Así usaron los rusos las redes sociales para promover la candidatura de Trump y explotar la polarización en EEUU

Reportes del Comité de Inteligencia del Senado detallan cómo operarios rusos usaron cuentas falsas para promover la candidatura de Trump y generar dudas sobre el sistema democrático para motivar la abstención de los votantes liberales.
17 Dic 2018 – 5:40 PM EST

La inteligencia rusa usó años de experiencia manipulando información dentro de Rusia y desarrollando redes sociales para influir en el debate político estadounidense, promover la candidatura de Donald Trump, perjudicar la de Hillary Clinton, agudizar la polarización social y minar la confianza en la institucionalidad democrática, de acuerdo con dos informes ordenados por el Comité de Inteligencia del Senado.

La campaña fue puesta en marcha en Facebook, Instagram, Twitter, YouTube, Pinterest, Google + y casi todas las demás plataformas, dirigida primordialmente a grupos blancos de tendencias conservadoras, afroestaounidenses y, en menor medida, a otras minorías, como los hispanos, aunque los mensajes a esta última comunidad empezaron pasadas las elecciones de 2016.

Con estrategias diferentes según fuera el grupo al que se dirigían, el objetivo era intentar disuadir la participación de votantes inclinados a respaldar al Partido Demócrata, de acuerdo con los hallazgos de las investigaciones que fueron publicadas por el comité este lunes, pero que fueron obtenidos poco antes por The Washington Post y The New York Times.

Ambos reportes indican que la Agencia de Investigaciones de Internet, (IRA, por sus siglas en inglés) una compañía propiedad de un empresario muy cercano al presidente Vladimir Putin, creó cuentas falsas en redes sociales, cuyo objetivo principal era promover a Trump, durante la primaria republicana, en la campaña presidencial frente a Clinton, y luego una vez llegado a la Casa Blanca.

El primer informe fue realizado por New Knowledge, una compañía de seguridad cibernética de Texas, junto con investigadores de la Universidad de Columbia. El segundo fue un trabajo del Proyecto de Propaganda Computacional de la Universidad de Oxford y Graphika, una empresa especializada en el análisis de las redes sociales.

Ambos grupos de investigadores trabajaron con los datos que obtuvo el comité en los últimos dos años directamente de las empresas analizadas, cuyos directivos han sido llamados a testificar y que han aportado documentación y datos relevantes.

IRA ha sido identificada como una granja de ‘trolles’ que empezó esparciendo propaganda favorable a las políticas rusas durante la crisis de Ucrania y la anexión de en 2014 y terminó convirtiéndose en una maquinaria para tratar de influir en elecciones de otros países.

Su dueño, Yevgeny Prigozhin, junto a una docena de sus empleados fueron acusados en febrero por la fiscalía especial que investiga el ‘Rusiagate’, la supuesta conexión entre la campaña republicana y operarios rusos para perjudicar a Clinton.

“Los mensajes del IRA han tenido una doble estrategia. La primera involucra narrativas atractivas comunes a un grupo específico, como solidaridad con los veteranos o policías, o el orgullo en la raza y la herencia, como una estrategia para ganar tráfico a las páginas de Facebook e Instagram que creó IRA”

Aunque los reportes confirman hallazgos previos, incluidos los que llevaron a la fiscalía a presentar su acusación, destaca que el trabajo de los rusos fue más allá de Facebook y Twitter para incluir redes más pequeñas.

El segundo reporte, titulado ‘Las tácticas y las tropas de la Agencia de Investigaciones de Internet’, hace particular énfasis en el trabajo realizado para influir en la comunidad afroestadounidense.

“Los esfuerzos más fecundos de IRA en Facebook e Instagram específicamente se dirigieron a comunidades negras estadounidenses y parece haber estado enfocado en desarrollas audiencias negras y reclutar a negros estadounidenses”, indica el texto.

En algunos casos las cuentas falsas se dirigían a usuarios con interés en temas particulares, como historia racial, el Partido de las Panteras Negras o el asesinado activista negro de los años sesenta Malcolm X.

El reporte no explica por qué el énfasis en los usuarios negros, pero es sabido que en tiempos de la Unión Soviética su brazo de propaganda buscaba exacerbar las divisiones raciales en EEUU, una práctica que han continuado los operarios rusos en otros países en los que buscan ejercer influencia, como en Ucrania.

La principal diferencia entre los votantes conservadores y de derecha y todos los demás grupos identitarios (…) es que los votantes conservadores y los derechistas eran activamente motivados a respaldar la campaña de Trump”, indica el primer informe bautizado como ‘El IRA, redes sociales y la polarización política en EEUU’.

“Otros votantes eran motivados a boicotear las elecciones, abstenerse de votar por Clinton o divulgar escepticismo sobre la participación electoral en general”.

Está fue la segmentación que hicieron los 'trolles' para intervenir en las elecciones del 2016:

Los investigadores indican que los rusos en realidad explotaron el debate político nacional creando cuentas falsas que daban la impresión de ser de ciudadanos estadounidenses que expresaban sus puntos de vista. La toxicidad de la discusión pública favoreció el esparcimiento del mensaje.

“Durante 2016 y 2017 hemos visto esfuerzos significativos hechos por Rusia para perjudicar las elecciones en varias partes del mundo, pero también vemos a los partidos políticos de esos países difundir desinformación nacionalmente”.

Los rostros del ‘Rusiagate’, la investigación que incomoda al presidente Trump (fotos)

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:PolíticaRusiagateEspionajeRusia

Más contenido de tu interés