null: nullpx
Casa Blanca

Diez jugadores latinos y afroestadounidenses desplantan el agasajo en la Casa Blanca a los Medias Rojas de Boston

La más notoria de las ausencias al acto en la residencia presidencial fue la del entrenador del equipo, el puertorriqueño Alex Cora, quien ha criticado la gestión de la Administración Trump en la isla después del huracán María.
10 May 2019 – 6:34 AM EDT

La vieja costumbre de celebrar triunfos deportivos en la Casa Blanca por encima de las diferencias políticas o ideológicas, bajo el gobierno del presidente Donald Trump se ha roto más de una vez. Y volvió a ocurrir este jueves cuando unos diez jugadores latinos y afroestadounidenses del equipo de béisbol los Medias Rojas de Boston no asistieron a una recepción en la sede presidencial para honrar su victoria en la Serie Mundial en 2018.

Algunos de los beisbolistas explicaron públicamente el motivo de su ausencia al evento y otros no. Uno de los que argumentó la razón fue su entrenador, Alex Cora, quien dijo el domingo a los periodistas que no pensaba acudir a la Casa Blanca por la gestión de la Administración Trump en respuesta al paso del huracán María, que asoló Puerto Rico en septiembre de 2017 y dejó unos 3,000 muertos.

Cora, originario de Caguas, en Puerto Rico, señaló a la prensa que "algunas cosas en casa están geniales", pero reconoció que todavía queda mucho por hacer.

"Esa es nuestra realidad. Saben, es bastante duro, saben, ir a celebrar cuando estamos donde estamos. Preferiría no ir. Y, saben, simplemente (quiero) ser coherente con todo", dijo Cora, citado por EFE.


Tampoco asistió al acto el receptor puertorriqueño Christian Vázquez. "Es personal, hermano", dijo Vázquez, de Bayamón, Puerto Rico, en una breve entrevista al diario The Washington Post antes de un partido contra los Orioles de Baltimore el miércoles. "Todo el mundo tiene opiniones personales", dijo Vázquez. "No me gusta hablar de esos pensamientos".

Los afroestadounidenses Mookie Betts y David Price tampoco fueron a la recepción en la mansión presidencial.

Locura en Boston: así fue el desfile de campeón de los Red Sox

Loading
Cargando galería

El presidente destacó la labor desempeñada por los jugadores que sí acudieron al acto como Nathan Eovaldi, Chris Sale, y Steve Pearce, pero no mencionó a los ausentes. En la ceremonia del jardín sur, Trump obsequió a los jugadores y entrenadores y les prometió que les daría un recorrido por el dormitorio Lincoln.

"A lo largo de la temporada 2018, los Medias Rojas fueron, francamente, imparables", destacó el presidente, quien agregó que el equipo siempre jugó como "campeones".

En breves comentarios, el lanzador Chris Sale calificó la visita como un "honor muy alto", y el jardinero J.D. Martinez, descendiente de cubanos, dijo que era una "oportunidad única en la vida", tras lo que agradeció a Trump por su hospitalidad.

Trump afirmó que le gusta el béisbol, al que llamó "un juego muy especial, un deporte muy especial", que él mismo practicó en la enseñanza secundaria.

Preguntado por la prensa, el mandatario dijo que le gustaba ese equipo y defendió la gestión de la crisis ocasionada por el huracán María de su Administración."A la gente de Puerto Rico debería gustarle de verdad el presidente Trump", dijo.

Los Medias Rojas han tratado de minimizar el incidente, pero la división del equipo por motivos raciales es el símbolo de una era en la que Trump, que ha sembrado y explotado profundas divisiones en la sociedad estadounidense, impulsa a la nación a enfrentarse a cuestiones fundamentales de identidad.

Una portavoz de la Casa Blanca se negó a comentar el desplante de los diez jugadores y en su lugar se refirió a los comentarios públicos de Trump.

Casos anteriores

En raras ocasiones, los atletas boicotearon las visitas a la Casa Blanca de los presidentes anteriores por razones políticas. Pero Trump se ha enfrentado directamente y con entusiasmo a los disidentes, agravando las disputas y avivando las tensiones raciales y sociales.

Equipos enteros, como el equipo de baloncesto masculino de la Universidad de Virginia este mes, han rechazado invitaciones, mientras que la Casa Blanca no ha hecho ofertas a algunos equipos femeninos, incluyendo a dos campeonas de la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino, que normalmente han estado en la lista.

Trump revocó airadamente las invitaciones a los Golden State Warriors en 2017 y a las Philadelphia Eagles el año pasado, después de que jugadores negros anunciaran públicamente que no vendrían.

El patinador artístico Adam Rippon, que ganó el bronce en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018 y actualmente está retirado, tampoco participó en la visita del equipo de Estados Unidos a la Casa Blanca.

"Realmente muestra la división y el lugar en el que estamos en nuestro país", dijo Rippon al Post, añadiendo que la división racial entre los Medias Rojas deja en evidencia que las minorías están "excluidas" de la agenda de gobierno de Trump y se sienten obligados a posicionarse.

Aún así, a comienzos de esta semana, Trump recibió en la Casa Blanca al golfista Tiger Woods para entregarle la Medalla de la Libertad.

Más contenido de tu interés