null: nullpx

El capo Rafael Caro Quintero asegura que quiere vivir en paz y retirado del narcotráfico mexicano

Prófugo de la justicia, fue condenado en México por el secuestro, tortura y asesinato en 1985 del agente de la DEA Enrique Camarena. En una entrevista desde su clandestinidad el 'Narco de narcos' como se le conocía en el pasado niega haberle matado.
24 Jul 2016 – 7:25 AM EDT

Desde algún lugar del norte de México, el capo Rafael Caro Quintero, quien se encuentra prófugo de la justicia, asegura que quiere vivir en paz, que no quiere volver al narcotráfico -pese a las sospechas de las autoridades mexicanas- y pide perdón por sus delitos.

Así se muestra en una entrevista al semanario mexicano Proceso que se publica este domingo, el que fue uno de los jefes del narcotráfico más poderosos de México, al que apodaban 'El Príncipe' o 'El Narco de Narcos', y que es requerido por la justicia estadounidense por la muerte de un agente encubierto de la agencia estadounidense antidrogas (DEA, po rsu sigla en inglés).

"A mí no me interesa ninguna plaza, a mí no me interesa ningún estado, fronteras. ¿Por qué? Porque ya no trabajo, simplemente así", dice al tiempo que asegura que quiere dedicarse a la ganadería.

Sin embargo, las investigaciones judiciales indican todo lo contrario.

Las autoridades creen que Caro Quintero quiere disputarle desde la sombra el territorio al cártel de Sinaloa, cuyo líder, Joaquín 'El Chapo' Guzmán, se encuentra preso y en medio de un proceso de extradición a Estados Unidos.

En la entrevista, Caro Quintero, de 63 años y que pasó 29 de ellos en prisión por el asesinato en 1985 del agente de la DEA Enrique Camarena, rechaza la acusación y pide perdón.

"Nunca había hablado de este caso es la primera vez (...). No lo secuestré no lo torturé y no lo maté (a Camarena). Sí estuve en ese lugar (del crimen), es mi participación, nada más", señala al medio mexicano. "Si, estuve allí en el lugar (del crimen) esa fue mi participación, nada más”.

El capo quedó en libertad en agosto de 2013 por un por un tecnicismo jurídico y se fugó casi de inmediato sin cumplir los 40 años a los que habia sido condenado, tras conocer una orden de captura para extraditarlo a Estados Unidos por el asesinato de Camarena.

“Lo único que busco es paz y le pido perdón a la sociedad de México por los errores que cometí, a la familia Camarena, a la DEA, al gobierno de Estados Unidos, les pido perdón".

El gobierno estadounidense ofrece 5 millones de dólares como recompensa por su captura.

"Si algo hice mal, ya lo pagué, pero todos merecemos una segunda oportunidad”, agrega.

Caro Quintero fue uno de los jefes del cártel de Guadalajara, con gran poder en los 1980 y que tras desaparecer dio origen al de Sinaloa, que fue liderado por Joaquín 'El Chapo' Guzmán.

Sobre Guzmán, recapturado en enero y sobre quien también pesa un pedido de extradición de Estados Unidos, asegura que desde niño fueron “buenos amigos”, ambos nacieron en Badiraguato, en Sinaloa, al noreste del país y dice que se vieron en 2013 cuando estaba prófugo.

"No estoy en guerra con nadie", afirma.

Lea también:

Publicidad