null: nullpx

Ahora un senador republicano pide investigar una de las acusaciones contra el juez Kavanaugh

El republicano Chuck Grassley envió una carta al Departamento de Justicia y al FBI para solicitar que investiguen la veracidad de las acusaciones de comportamiento sexual inapropiado contra el juez de la tercera acusadora, Julie Swetnick, la mujer defendida por el mediático abogado Michael Avenatti.
25 Oct 2018 – 4:42 PM EDT

El presidente del Comité Judicial del Senado, el republicano Chuck Grassley, pidió este jueves una investigación federal sobre la veracidad de la acusación de conducta sexual inapropiada contra el juez Brett Kavanaugh, de Julie Swetnick, mujer representada por el mediático abogado Michael Avenatti.

En una carta enviada al Departamento de Justicia y al FBI, Grassley detalla las acusaciones realizadas por Swetnick, quien en una declaración jurada acusó al juez de haber estado presente décadas atrás en fiestas en las que adolescentes eran agredidas sexualmente, incluida ella misma.

Grassley dice en su carta que el Comité intentó entrevistar a Avenatti pero que este se negó, mientras que entrevistaron al juez Kavanaugh quien "negó categóricamente las acusaciones y declaró que no conocía a la señora Swetnick".

El republicano indicó que no han podido reunir pruebas para determinar la veracidad de las reclamaciones de Swetnick y evaluar su credibilidad.


"Cuando los charlatanes hacen reclamos falsos ante el Comité (reclamos que pueden ganarles exposición en los medios a corto plazo y ganancias financieras, pero que dificultan la capacidad del Comité para hacer su trabajo), debe haber consecuencias", escribió Grassley al fiscal general, Jeff Sessions, y al director del FBI, Christopher Wray.

Durante el proceso de confirmación de Kavanaugh como juez de la Corte Suprema surgieron tres acusaciones de comportamiento sexual inapropiado en su contra. Todas databan de sus últimos años de escuela secundaria y primeros años de universidad del juez, en la década de 1980.

Avenatti es un abogado de alto perfil mediático que defiende a la actriz porno Stormy Daniels, quien asegura haber tenido una aventura sexual con el ahora presidente Donald Trump. Avenatti es un feroz crítico del mandatario.

El abogado defendió a la tercera acusadora de Kavanaugh, quien asegura haber asistido a varias fiestas en las que se solía violar o agredir sexualmente en grupo a jóvenes y en las que el juez y su amigo, Mark Judge, estaban presentes.


Avenatti calificó el testimonio de Swetnick como "muy creíble". Kavanaugh negó rotundamente sus afirmaciones de que había abordado sexualmente a niñas en tales fiestas.

Swetnick no alegó específicamente que Kavanaugh cometió una conducta indebida contra ella personalmente pero dijo que él estuvo presente cuando la violaron a ella. También dijo haber visto al juez comportarse de manera irrespetuosa con jóvenes en tales reuniones.

Investigación tardía

Avenatti había solicitado que se investiguen las alegaciones de su defendida cuando la confirmación de Kavanaugh aún estaba en proceso.

"Es irónico que el senador Grassley ahora esté interesado en las investigaciones. A él no le importó cuando se trataba de poner a un hombre en la Corte Suprema (SCOTUS) de por vida. Damos la bienvenida a la investigación para ahora poder finalmente llegar al fondo de las mentiras y la conducta del juez Kavanaugh. Dejemos que la verdad sea conocida", escribió este jueves Avenatti.


Desde el arco demócrata muchos han señalado la necesidad de una investigación más amplia del Departamento de Justicia sobre si el propio Kavanaugh pudo haber hecho declaraciones falsas durante sus audiencias de confirmación en el Senado, pero aún así la mayoría republicana avanzó con el proceso de confirmación.

Kavanaugh fue confirmado con apenas dos votos de diferencia, 50 a 48, con una votación de tono partidista y con un ambiente tenso dentro del Senado y protestas en las afueras del Capitolio.

Además de las acusaciones de agresión sexual, el temperamento mostrado por el juez en su sesión en el Senado para muchos era descalificativo para ocupar el cargo a la corte más importante de EEUU.

Miles de colegas de Kavanaugh manifestaron dudas sobre el juez y advirtieron que no debería ser nominado en lo absoluto, o al menos no hasta que una investigación profunda indague en zonas algo oscuras del pasado del elegido de Donald Trump.


En la presentación del 27 de septiembre en el Senado, Kavanaugh mostró un sesgo partidista. "Todo este esfuerzo de dos semanas ha sido un golpe político calculado y orquestado (...) alimentado por la aparente ira reprimida contra el presidente Trump y las elecciones de 2016 (...) la venganza en nombre de los Clinton y millones de dólares en dinero de grupos opositores de izquierda", dijo sobre las alegaciones en su contra.

Ese tipo de comentarios politizados sumado a que tuvo un comportamiento agresivo con los senadores, interrumpiéndolos e incluso levantándoles la voz resultan, según expertos, descalificantes para un aspirante a tamaño cargo.

Más investigaciones sobre Kavanaugh

Al respecto, numerosas quejas fueron enviadas al Tribunal de Apelaciones en el que Kavanaugh trabajaba antes de estar en la Corte Suprema. El juez principal de tal tribunal, Merrick Garland, cuya nominación a la Corte Suprema fue bloqueada por los republicanos del Senado, se recusó del caso de las quejas contra el juez. Por ello pasaron a la jueza Karen LeCraft Henderson, una colega conservadora de Kavanaugh.

Henderson concluyó que más de una docena de quejas eran lo suficientemente importantes como para justificar una investigación por parte de un panel imparcial y que no deberían ser manejadas por los compañeros jueces del ahora magistrado de la Corte Suprema y por ello se las envió al juez presidente del máximo tribunal, John Roberts, quien a su vez las remitió al Décimo Circuito para que sean investigadas.

36 mensajes que los manifestantes envían a los senadores en las protestas contra Kavanaugh (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés