null: nullpx
Juicio El Chapo

“Bajo presión” y con un futuro incierto: así está el Cartel de Sinaloa a un año de la condena de ‘El Chapo’

La empresa criminal que fundó Joaquín Guzmán no se derrumbó por su ausencia, ni se enfrascó en una visible lucha de poder, resistió los duros testimonios escuchados en su juicio y logró retener sus principales territorios. Pero un análisis advierte que perdió la hegemonía.
12 Feb 2020 – 03:53 PM EST

Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán es ahora un simple observador de la crisis de inseguridad que sembró en México. Su única conexión con el mundo exterior es un televisor en su celda en una prisión de máxima seguridad en Colorado. Mira los noticiarios en dos canales hispanos, que le habrían informado que su hija Alejandrina se casó en una fastuosa boda en Sinaloa y que su hijo Ovidio fue liberado a regañadientes por un grupo militar de élite para así apaciguar una oleada de balaceras y bloqueos en Culiacán.

A un año del mediático juicio que concluyó con un veredicto que lo declaró culpable de liderar el Cartel de Sinaloa y traficar toneladas de droga hacia Estados Unidos, el mafioso pasa la mayor parte de sus días viendo la televisión y revisando su complicado proceso de apelación. Sigue empeñado en eliminar el castigo a pasar el resto de su vida tras las rejas.

“Ahora mismo está enfocado en la apelación, eso lo mantiene ocupado”, dijo a Univision Noticias su abogada Mariel Colón, la única persona que puede visitarlo en la cárcel Florence ADMAX, además de sus hijas gemelas. “Siempre está al pendiente, ayuda. Al señor Guzmán se le puede ocurrir alguna idea que puede ser interesante o algún punto que a nosotros no se nos haya ocurrido; lo escuchamos”, agregó.

Aunque ‘El Chapo’ dejó un hervidero en México, sus cuatro hijos mayores y su socio Ismael ‘El Mayo’ Zambada han sabido apaciguarlo. El cartel no se derrumbó por la ausencia de su jefe, ni se enfrascó en una visible lucha de poder, resistió los duros testimonios que se escucharon en el juicio del capo y logró retener sus principales territorios en ambos lados de la frontera a pesar del auge de su enemigo más fuerte, el Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

Pero el Cartel de Sinaoa se encuentra actualmente “bajo presión y su futuro aún no está claro”, advierte un nuevo informe del Servicio de Investigación del Congreso de Estados Unidos.

“Algunos analistas advierten que el Cartel de Sinaloa sigue siendo poderoso dado su dominio internacional y su infiltración en los altos niveles del gobierno mexicano. Otros analistas sostienen que está en declive, citando su ruptura en facciones y violencia por tensiones inter e intra organizacionales”, señala el reporte publicado en diciembre de 2019.

Las tensiones dentro del cartel se diluyeron con el arresto y extradición de quien fue el brazo derecho de Guzmán, Dámaso López Núñez, alias ‘El Licenciado’; y la misteriosa muerte en 2014 de su otro hombre de confianza, Juan José Esparragoza, apodado ‘El Azul’. Esto le dejó el camino libre a ‘El Mayo’ Zambada.


El músculo de ‘Los Chapitos’ en el cartel

“El Cartel de Sinaloa puede operar con una estructura de liderazgo más horizontal de lo que se pensaba anteriormente. Los operadores del Cartel de Sinaloa controlan ciertos territorios, formando una red descentralizada de jefes que realizan negocios y actos violentos a través de alianzas entre ellos y pandillas locales”, explica el análisis del Servicio de Investigaciones del Congreso.

Bajo la protección de Zambada, los cuatro hijos de Guzmán se quedaron con la facción del cartel y “el vasto imperio del narcotráfico” que éste controlaba. Se cree les dejó una fortuna estimada en más de 14,000 millones de dólares. Según la DEA, al frente de ‘Los Chapitos’ están Iván Archivaldo y Alfredo Guzmán Salazar, ambos fichados por el gobierno estadounidense.

“Los cuatro administran lo que quedó de los negocios criminales de su padre, muy distantes de lo que su progenitor había logrado”, señala la autora Anabel Hernández en su libro El Traidor: El diario secreto del hijo del Mayo, una profunda investigación sobre la metamorfosis del Cartel de Sinaloa en años recientes, por la cual ganó hace unos días el Premio Nacional de Periodismo en México.

Los Guzmán mostraron su músculo tras la vergonzosa liberación de Ovidio Guzmán López, un narco junior de bajo perfil que fue capturado en una operación militar en octubre pasado. Decenas de pistoleros tomaron las calles, bloquearon vialidades y retuvieron a soldados para doblegar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien dice su enfoque no es perseguir capos.

