null: nullpx

Corea del Norte ya pasó la 'línea roja' que le puso Trump, ¿y ahora qué?

El presidente Trump redobló su promesa de "furia y fuego" si los norcoreanos siguen amenazando a EEUU, pero el gobierno comunista sigue amenazando, ahora con más detalle a la isla de Guam.
10 Ago 2017 – 1:42 PM EDT

A la promesa de Donald Trump de desatar “fuego y furia como nunca antes se había visto” si Corea del Norte seguía amenazando a EEUU, el gobierno comunista respondió con una nueva y muy bien específica amenaza: lanzaría cuatro misiles cerca de la isla de Guam, territorio estadounidense en el Pacífico.

¿Se verá este como un casus belli para emprender algún tipo de acción de represalia contra Pyongyang? ¿Cuál podría ser el alcance de esa represalia y qué tipo de arsenal podría involucrar?

Este jueves, desde sus vacaciones-laborales en Bermondsey, Nueva Jersey, tras una reunión con su equipo de seguridad nacional, Trump redobló su advertencia original diciendo que "quizá no fue lo suficientemente fuerte".


Sin embargo, el mandatario estadounidense dejó sin responder cómo actuaría si los norcoreanos se mantienen desafiantes.

Como bien puede dar fe el presidente Barack Obama, ese es el problema con las 'líneas rojas' en la diplomacia, que llegado el momento hay que hacerlas respetar o quedar como que son habladurías sin consecuencia. Así le pasó a Obama en 2013 cuando lanzó una advertencia al gobierno de Siria que nunca respaldó con acciones.

Ya el senador republicano John McCain dijo apenas el presidente Trump profirió su sorpresiva amenaza de “fuego y furia” que “los grandes líderes que he visto no amenazan salvo que estén listos para actuar. Y no estoy seguro que el presidente Trump esté listo para actuar”, dijo en una entrevista radial.


Aunque el secretario de Estado Rex Tillerson aseguró que los estadounidenses “podían dormir tranquilos” negando la inminencia de una guerra con Corea del Norte, desde el Pentágono el secretario James Mattis advirtió con la destrucción del régimen y del pueblo norcoreano si se atrevían a seguir desafiando a Washington.

Los planes posibles

Los militares estadounidenses tienen varios escenarios de conflicto con Corea del Norte, algunos conocidos (o reconocidos), otros no tanto.


  • Ataque preventivo limitado: algunas voces recomiendan un ataque quirúrgico contra los centros donde los norcoreanos desarrollan sus armas nucleares y la tecnología de misiles. Aunque puede detener el avance de esos programas militares, podría desatar una dura respuesta militar convencional contra Corea del Sur o instalaciones militares estadounidenses en la región.
  • Decapitación del régimen: una de las opciones consideradas por Washington es la de fomentar un movimiento interno que determine la caída de Kim Jong un y sea reemplazado por un régimen menos belicoso con el que eventualmente negociar un fin al conflicto. Pero la naturaleza cuasi divina del gobierno norcoreano y su control sobre la sociedad hacen que esa sea una opción casi imposible de concretar y en cualquier caso con una gran posibilidad de terminar en caos, como lo sucedido en Irak en 2003.
  • Ciber-sabotaje: se asume que en los últimos años los servicios de inteligencia estadounidenses han estado penetrando los sistemas norcoreanos, complicándoles la concreción de sus planes. Se estima que el 70% de las pruebas de misiles realizadas por Corea del Norte en los últimos años han terminado en fracaso, un nivel muy alto que los expertos solo explican por la existencia de algún tipo de sabotaje exterior.
  • Guerra total: en la península coreana existe un estado de guerra latente desde que en 1953 se firmó el armisticio. La paz no se ha podido negociar aun, en parte por las exigencias de unificación bajo la égida de Norte a la que aspira el gobierno de Pyongyang. Una invasión del norte pondría en funcionamiento una serie de alianzas regionales y terminaría involucrando a por lo menos cuatro potencias nucleares (EEUU, China, Rusia y Corea del Norte) con imprevisibles consecuencias.

Sin sorpresas

La última amenaza norcorena es tan rica en detalles que pareciera ser una simple bravuconada. Cuatro misiles balísticos de rango intermedio (alcance de 2,000 millas) que sobrevolarán tres prefecturas de Japón (Shimane, Hiroshima y Koichi) en un vuelo de 20 minutos hasta su objetivo final en aguas del este de Guam (18 a 25 millas). Un plan que estaría listo para el 20 de agosto.

Siempre se ha dicho que el factor sorpresa es clave en el éxito de toda estrategia militar, así que esta movida telegrafiada que hacen los norcoreanos puede tratar de buscar otro efecto, quizá el de rebajar la tensión retórica dando un táctico paso atrás.

Junto con el detallado plan para lanzar misiles hasta las proximidades de Guam, el jefe de las Fuerzas Misilísticas Estratégicas norcoreanas, el general Kim Rak Gyom, dijo que “un dialogo sano no es posible con un tipo tan desprovisto de razón y solo la fuerza absoluta puede funcionar con él”, en una aparente referencia al presidente Trump.

Por lo pronto en Guam, la isla al centro de esta guerra de palabras, sigue su vida normal y como asegura una nota de The Guam Daily Post las decenas de corresponsales de guerra que han llegado en las últimas horas al territorio han tenido la oportunidad de ver cómo los ciudadanos locales reaccionan con calma a una amenaza que para ellos no es nueva.

La evolución del programa de misiles de Corea del Norte que ahora amenaza a EEUU (FOTOS)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés