null: nullpx
Arrestos

Arrestan a un sobrino de Rafael Caro Quintero en un operativo en Sinaloa

La Fiscalía General de México (FGR) reportó que realizó el arresto de Ismael Quintero Arellanes en Sinaloa, gracias a un “intercambio de información con autoridades de Estados Unidos”.
29 Ene 2020 – 07:30 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Un comando de élite integrado por elementos de de la Marina, el Ejército y la Fiscalía federal de México detuvo este miércoles al narcotraficante Ismael Quintero Arellanes, quien ha sido identificado como sobrino del capo Rafael Caro Quintero, uno de los criminales más buscados del mundo.

A través de un comunicado, la Fiscalía General de México (FGR) reportó el arresto de Quintero Arellanes, a quien identifica como un “presunto integrante de una organización criminal” en ese país. La dependencia señala que el operativo de captura se basó en un “intercambio de información con autoridades de Estados Unidos”.

Quintero Arellanes será trasladado este miércoles al Reclusorio Norte de la Ciudad de México, indicó la FGR.

Según distintos medios de comunicación, el sobrino de Caro Quintero fue arrestado en un fraccionamiento en Culiacán, el bastión del Cartel de Sinaloa. El operativo se habría realizado sin efectuar un solo disparo.


La captura de Quintero Arellanes ocurre el mismo día que las autoridades de la Ciudad de México dieron a conocer la fuga de una prisión de Víctor Manuel Félix Beltrán, uno de los operadores financieros de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán y que tenía pendiente una orden de extradición a Estados Unidos.

Además, las autoridades mexicanas recientemente enviaron a EEUU a miembros de alto perfil del Cartel de Sinaloa, incluyendo a Ismael Zambada Imperial, uno de los hijos del actual jefe de esa organización Ismael ‘El Mayo’ Zambada; José Sánchez Villalobos, presunto responsable de la construcción de narcotúneles en la frontera San Diego-Tijuana; y Mario Hidalgo Argüello, alias ‘Nariz’, quien fue uno de los hombres de confianza de ‘El Chapo’.

Los tres acusados ahora están bajo custodia en una prisión federal de San Diego, en el sur de California.

Rafael Caro Quintero, alias ‘El número uno’ y ‘El narco de narcos’, está en la lista de los 10 criminales más buscados por el Buró Federal de Investigaciones (FBI). Por su captura se ofrece una recompensa de 20 millones de dólares, la más alta que se haya fijado por cualquier fugitivo en el mundo.

El gobierno de EEUU lo considera el jefe de una facción del cartel de Sinaloa, que ha vuelto a cobrar notoriedad porque varios sicarios realizaron balaceras y bloqueos para frustrar un operativo militar que trataba de arrestar a Ovidio Guzmán López, uno de los hijos de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Quien fue uno de los fundadores del cartel de Guadalajara se encuentra prófugo desde que un juez mexicano ordenó en 2013 su liberación de una prisión de su país por un error procesal. Desde entonces ha ofrecido un par de entrevistas en las que niega tener vínculos con el crimen organizado.

En octubre, el Departamento de Justicia (DOJ) desveló los detalles de una demanda civil presentada en una corte federal de Nueva York que busca el decomiso de ocho propiedades en el estado de Jalisco que el capo mexicano adquirió con recursos procedentes del narcotráfico.

Este narcotraficante de 67 años pasó casi tres décadas en una cárcel de máxima seguridad por la tortura y el asesinato en 1985 del agente antinarcóticos Enrique ‘Kiki’ Camarena.

Desde la clandestinidad ha negado haberse unido a la cúpula del cartel de Sinaloa, el cual surgió de las bases de la organización que él fundó. A finales de noviembre, una Jueza Federal mexicana otorgó al mafioso un amparo contra la extradición a Estados Unidos, donde es requerido por el asesinato de 'Kiki' Camarena.


Pero los fiscales estadounidenses señalan que éste sigue activo y que entre enero de 1980 y marzo de 2015 su organización criminal estuvo involucrada en el transporte de grandes cargamentos de marihuana, metanfetamina y cocaína hacia EEUU. También subrayan que no olvidarán el asesinato del agente de la DEA, cuyo caso es emblemático en la lucha contra el narcotráfico mexicano emprendida por el gobierno de este país.

Con las ganancias millonarias, él adquirió al menos ocho propiedades en la ciudad de Zapopan, en el estado de Jalisco, las cuales están a nombre de sus familiares. Uno de ellos es su hija Roxana Elizabeth Caro Elenes, de 41 años.

“Las atrocidades de Rafael Caro Quintero no se olvidan, y la historia del terror que ha infligido sirve como un recordatorio constante a la DEA de que nunca detendremos la búsqueda de justicia", declaró en octubre Ray Donovan, encargado de la oficina de la DEA en Nueva York.


Túneles, latas de chiles y pistolas con diamantes: 22 fotografías que probaron los crímenes de ‘El Chapo' y lo enviaron a la cárcel de por vida

Loading
Cargando galería
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés