publicidad

El veterano Putin con el novato Trump: la reunión que tiene nervioso a Washington y al mundo entero

El veterano Putin con el novato Trump: la reunión que tiene nervioso a Washington y al mundo entero

El primer viaje internacional de Trump le ayudó a escapar de las presiones del ‘Rusiagate’, pero este segundo lo pone frente a quien la inteligencia culpa de la interferencia de las elecciones del 2016 y que tiene a su campaña bajo la lupa de una investigación federal.

El momento en que Trump y Putin se encuentran en la Cumbre del Grupo de los 20 Univision

Lo más esperado del segundo viaje internacional del presidente Donald Trump es su reunión con su colega ruso Vladimir Putin, en un aparte de la Cumbre del Grupo de los 20 que se realiza en Alemania, por las repercusiones que puede tener globalmente y en la política nacional estadounidense.

Trump se sentará por primera vez con el hombre al que sus agencias de inteligencia acusan de haber ordenado el hackeo de las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 para torpedear las posibilidades de triunfo de Hillary Clinton y, en el proceso, favorecer al republicano.

Todos estarán atentos de los temas que se discutan en el encuentro, pero sobre todo auscultarán al mínimo detalle el lenguaje corporal de ambos hombres, la intensidad del apretón de manos, la manera como se miren, si se sonríen demasiado o no, qué tan amigos puedan llegar a parecer.

Y mientras los observadores del mundo entero estarán expectantes por el encuentro entre los presidentes de las dos potencias atómicas, viejas enemigas que han visto sus animosidades resurgir en los últimos años, en Washington muchos estarán aguantando la respiración temerosos de lo que pueda decir el mandatario estadounidense, quien tuiteó este mismo viernes: "mucho por discutir".

Trump, imprevisible y locuaz, es un novato en las lides del gobierno y la diplomacia (justo el atractivo que lo ayudó a ser elegido presidente), al contrario del parco y experimentado Putin, un antiguo jefe de inteligencia soviético devenido en la figura dominante de la política rusa de las últimas dos décadas.

publicidad

Por eso, algunos temen que el estadounidense pueda decir literalmente cualquier cosa, sobre el vínculo que quiere construir con Moscú o el trabajo de los hackers rusos, más allá de los consejos que ha recibido de sus asesores.

Previo a su encuentro bilateral, ambos ya tuvieron la oportunidad en Hamburgo de estrecharse las manos por primera vez, según dijo el portavoz del Kremlin Peskov. "Se dieron la mano y dijeron que se reunirían por separado y se verían pronto", apuntó.


Dudas en la inteligencia

Trump acude a la cita luego de poner reiteradamente en duda la calidad de la información que recaban sus propios servicios de inteligencia respecto a Rusia. Cosa que hace también, por supuesto, la parte señalada.

La víspera, en Polonia, volvió a hacerlo al decir que “pudo haber” interferencia rusa en las elecciones, pero matizó el comentario inmediatamente diciendo que "creo que muy bien podría haber sido Rusia, creo que bien podría haber sido otros países, no voy a ser específico, pero creo que mucha gente interfiere", manteniendo su distancia de las conclusiones de los investigadores estadounidenses.

También asomó una crítica a Moscú por su efecto “desestabilizador”, lo que algunos pueden explicar por la necesidad de marcar distancia y no aparecer demasiado amigable ante Rusia, país que al fin y al cabo es un enemigo histórico de EEUU.

Durante la campaña Trump expresó su admiración por Putin, a quien alabó como un líder fuerte, en contraste con la debilidad de la que acusaba a Barack Obama.

Relacionado
Donald  y Melania Trump en Washington, momentos antes de emprender uno d...
Trump ante su primera cita con Putin: sin agenda y sin ganas de hablar de elecciones

Pero ahora, es crucial para Trump presentarse como un líder sólido frente a Putin, sobre todo si quiere disipar las persistentes versiones (no demostradas) que vinculan a su campaña electoral con el hackeo ruso y que son objeto de investigación por parte del FBI y del Congreso.

Aunque guardando las diferencias entre estilos personales y los sistema políticos que presiden, ambos tienen cosas en común, como su desdén por el trabajo del periodismo investigativo, eso que a Trump le gusta calificar como “ fake news” (noticias falsas).

Viaje al centro del 'Rusiagate'

EEUU y Rusia viven una suerte de reactivación de la Guerra Fría, por las políticas expansionistas rusas reflejadas en la invasión de la península de Crimea, en Ucrania, en 2014.

publicidad

En un momento en el que Washington mantiene sanciones financieras sobre Moscú y con el Congreso estudiando sumar nuevas, todos estarán escudriñando al detalle la clase de acuerdos que Trump alcance con Putin.

Ambos líderes tienen delicados temas globales que tratar, como el manejo de la crisis en Siria y cómo combatir la amenaza terrorista de ISIS mientras se controla los impulsos militaristas del gobierno de Bashar al Asad.

O el desafío diplomático que presenta Corea del Norte con la continuación de su programa de armas nucleares y el desarrollo misilístico, cuya última prueba parece dejar a partes de EEUU al alcance de un eventual ataque norcoreano.

El primer viaje internacional de Trump en mayo pasado fue visto como una oportunidad para escapar de las presiones que imponía la investigación del llamado ‘Rusiagate’.

Paradójicamente, esta segunda gira al exterior lo acerca a quien es visto por la inteligencia y parte de la diplomacia estadounidense como el jefe de una operación para pervertir el sistema electoral o al menos generar desconfianzas en su funcionamiento, lo pone en el centro de esa trama que pende sobre su gobierno como una nube.

En fotos: Así transcurre el segundo viaje internacional de Donald Trump
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad