null: nullpx

El desconocido congresista republicano que generó una (nueva) tormenta política en Washington

El hombre que debía investigar las conexiones entre la campaña de Donald Trump y Rusia durante las elecciones, Devin Nunes, pasó de tener bajo perfil a estar en el centro del huracán acusado de falta de transparencia y de ser un operario de la Casa Blanca.
28 Mar 2017 – 6:28 PM EDT

El congresista republicano por California Devin Nunes cambió su perfil bajo en estos últimos días para estar en el centro de una tormenta política que involucra al presidente y al denominado Rusiagate.

Nunes es el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes y por tanto tiene un importante papel en las investigaciones que lleva adelante el Congreso en torno a la intervención de Rusia en las elecciones de 2016 y, claro, las conexiones de la campaña de Donald Trump con los rusos.

Pero ciertas acciones y decisiones de Nunes, algunas hechas sin consultar al resto de los integrantes del comité que preside, han pueso en entredicho su neutralidad a la hora de investigar al entorno presidencial y ha llevado a varias voces a pedir su renuncia o al menos su inhibición en el caso.

Debido a las denuncias sobre Nunes al Comité de Ética del Congreso, este miércoles 6 de abril, el congresista anunció que se apartará temporalmente de la investigación sobre las interferencias de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, incluyendo los nexos entre Moscú y los miembros de la campaña de Donald Trump. En un comunicado, Nunes justificó la decisión porque considera que es "lo mejor" para el comité y para el Congreso.

En el transcurso de una semana Nunes ha hecho cosas que pocos esperaban de un legislador en su posición: dio confusa información a la prensa sin hablar antes con sus colegas, fue a la Casa Blanca a buscar supuesta información sobre un tema que atañe a la presidencia, y suspendió también inconsultamente una audiencia pública en la que debía testificar una importante testigo.

Nunes habló ante la prensa sobre información que suele manejarse de modo secreto sobre las supuestas escuchas a comunicaciones realizadas a fines de 2016 en la Torre Trump por parte de las agencias de inteligencia de Estados Unidos. Semanas atrás el congresista fue el centro de atención al admitir que fue a la Casa Blanca para reunirse con la "fuente secreta" que estaría detrás de su afirmación de que las escuchas al entorno de Trump fueron de modo "incidental".


¿Quién es Devin Nunes?

Devin Nunes tiene 44 años y desde 2003 es miembro de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, por el distrito 22 de California, que abarca parte de los condados de Tulare y Fresno.

Es miembro del Comité de Medios. Fue nombrado miembro del Comité Permanente de Inteligencia en el Congreso número 112 (2011-2013) y se convirtió en su presidente en el Congreso 114 (2015-2017).

Criticó al gobierno de Barack Obama, en especial en temas como el manejo del expresidente del ataque a la sede diplomática de EEUU en Bengasi, Libia en 2012 durante el que murió el embajador Chris Stevens y tres contratistas de seguridad estadounidenses.

Si bien Nunes se mantuvo neutral durante las primarias en 2016 y se limitó a decir que apoyaría al candidato de su partido, cuando muchos republicanos miraban recelosos a Trump como posible aspirante presidencial, tras el triunfo en las elecciones presidenciales de noviembre fue llamado a formar parte del equipo de transición de Trump desde donde ayudó a tomar decisiones sobre el que sería el futuro gabinete.


Parte del trabajo del Comité de Inteligencia presidido por Nunes ha sido investigar el caso del exagente Edward Snowden, responsable de la mayor filtración de documentos clasificados de la historia de EEUU; el acuerdo nuclear firmado con Irán para la no proliferación nuclear y los correos electrónicos del servidor privado que Hillary Clinton usó cuando ejercía como secretaria de Estado.

Ahora, encabeza una investigación - de las cuatro en marcha dentro del Congreso- que debería ser imparcial sobre la interferencia de Rusia en las elecciones de 2016.

¿Imparcial?

Varios demócratas, entre ellos la líder de la minoría de la Cámara, Nancy Pelosi, y el congresista demócrata de más alto rango en el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, pidieron que Nunes de un paso al costado en la investigación de la intervención rusa y los lazos con la campaña de Trump por mostrar posiciones que parecen alineadas con los intereses de la Casa Blanca.

"El presidente de la Cámara Paul Ryan debe insistir en que el Nunes al menos se recuse de la investigación de Trump y los lazos con Rusia de inmediato", aseguró Pelosi este lunes, algo que Ryan repondió indirectamente ratificando su plena confianza en Nunes.

El 22 de marzo, días luego de las acusaciones sin pruebas de Trump a Obama por supuesta intervención en sus llamadas en la Torre Trump, Nunes sorpresivamente habló ante la prensa con pruebas de inteligencia que, según él, le suministró una "fuente secreta" que probaban que el actual presidente había sido "espiado".


"Creo que hubo algún nivel de actividades de vigilancia, tal vez legales, pero no sé si correctas", dijo Nunes, en unas declaraciones que resultaron confusas para la mayoría de los medios, aunque el presidente Trump y muchos republicanos aseguraron que lo "revindicaban".

El congresista aclaró que las comunicaciones interceptadas "no estaban relacionadas con la investigación en curso de la inteligencia sobre los presuntos contactos entre el entorno de Trump y Rusia".

Después de que Nunes habló con los reporteros fue a la Casa Blanca. Esto, sumado a los datos presentados por Nunes y los dichos de Trump, suscitaron sospechas de una coordinación entre el congresista y el ejecutivo para respaldar las afirmaciones de Trump.


Nunes dijo a CNN el lunes que sus visitas a la Casa Blanca se deben a que la información de inteligencia no estaba disponible para el Congreso. Afirmó que no se reunió con Trump o sus ayudantes en ese momento.

Un comité tenso

La investigación del 'Rusiagate' ha generado divisiones partidistas en el comité. Luego de las tensiones generadas por sus dichos, el jueves pasado Nunes admitió ante sus colegas que se equivocó al no haberles comunicado primero lo que hablaría con la prensa, según reportaron varios medios.


El cortocircuito en el comité se agravó al día siguiente (el viernes 24 de marzo) cuando integrantes demócratas como Schiff sugirieron que el inusual movimiento de Nunes de cancelar la audiencia pública sobre el caso de la intervención rusa prevista para este martes 28 de marzo fue por presiones de la Casa Blanca.

Nunes argumentó que canceló la audiencia para tener una reunión informativa clasificada con los directores de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y el FBI.

Justamente, por primera vez, el director del FBI, James Comey, y el jefe de la NSA, Mike Rogers, habían testificado el lunes 20 de marzo en una audiencia pública que el FBI está investigando posibles lazos entre la campaña de Donald Trump en simultáneo a la influencia de Moscú en las elecciones de 2016.

Los demócratas han pedido una investigación independiente sobre la interferencia de Rusia en las elecciones y han enviado una propuesta al Congreso para formar una comisión de 12 exaltos funcionarios de seguridad nacional, policía y funcionarios electorales respetados por ambos partidos. Pero los republicanos, que tienen mayoría en ambas cámaras, han rechazado esos pedidos.

En fotos: Así transcurrieron los primeros 100 días de Donald Trump en la Casa Blanca

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés