EEUU empuja a una guerra comercial al imponer aranceles al acero y al aluminio de México, Canadá y la Unión Europea

La medida, que empezará a aplicarse desde este viernes 1 de junio, tuvo una reacción inmediata de los afectados, que respondieron con medidas similares.

Estados Unidos anunció este jueves que va a imponer finalmente aranceles del 25% y el 10% al acero y al aluminio importado de México, Canadá y la Unión Europea. La medida se toma en la recta final de las negociaciones de Washington con sus dos vecinos sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA).

La orden, que comenzará a aplicarse este 1 de junio, fue anunciada por el secretario del Comercio, Wilbur Ross, en una conferencia telefónica con periodistas horas antes de que se cumpliera el plazo para tomar una decisión al respecto. Desde hace más de dos décadas, México y Canadá se beneficiaban de una política sin aranceles mutuos con Estados Unidos.

La respuesta de los afectados no se hizo esperar. México anunció tarifas al cerdo, uvas, manzanas y acero provenientes de Estados Unidos. Por su parte, la Unión Europea subrayó que no le queda "otra salida" que imponer medidas recíprocas. Y Canadá indicó que considera "inaceptables" las tasas y anunció una medida recíproca desde el 1 de julio que costará a Washington 12,300 millones (16,000 millones de dólares canadienses). Entre los productos estadounidenses que se verán afectados al cruzar la frontera norte están el café, el jugo de naranja, la mayonesa o el whisky.

El 8 de marzo, el presidente Donald Trump firmó la imposición de aranceles a la importación de acero y aluminio, una medida polémica que fue cuestionada tanto por aliados del presidente dentro del Partido Republicano como por naciones amigas de EEUU. Ese día, tanto México como Canadá quedaron excluidos, aunque de manera temporal, mientras seguían las negociaciones sobre el futuro del NAFTA.


Ya en aquel momento, los dos vecinos de Estados Unidos se quejaron. Ildefonso Guajardo, ministro de Economía de México, dijo que " bajo ninguna circunstancia toleraremos ningún tipo de presión". Por su parte, Francois-Phillippe Champagne, ministro de Comercio de Canadá, sostuvo que su país no aceptará ningún tipo de obligaciones o cuotas por parte de Washington, informó Reuters.

Con el paso de este jueves, la administración de Trump se acerca más a una dura guerra comercial de consecuencias aún desconocidas.

El peso del acero

Enrique Peña Nieto, presidente de México, y Justin Trudeau, de Canadá, conversaron este jueves tras conocer la noticia. Ambos mandatarios "lamentaron y expresaron su rechazo a la reciente decisión de los Estados Unidos", indicó la Presidencia de México en un comunicado.

En México la producción de acero en 2017 generó 369,182 millones de pesos, lo que representa el 1.9% del Producto Interno Bruto Nacional. Esta producción, tan solo entre 2015 y 2016, empleó a alrededor de 112,000 personas en el país.

A nivel mundial, México se encuentra entre los 15 países con mayor producción de acero con 18.8 toneladas, según datos de 2016. En América Latina es el segundo mayor productor de este metal.

México es el cuarto principal exportador de acero a Estados Unidos. De acuerdo con datos de Reuters, en 2017 EEUU consumió 3.34 millones de toneladas de acero mexicano, lo que representa el 9.4% del total de acero que importa.


Represalias europeas

En su conferencia telefónica, Ross destacó que "hubo avances en las conversaciones con la UE", pero indicó que no fueron suficientes "para mantener las exenciones temporales o lograr exenciones definitivas".

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, órgano ejecutivo de la UE, respondió al gobierno de Trump casi inmediatamente afirmando que la medida de este jueves es "proteccionismo puro y duro" y subrayó que la decisión de Washington no le deja "otra salida" a la Unión Europea que imponer medidas recíprocas.

La Unión Europea ya había avisado en marzo de la posibilidad de represalias contra los productos estadounidenses. Así, la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, anunció que estaban estudiando elevar impuestos de productos estadounidenses, como los jeans Levi's o el bourbon.

Pero no serían los únicos productos: según señalaron otros funcionarios de la UE, en la lista también entrarían las motos Harley Davidson o las naranjas de la Florida. Específicamente serían productos que estarían producidos en estados controlados por republicanos.


El frente chino

El anuncio de Ross se produce también cuando Washington tiene un frente abierto con Pekín. Este miércoles llegó una delegación estadounidense a China para trabajar conjuntamente con las autoridades de este país para "implementar el consenso al que han llegado" en las negociaciones. En los últimos días ha aumentado la tensión entre los dos países ante la posibilidad de iniciar otra guerra comercial.


Y es que la Casa Blanca anunció este martes que va a imponer aranceles del 25% a determinados productos chinos con "tecnología industrial significativa" como parte de sus acciones para combatir el robo de propiedad intelectual del que acusa a Pekín.


Este movimiento, que se produjo cuando los dos países están en negociaciones para un acuerdo comercial, contradicen las palabras de Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, quien indicó que dichos aranceles iban a ser suspendidos durante el proceso.