publicidad
Aspirantes participan en una audición del popular progama de televisión, The Biggest Loser.

Estudio con participantes de ‘The Biggest Loser’ explica por qué es tan fácil recuperar el peso perdido

Estudio con participantes de ‘The Biggest Loser’ explica por qué es tan fácil recuperar el peso perdido

Concursantes del reality show fueron examinados para evaluar los efectos del ejercicio y la dieta en sus vidas diarias. Los resultados muestran que el cuerpo lucha por recuperar el peso perdido, incluso años después.

Aspirantes participan en una audición del popular progama de televisión,...
Aspirantes participan en una audición del popular progama de televisión, The Biggest Loser.

Gana quien pierda más libras al final de la emisión, pero es común que al poco tiempo vuelvan a ganarlas. Los participantes de la octava temporada del reality show The Biggest Loser protagonizaron un estudio que buscaba medir la grasa corporal, el gasto de energía y el metabolismo en estado de reposo en tres ocasiones distintas y los resultados fueron sorprendentes.

Al analizar las experiencias de 11 concursantes durante seis años se comprobó que el cuerpo pelea con intensidad contra la pérdida de peso. Todo está relacionado con el metabolismo y su velocidad para quemar calorías, según lo reveló Kevin Hall, investigador senior de los National Institutes for Health (NIH), específicamente en el National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases ( NIDDK).

publicidad

"Esta investigación se aprovechó de la oportunidad de estudiar a un pequeño grupo de individuos obesos que habían vivido una intensa intervención en su estilo de vida de forma efectiva a nivel de costos”, explica Hall en la página web de NIH.

Un grupo de concursante de The Biggets Loser fueron sometidos a un estud...
Un grupo de concursante de The Biggets Loser fueron sometidos a un estudio para investigar los efectos del ejercicio y la dieta en sus vidas diarias.

Al principio del programa los concursantes tenían metabolismos que les permitían quemar calorías a un ritmo adecuado a su peso, pero al final del concurso sus metabolismos habían reducido su velocidad, como sucede cuando se pierde peso y el metabolismo se adapta. Pero el problema no era solo ese: con el paso de los años (después recuperar algunas libras) los metabolismos no aumentaron en velocidad, haciendo mucho más difícil perder el peso ganado por segunda vez.

Un ejemplo es el ganador de la octava temporada de The Biggest Loser, Danny Cahill: comenzó en el programa pesando 430 libras y lo finalizó con un peso de 191 libras. Tras varios años, ha ganado más de 100 libras y hoy su metabolismo es incapaz de quemar más de 800 calorías al día.

El estudio también, que es más factible lograr mantener el peso si los cambios en el estilo de vida no son tan drásticos como los que se ven en el programa.

Sedentarismo: ¿Más letal que el sobrepeso? Univision

“Este estudio fortalece la necesidad del ejercicio y de una dieta sana en nuestra vida diaria. También deja claro cómo la ciencia del metabolismo y el modelamiento matemático pueden utilizarse para desarrollar recomendaciones respetables para la pérdida sostenida de peso —una herramienta importante en el tratamiento de la obesidad— basadas en las circunstancias particulares de un individuo”, explica el doctor Griffin Rogers, director de NIDDK.

Actualmente en Estados Unidos la obesidad o el sobrepeso afectan a más de dos tercios de los adultos mayores de 20 años. Esta confirmación de algo que ya se sospechaba (que el cuerpo pelea contra la pérdida de peso incluso años después) podría ayudar a generar mejores terapias y tratamientos para la obesidad. Y apoyar a quienes, una vez logrados sus objetivos luchan por mantener un peso sano.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad