder varias preguntas sobre las acciones del presidente, sus conversaciones con él e incluso, con funcionarios fuera de la Casa Blanca.

Entre las objeciones que más molestaron a los demócratas se encuentran las relacionadas con el testimonio de la exasesora a la investigación encabezada por Robert Mueller, pues según ellos dichas objeciones no tienen una base legal, ya que Hicks declaró detalladamente ante el fiscal especial, o sea, es un testimonio ya concedido.

Los demócratas presentan la comparecencia como otra prueba de los esfuerzos de la Casa Blanca por evitar que sus testigos cumplan con las investigaciones de los demócratas de la Cámara sobre la administración Trump o las finanzas y negocios personales y familiares del presidente.

Meses después de su salida del gobierno, el conglomerado Fox anunció que Hicks pasaría a formar parte de su equipo directivo desde Los Ángeles, al frente de lo que llamó "New Fox" y que comprende a Fox News, Fox Sports y Fox Business .

Aunque su nombre no era de los más mencionados y durante su tiempo en la Casa Blanca se mantuvo fuera de la atención pública, otros miembros de la administración aseguran que el presidente la escuchaba como a pocos y que estuvo presente en momentos y decisiones importantes tomadas por el mandatario.


Las renuncias y despidos más sonados del gobierno de Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés