null: nullpx
Muertes

"Es el momento de inmortalizar su legado": la familia Castro acompaña a los cubanos en la despedida de Fidel

Varios hijos y nietos de Fidel Castro acompañaron a los miles de cubanos que acudieron a la primera jornada de los funerales de Castro en la Plaza de la Revolución. Univision Noticias habló con dos de los hijos del líder de la revolución cubana.
29 Nov 2016 – 12:59 PM EST

LA HABANA, Cuba.- Cuando el lunes cayó la noche en La Habana, los alrededores de la Plaza de la Revolución seguían atiborrados de personas. La gente no dejaba de enfilarse, de colocarse tras el último en llegar. Dentro del mausoleo, en el sitio donde los habaneros fueron desde este lunes a rendirle tributo al líder de la revolución cubana, se encontraba parte de la familia Castro, la mayoría de sus hijos y nietos.

El lugar está dividido en tres salones, por donde los Castros se desplazan y le dedicabn un tiempo prudencial a las personas que se tomaron el trabajo de hacer la larga fila durante horas y luego pasar en silencio ante la efigie de Fidel Castro.


“Esto demuestra lo que él significaba para esta isla, para el pueblo que siempre lo siguió de punta a cabo”, dice sin detener el paso Tony Castro, uno de los hijos del expresidente de Cuba.

Tony, uno de los doctores principales de las selecciones nacionales deportivas de Cuba y quien llegó a ser vicepresidente ejecutivo de la federación internacional de béisbol amateur (IBAAF), se deja caer por una de las rampas de salida de la plaza. Va acompañado por uno de sus hijos y por una mujer que le acaricia el brazo. Parece que va de retirada. Pasó más de seis horas aquí, me cuenta.


En fotos: El primer día de los funerales de Fidel Castro

Loading
Cargando galería

“Ahora es el momento de inmortalizar su legado”, dijo por su parte Alex Castro, otro de los hijos de Fidel. Alex es fotógrafo de los estudios revolución y desde 2006, año en que Castro le concedió el poder a su hermano Raúl, ha sido el único que ha podido fotografiar a su padre.

Alex masticaba un chicle, recostado a una columna en las afueras del mausoleo. Estaba solo, con la vista posada en la serpiente inacabable de personas que hacía cola para subir a la plaza. “Estoy cogiendo un poco de aire fresco”, me dice cuando acaba el primer día de la que será una semana larga de homenajes.


La familia Castro consoló a los que lloraron, les pasaron la mano a los que se detuvieron y saludaron a los que en pose militar firme se llevaron la mano derecha a la sien. De los reconocidos hijos de Fidel que viven en la isla solo faltaba el mayor, Fidel Castro Díaz Balart, el resto acudió y su performance parecía de cumplimiento. No parecían abatidos e incluso se les veía incómodos en ese rol de consuelo.

“Seguro que todos están aquí porque Dalia (su viuda) los mandó, a mí no me quedó muy claro esa actitud de ellos, no era muy convincente, estaban como en una tarea, no les salía del alma. También, hay que entenderlos. Fidel falleció el viernes y esto va a durar más de una semana, es muy duro para la familia”, opina Armando Franco, profesor de la facultad de comunicación de la Universidad de La Habana, quien fue uno de los escogidos por su institución para realizar la guardia de honor.

A esa hora, las pocas luces de la ciudad que se agolpaban solapadas sobre la cima del mausoleo parecían concederle el aderezo solemne que le faltaba a la despedida de Fidel Castro. El Consejo de Estado tuvo que postergar el cierre de las honras fúnebres de la primera jornada de los funerales casi hasta la medianoche. Las puertas de la Plaza de la Revolución, que este martes siguen siendo un desfile de gente, quedarán abiertas hasta después que el último ciudadano quiso despedirse de Fidel Castro.

RELACIONADOS:MuertesFidel CastroFuneralesCuba
Publicidad