null: nullpx
Relaciones Cuba Estados Unidos

Los llamados 'ataques sónicos' a diplomáticos en Cuba y China podrían haber sido con radiofrecuencia dirigida

Las posibles explicaciones de estos extraños síntomas que conforman lo que ya se conoce como 'síndrome de La Habana' han incluido de todo, desde la fumigación de mosquitos hasta los ruidosos grillos. Una investigación de un comité de expertos encargada por el Departamento de Estado concluyó que podría tratarse de energía de radio frecuencia pulsada dirigida.
6 Dic 2020 – 11:45 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Los misteriosos síntomas que padecieron diplomáticos estadounidenses radicados en Cuba o China y que se conocen como 'ataques sónicos' o el 'síndrome de La Habana' podrían haber sido causados por "energía de radiofrecuencia pulsada dirigida", según el informe encargado por el Departamento de Estado de EEUU.

El estudio, realizado por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina sugiere la participación de la energía de radiofrecuencia aunque no identifica la fuente de esa energía, ni quién puede ser el responsable de su uso.

“Después de considerar la información disponible y un conjunto de posibles mecanismos, el comité consideró que muchos de los signos, síntomas y observaciones distintivos y agudos informados por los empleados del Departamento de Estado son consistentes con los efectos de la energía de radiofrecuencia pulsada y dirigida”, concluye el informe.

Los posibles efectos de esta energía de radiofrecuencia pulsada y dirigida son compatibes con los síntomas agudos experimentados por muchos de los afectados, al igual que otros síntomas secundarios no específicos y ya crónicos. La heterogeneidad clínica de los pacientes, indica el informe, "podría deberse a la variabilidad de las condiciones de dosis de exposición, las diferencias en la interpretación de los estímulos vestibulares no fisiológicos y las diferencias anatómicas que podrían influir en la exposición y/o respuesta individual".

Según los investigadores, estudios occidentales y soviéticos de hace décadas ofrecen "apoyo circunstancial para este posible mecanismo" y si bien no puntualiza que esta energía de microondas se haya dirigido de forma deliberada, el informe muestra "preocupación" por "un mundo con actores malévolos desinhibidos y nuevas herramientas para causar daño a otros".

El informe dice que si bien los factores psicológicos y sociales podrían desempeñar un papel en el llamado 'síndrome de La Habana', estos no explican "los síntomas y signos agudos iniciales, de aparición repentina, distintivos e inusuales".

“Sin embargo, la variabilidad significativa y la heterogeneidad clínica de las enfermedades que afectan al personal del Departamento de Estado dejan abierta la posibilidad de múltiples factores causales, incluidos factores psicológicos y sociales”, dijeron los investigadores.

“Estos factores podrían exacerbar otras causas de la enfermedad y no se puede descartar que contribuyan a algunos de los casos, especialmente a algunos de los síntomas crónicos o tardíos en el curso de la enfermedad...”, añadió la publicación.

Dolores de cabeza, náuseas, mareos, visión borrosa y otras dolencias están entre los principales síntomas que reportaron varios diplomáticos y algunos de sus familiares. Algunos reportaron haber escuchado un sonido, lo cual hizo que se barajara la hipótesis de un 'ataque sónico'.

Desde entonces, científicos, médicos y expertos en armas e inteligencia han tratado de darle una explicación a este fenómeno, y varios estudios han apuntado a causas tan diversas y asombrosas como la fumigación contra los mosquitos, muy común en Cuba, o el ruido de los grillos de la noche habanera.

Los primeros síntomas fueron reportados por personal de las embajadas de Estados Unidos y Canadá en Cuba en 2016. Se quejaban de pérdida auditiva, problemas del habla, hemorragias nasales, problemas del sueño, y otras dolencias inexplicables que llevaron al Departamento de Estados de EEUU a retirar a parte de su personal y sus familias y a expulsar a dos diplomáticos cubanos de Washington al año siguiente, como una respuesta a lo que estaba ocurriendo en la isla.

Rápidamente, Donald Trump culpó al gobierno cubano, que por su parte ha negado rotundamente cualquier implicación en los hechos.

"Cuba nunca ha permitido, ni permitirá jamás, que el territorio cubano sea utilizado para cualquier acción contra agentes diplomáticos acreditados o sus familias, sin excepción", declararon entonces las autoridades cubanas, que en principio, colaboran con EEUU en la investigación.

En 2018 el Departamento de Estado expandió la alerta de salud a China, luego de que una serie de supuestos incidentes acústicos dejaron a personal diplomático sufriendo lesiones similares a las de Cuba.


En octubre de este año, el secretario de Estado, Mike Pompeo, dijo que se habían desplegado “importantes recursos del gobierno de Estados Unidos” para investigar el síndrome y sus causas.

Este estudio fue llevado a acabo por un comité de 19 expertos médicos y científicos, que dijeron haber considerado también las exposiciones a sustancias químicas, enfermedades infecciosas y problemas psicológicos como posibles causas o agravantes, pero el análisis general mostró que la causa principal era otra, que identificaron como posible energía de radiofrecuencia.

El comité de expertos recomendó la realización de más investigaciones y dijo que les preocupaba la posibilidad de que nuevos hechos de este tipo pudieran volver a ocurrir, afectando a diplomáticos extranjeros en otras partes del mundo, probablemetne de una manera más espaciada y menos detectable a corto plazo.

"Es imperativo que Estados Unidos reconozca y rápidamente responda a casos futuros con una investigación bien coordinada, multidisciplinaria y basada en la ciencia e intervenciones efectivas", concluye el reporte.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés