Directora de Comunicaciones de la Casa Blanca reconoce haber dicho "mentiras blancas" por Trump, pero no sobre Rusia

Hope Hicks no respondió buena parte de las preguntas que le hizo el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja sobre los posibles contactos del círculo de Trump con emisarios rusos.

La directora de Comunicaciones de la Casa Blanca, Hope Hicks, fue entrevistada este martes por el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes en el marco de una de las investigaciones del Congreso en torno a la intromisión rusa en las elecciones presidenciales 2016. Allí, a puertas cerradas, Hicks le dijo a los investigadores que su trabajo para el presidente Donald Trump de vez en cuando requería que ella dijera "mentiras blancas", según indicó The New York Times.

Sin embargo, Hicks aclaró a los legisladores que esas 'mentiras' nunca habían tocado temas fundamentales, entre ellos la investigación de los supuestos conctactos de la campaña con operarios rusos en el llamado ' Rusiagate' que investiga la fiscalía especial de Robert Mueller.

El interrogatorio, que duró más de ocho horas, no resultó muy productivo para el panel de congresistas ya que Hicks se negó a responder preguntas a los investigadores sobre la interferencia de la campaña rusa y presuntos contactos de la campaña de Trump con agentes vinculados al Kremlin, indicaron los legisladores.

El congresista republicano Peter King dijo a Bloomberg que los primeros 20 minutos de interrogatorio a Hicks establecieron qué áreas no discutiría. La joven dijo que bajo instrucciones de la Casa Blanca, se negaba a responder preguntas relacionadas con el período de transición entre la elección y la toma de posesión de Trump, así como asuntos de "el ala oeste".


Hicks dijo al panel que desde la presidencia le habían pedido que discutiera solo su tiempo en la campaña. Para negarse a contestar, Hicks citó el privilegio ejecutivo que permite no tocar ciertos temas alegando que es en pos de proteger la seguridad nacional.

"¡Nos 'bannearon'!", dijo con ironía el congresista demócrata por Washington y miembro del panel de investigación, Denny Heck, en referencia a la negativa del ex estratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon a responder algunas preguntas cuando fue entrevistado por el mismo cuerpo.


Cuando Bannon asistió a su interrogatorio igualmente se negó a testificar sobre su trabajo para el equipo de transición presidencial y en la presidencia. Según informes, varios legisladores están considerando si iniciar un procedimiento contra el polémico Bannon, quien abandonó su posición en agosto pasado por disputas con miembros del gabinete de la Casa Blanca.

Adam Schiff, congresista por California y principal demócrata del panel, dijo al diario neoyorquino que instaba a los republicanos que controlan el comité a citar a Hicks nuevamente.

"Esa es una demanda demasiado amplia de privilegio (...) Esto no es un privilegio ejecutivo, es obstruccionismo ejecutivo", dijo al diario.


Este comité lleva adelante una de las cuatro investigaciones del Congreso sobre la intromisión rusa en las elecciones 2016, posible colusión con la campaña de Trump y si hubo intentos de obstruir a la justicia por parte del presidente. Además está la del fiscal especial Robert Mueller, que ya ha puesto cargos contra cinco personas, tres de ellas del círculo de la campaña de Trump.

Hicks es crucial porque, entre otras cosas, un trabajo de The New York Times a inicios de febrero reveló con tres tres fuentes que Hicks dijo a Trump en una teleconferencia que los correos electrónicos de su hijo, Donald Trump Jr., con presuntos funcionarios rusos "nunca saldrían a la luz pública".

Hicks ya fue entrevistada por los investigadores de Mueller en diciembre y también testificó ante el Comité de Inteligencia del Senado.

RELACIONADOS:RusiagateCasa BlancaDonald Trump