A decir de Hernández, el juicio de Guzmán terminó por destapar que el verdadero rey de las drogas en México es ‘El Mayo’, quien se ha valido de un bajo perfil para seguir en la cima del crimen organizado.

El liderazgo de Zambada también sobrevivió a las recientes rupturas de grandes carteles mexicanos que desataron feroces enfrentamientos en México, cita el análisis del Congreso. El 2019 cerró con 34,582 asesinatos, la cifra más alta en 20 años. No hubo tantos muertos ni siquiera durante la lucha que encabezaron los pistoleros de ‘El Chapo’ y los de sus primos, los Beltrán Leyva, hace dos décadas.

Guzmán ganó esa guerra y el clan de sus parientes, debilitado por los arrestos y muertes de sus jefes, se redujo a células delictivas que siguen peleando entre sí para dominar en el centro y sureste del país.

Los Quintero en la mira de EEUU

Además de las familias Zambada y Guzmán, la DEA asegura que otra facción importante del Cartel de Sinaloa está en manos de Rafael Caro Quintero, quien sigue prófugo desde su salida en 2013 de una prisión mexicana donde pasó 28 años. Él dice que no volvió al narcotráfico, pero muy pocos le creen.

“Caro Quintero sigue en libertad; sin embargo, estamos trabajando con nuestros socios policiales internacionales, locales, estatales y federales para interrumpir las operaciones de tráfico del Cartel de Sinaloa al incautar toneladas de heroína, fentanilo, marihuana, cocaína y metanfetamina, mientras nos enfocamos en los responsables, incluido Caro Quintero”, señaló Ray Donovan, titular de la DEA en Nueva York, al anunciarse a través de un comunicado este lunes que un sobrino del capo también tiene cuentas pendientes en EEUU.

Se trata de Ismael Quintero Arellanes, quien fue detenido en un operativo militar en Sinaloa este 29 de enero. Lo cercaron con información del gobierno de EEUU y lo arrestaron sin efectuar un solo disparo. Su extradición está pendiente. El Departamento de Justicia (DOJ) alega que este delincuente conspiró con miembros de la célula operada por su tío para distribuir grandes cargamentos de droga en este país.

"Esta acusación y arresto son indicativos de que los muros se están acercando para miembros del Cartel de Sinaloa, como Ismael Quintero Arellanes y el archienemigo de la DEA, Rafael Caro Quintero", advirtió Donovan, quien ha señalado que el ‘Narco de Narcos’ es el objetivo principal de la agencia.

Por la captura de este mafioso de 67 años se ofrece una recompensa de 20 millones de dólares, la mayor por en estos momentos por un criminal en todo mundo. El fundador del Cartel de Guadalajara es un objetivo clave por un caso que sigue abierto desde 1985: la tortura y asesinato del agente antinarcóticos Enrique ‘Kiki’ Camarena.

El pasado fin de semana se cumplieron 35 años desde que ‘Kiki’ Camarena fue secuestrado por órdenes de Caro Quintero, en venganza porque una investigación supuso la desmantelación de un inmenso plantío de marihuana en Chihuahua. El director interino de la DEA, Uttam Dhillon, aprovechó la fecha para revivir el tema, visitando a la madre anciana de Camarena, quien estaba hospitalizada.

De la mano de estas tres familias criminales, asegura la DEA, el Cartel de Sinaloa ha mantenido alianzas con varios distribuidores independientes en ciudades estadounidenses, así como violentas pandillas, incluyendo la Mafia Mexicana, la Mara Salvatrucha (MS-13), Barrio 18, Florencia 13, Crips y Bloods.

“Mantiene la huella internacional más expansiva en comparación con otras organizaciones mexicanas de tráfico de drogas”, señala la agencia antinarcóticos en su reporte reciente sobre narcóticos y grupos que los distribuyen.

Esta conclusión publicada a finales de enero sorprendió debido la acelerada expansión que había registrado el Cartel de Jalisco. En México, ambas organizaciones disputan los estados de Baja California, Baja California Sur, Nayarit, Ciudad de México y una parte de la franja fronteriza de Chihuahua, de acuerdo con la firma de análisis de seguridad Stratfor Global Intelligence.

Así se han repartido México los carteles de la droga:

Según Stratfor Global Intelligence, el otrora hegemónico Cartel de Sinaloa aún mantiene su dominio en el Triángulo Dorado, la fértil región serrana donde confluyen Sinaloa, Durango y Chihuahua. Ahí se produce buena parte de los cargamentos de marihuana, heroína y metanfetamina que envían a EEUU. También es la guarida de los jefes de las familias Zambada, Guzmán y Quintero.

La vida de 'El Chapo' en 12 fotos: de un pequeño pueblo de Sinaloa a la cadena perpetua en EEUU

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.