null: nullpx
Logo image
Cartel de Sinaloa

Platini Jeans, la marca de ropa ligada a lavadores de dinero del narco Ismael 'El Mayo' Zambada

La empresa tenía una sociedad mercantil con María Tiburcia Cázarez Pérez, quien fue condenada a 15 años de prisión por cargos de narcotráfico. Esta mujer era parte de una organización criminal que usó un conglomerado de empresas en México para blanquear capitales del Cartel de Sinaloa.
Publicado 21 Sep 2022 – 03:18 PM EDT | Actualizado 21 Sep 2022 – 03:18 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

La amplia red de empresas y testaferros que el narcotraficante Ismael 'El Mayo' Zambada, líder de una facción del Cartel de Sinaloa, usa para lavar dinero incluyó a una compañía mayorista de ropa con sede en el sur de California, describe una acusación federal.

La empresa Ghacham Inc de Paramount, que distribuye la marca Platini Jeans, hizo negocios ilegalmente con una mexicana convicta por narcotráfico, indica un acuerdo de culpabilidad desvelado el martes.

Ghacham Inc. tenía una sociedad mercantil con María Tiburcia Cázarez Pérez, de 59 años, quien fue sentenciada a 15 años de prisión por cargos de distribución de narcóticos que fueron interpuestos en cortes federales de Nueva York y San Diego, California.


Esta mujer fue fichada el 12 de diciembre de 2007 por ser parte de lo que el gobierno de Estados Unidos describe como una “extensa organización de lavado de dinero” que benefició a Zambada y a su socio Víctor Emilio Cázares Salazar, alias ‘El Emperador Imperial’ y quien estuvo en la cúpula del cartel.

El 26 de septiembre de 2006, el presidente de Ghacham Inc y Cázarez Pérez constituyeron la empresa Platini Jeans Cougar de Mexico, que comercializó la marca Platini México.

El mismo día que ella fue agregada a la lista negra de la Oficina para el Control de Activos Extranjeros (OFAC), agentes del orden acudieron a la sede de Ghacham Inc para advertirles que su socia “era un narcotraficante designado y que la ley le prohibía al acusado realizar transacciones comerciales con ella”, describen documentos judiciales.

Pero desde esa fecha y hasta febrero de 2021, dicha compañía mantuvo una relación financiera con Platini México, alega el Departamento de Justicia.

La sociedad con Platini México

El gobierno señala que Ghacham Inc. coordinó la venta de mercancía a Platini México a través del proveedor chino de ropa LA Fashion Trading, sobre el cual “ejercía un control considerable”, pues su principal ejecutivo Mohamed Ghacham y otros directivos ocupaban cargos en esta y hasta compartían oficinas en Paramount, un suburbio en el sureste del condado de Los Ángeles.

Los investigadores también detectaron transferencias bancarias internacionales que realizó Platini México a la cuenta de LA Fashion en el banco HSBC. Del 26 de agosto de 2016 al 6 de noviembre de 2018, hubo ocho transacciones bancarias por un total de 403,408 dólares, señala la acusación.

Cuando agentes federales registraron la oficina de Paramount encontraron en sus computadoras varios documentos y comunicaciones que exponían sus tratos con Platini México, ya fuese directamente o a través de LA Fashion.

Entre la evidencia colectada hay correos electrónicos, que incluían como destinatario a Mohamed Ghacham, en los que se indicaba una transferencia bancaria de 35,000 dólares de una cuenta de Platini México a otra de LA Fashion el 19 de diciembre de 2017.

También descubrieron un estado de cuenta dirigido a “Mari Cazarez” fechado el 24 de febrero de 2021 y que mostraba un saldo inicial en 2017 de 508,395 dólares y un monto de 84,255 dólares que Platini México le debía a LA Fashion.

El clan Cázares Salazar

Cázarez Pérez es parte del clan liderado por Víctor Emilio Cázares Salazar, que sigue vigente en el cartel, pero que perdió fuerza cuando él fue detenido en México y extraditado a EEUU en 2016.

Este narco controlaba una red de traficantes de cocaína, marihuana y metanfetaminas que se extendía a Colombia, Venezuela y Centroamérica.

Su hermana Blanca Margarita Cázares Salazar, alias ‘La Emperatriz’, estaba al frente de una organización que le lavaba dinero y que operaba “en todo México y en California”, según la OFAC.

En 2007, el gobierno identificó a 19 empresas “fachada” y a 22 cómplices de ‘La Emperatriz’, casi todos familiares suyos. Entre “sus socios clave”, la OFAC citó a María Tiburcia Cázarez Pérez, aunque la compañía Platini México no apareció en esa lista.


Las empresas designadas por el gobierno son Consorcio Inmobiliario del Valle de Culiacán, Cazper Importaciones, Boutique Patraca, Mexglobo, Multiservicios AGSA, AGBAS Consultores, Fábrica de Juguetes, la cadena de joyería y cosméticos CHIKA'S, y el restaurante Hacienda Cien Años de Tijuana.

Este conglomerado se extendía por Culiacán, Sinaloa; Tijuana, Baja California; Guadalajara, Jalisco; y Ciudad de México.

A principios de 2020, el clan volvió a cobrar notoriedad porque una de las hijas del narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, Alejandrina Guzmán Salazar, se casó en una parroquia de Culiacán, Sinaloa, con Édgar Cázares, a quien identifican como sobrino de Blanca Margarita Cázares Salazar.

El otro delito de Platini Jeans

Establecida en California en 1997, la mayorista Ghacham Inc realizaba negocios bajo nombres como Platini, Platini Jeans, Platini Jeans Cougar y Platini Signature.

Su principal ejecutivo Mohamed Ghacham, de 38 años y originario de Bell, California, manejaba los asuntos comerciales internacionales de la empresa, incluyendo la importación de mercancías, los registros contables y la correspondencia con agentes de aduanas.

Durante la investigación enfocada en este negocio, oficiales federales detectaron que defraudó al fisco usando facturas falsas para subvalorar 32 millones de dólares de prendas importadas de China con el fin de evitar pagar casi 6.4 millones de dólares en aranceles aduaneros.

En ese caso Ghacham se declaró culpable de un cargo de conspiración para presentar documentos falsos y fraudulentos a través de una aduana.

Él ordenaba prendas de vestir de proveedores en China para venderlas en sus tiendas y pedía que elaboraran facturas reales que documentaban los montos verdaderos pagados por las prendas importadas y "facturas de aduana" que reflejaran costos menores.

La acusación señala que en febrero de 2016 reportaron un valor de prendas importadas por 22,167 dólares, cuando debieron declarar más de $66,000. En julio de 2019 lo volvieron a hacer, indicando en formularios aduanales la mitad del valor verdadero de la ropa importada, que superaba los $57,000. En septiembre de 2020 declararon una tercera parte de los 61,000 dólares en mercancía importada.

La compañía enfrenta una condena de hasta cinco años de libertad condicional y una multa de 10.5 millones de dólares o el doble del fraude total, advierten los fiscales.

Se espera que tanto representantes de Ghacham Inc, como su ejecutivo, comparezcan ante una corte federal de Los Ángeles el próximo 18 de noviembre.

No es la primera vez que la compañía es llevada a los tribunales. En junio de 2021 la empresa de ropa Starship la demandó por el supuesto robo de diseños de pantalones de mezclilla y una chamarra.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés