Patinador olímpico gay rechaza reunirse con Pence durante las olimpiadas de invierno

Adam Rippon, miembro del equipo estadounidense de patinaje artístico, ha rechazado invitaciones del Vicepresidente para conversar y aclarar malentendidos de su posición con relación a la comunidad LGTB.

El patinador olímpico Adam Rippon, el primer atleta abiertamente gay que integra la delegación estadounidense que competirá en los Juegos Olímpicos de Invierno en Corea del Sur, rechazó reunirse con el vicepresidente Mike Pence, a quien ha criticado por la posición de éste hacia la comunidad LGBT.

Pence, que encabezará la delegación oficial de Estados Unidos en la ceremonia de inauguración de los juegos olímpicos, al parecer invitó a Rippon a conversar sobre el asunto de la polémica, pero el patinador la ha rechazado, según el diario que cita a dos personas con conocimiento de la situación.

La disputa entre el Vicepresidente y el patinador cuando en una entrevista publicada el mes pasado le preguntaron acerca de la selección de Pence para liderar la delegación estadounidense en la ceremonia de inauguración olímpica.

"¿Te refieres a Mike Pence, el mismo Mike Pence que financió la terapia de conversión gay? No me lo puedo creer”, respondió Rippon.

Rippon hacía referencia a la controvertida y científicamente desacreditada práctica que busca alterar la orientación sexual o la identidad de género de un individuo.


El atleta dijo varias veces que no quería reunirse con el Vicepresidente antes de competir en los Juegos Olímpicos, pero que estaba abierto a una discusión después de los juegos.

"No estoy tratando de luchar contra el Vicepresidente. Si tuviera la oportunidad de reunirme con él después de haber terminado de competir, podría haber una posibilidad de tener una conversación abierta", señaló al diario.

"(Pence) parece más afable que Donald Trump... pero no creo que el actual gobierno represente los valores que me enseñaron a crecer. Mike Pence no significa nada en lo que realmente creo”, añadió Rippon.

Después de leer aquella historia en línea, la secretaria de prensa de Pence, Alyssa Farah, envió rápidamente una respuesta a los comentarios de Rippon: "El Vicepresidente está orgulloso de dirigir la delegación de Estados Unidos a los Juegos Olímpicos y apoyar a los increíbles atletas de Estados Unidos".

"Esta acusación es totalmente falsa y no tiene fundamento de hecho. A pesar de estas afirmaciones mal informadas, el Vicepresidente estará apoyando con entusiasmo a todos los atletas estadounidenses que competirán el próximo mes en Pyeongchang", agregó el comunicado.

Pero al parecer, ese comunicado no puso punto final a la discrepancia. El equipo de Pence continuó intentando la reunión con el atleta. Jarrod Agen, director de Comunicación de la oficina de Pence,, emitió una declaración para zanjar el terreno: "la oficina del Vicepresidente no llegó a establecer una conversación con el Sr. Rippon. Como hemos dicho antes, el Vicepresidente está apoyando a todos los atletas de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos y está esperando que todos ganen medallas".

Pence, cristiano evangélico, se ha opuesto por mucho tiempo al matrimonio homosexual y a las leyes contra la discriminación que protegen a los individuos LGBTQ, y ha argumentado que "la homosexualidad es incompatible con el servicio militar".

Los comentarios de Rippon sobre la terapia de conversión gay provienen de una declaración del año 2000 incluida en la página web de la campaña de Pence al Congreso: "los recursos deben ser dirigidos hacia aquellas instituciones que proporcionan asistencia a aquellos que buscan cambiar su comportamiento sexual".

Aunque no se menciona explícitamente la terapia de conversión gay, los líderes de la comunidad LGBT han dicho que eso es a lo que se refería. En noviembre de 2016, el New York Times divulgó que el portavoz de Pence en ese entonces, Marc Lotter, negó que apoyara esa práctica.

RELACIONADOS:Mike Pence