null: nullpx
Detector de Mentiras

Miguel Bosé: de ídolo pop a negacionista activo de la pandemia

Desafiante y altivo, Miguel Bosé ha liderado una campaña pública, con millones de seguidores, que desconoce la gravedad del virus, subestima las medidas sanitarias para contenerlo y alimenta mitos sobre las vacunas del covid-19. Te lo contamos en esta nueva edición de 'Un mundo paralelo', donde ponemos foco en las teorías de conspiración y sus principales actores.
12 Jun 2021 – 09:26 PM EDT
Comparte
Del rechazo al confinamiento, Miguel Bosé pasó a la satanización de las vacunas. Una misma teoría explicaba una y otra cosa. Crédito: Arte: Arlene Fioravanti

Nadie fue indiferente. Aquel inesperado y altisonante emplazamiento ocurrió en 2019 durante la movilización que llevó a artistas, personalidades políticas y atención mundial a un concierto en la frontera oriental de Colombia en el que se daba un ultimátum a la dictadura de Nicolás Maduro para dejar pasar ayuda humanitaria a la población venezolana.

Durante la jornada, Miguel Bosé tomó los micrófonos para reclamar de una forma muy particular a Michelle Bachelet, exmandataria chilena y Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, por no atender la crisis que ocurría en ese país: la exhortaba a “mover las nalgas” y le acusaba de ser cómplice de la dictadura chavista.

Se trataba de un signo que presagiaba sin equívocos el tono de lo que venía.

Pero no fue sino hasta entrado el 2020, ya con la pandemia andando, que Bosé incursionó públicamente en un tema relevante para todos: la necesidad de usar mascarilla, coexistir con distanciamiento social y evitar las aglomeraciones.

Fue de las primeras voces artísticas en tener una opinión altisonante y contundente en contra de las medidas.

Ausente

Pero no se conformó con tener una voz. Bosé fue propositivo: tuvo la audacia de llamar a rebelarse contra lo que le parecía una exageración y un atropello. Y encontró muchísimo eco. Una enorme paradoja si tomamos en cuenta que su país, España, fue una de las grandes primeras víctimas de la pandemia, con cientos, cuando no miles, de muertos diarios durante el primer pico mundial, aproximadamente en marzo y abril de 2020.

A pesar de que España fue una de las naciones más afectadas por el virus, con un índice de contagios y decesos que por semanas y semanas desbordaba los hospitales y las morgues (cifras escalofriantes en proporción con la población española), muchos ciudadanos españoles que tendieron a creer en las campañas de desinformación que desestimaban la pandemia y veían en las medidas preventivas un instrumento de manipulación y control gubernamental y de otros poderes mayores (para algunos el Estado Profundo, para otros Los Illuminati, y así), decidieron seguir, creer y actuar en consecuencia respecto a las consignas de Miguel Bosé.

“Estamos en total desacuerdo con la obligación de llevar la mascarilla a todas horas y en todos los lugares públicos”, decía Bosé, quien promovió una movilización en las calles de Madrid para protestar y desatender los llamados del gobierno a usar mascarilla, guardar distancia social y confinarse. Para él, las medidas de protección gubernamental eran “desproporcionadas y sin base científica”.

“Te esperamos!!! Allí estaré!!!”, afirmaba el cantante. Pero el rizo negacionista no fue suficiente para todos los que se sorprendieron por sus actitudes. La sorpresa fue aún mayor cuando, concretada la concentración que llamó a realizarse ese mes de agosto, los manifestantes y la prensa notaron lo increíble: que Miguel Bosé, sin dar razón alguna, no fue a la protesta.

Peculiar manera de ganar popularidad

Del rechazo al confinamiento, Bosé pasó a la satanización de las vacunas. Una misma teoría explicaba una y otra cosa.

La cruzada del artista contra el coronavirus se describía con detalle en un hilo de Twitter, en el que el artista se hacía eco de las teorías de la conspiración que acusaban al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, como cómplice de un plan promovido por el multimillonario Bill Gates para que, aprovechando las noticias sobre el coronavirus -a sus ojos una "falsa pandemia"- se implantase, en una vacuna -igualmente fraudulenta, afirmaba- un microchip con el cual controlar a toda la población del planeta. Nada nuevo. Y todo ello con la ayuda de la 5G, una tecnología que, ya han probado los entendidos, no tiene ningún efecto en el ser humano. Pero lo dijo Bosé, como muchos otros, y lo repitieron millones de españoles como muchos otros millones en el mundo.

La campaña de Bosé por las redes llevaba el hashtag #yosoyLaResistencia, y paradójicamente, en medio de una situación personal que le habría aislado, la batería de mensajes produjo una andanada de nuevos seguidores, que pasaron de los 3 millones en Twitter, 2.5 millones en Facebook y casi 1 millón en Instagram. Toda una motivación para continuar desinformando.

En la prensa española, se conoce que Bosé tendría más de dos años en una batalla personal que le ha llevado a enfrentarse con Nacho Palau, su pareja durante 26 años y con quien ha criado cuatro niños, y a desarrollar una personalidad muy alejada de la que proyectaba hasta entonces en público.

A sus 65 años, el ídolo pop, que cautivaba en los escenarios y fuera de ellos, se ha convertido en un hombre crispado con teorías infundadas y en un divulgador de conspiraciones.

En su entorno achacan sus actitudes a lecturas de portales de internet seudocientíficos y páginas de conspiraciones que han ocupado espacio en su soledad y la desconexión, no solo con la calle, sino con sus relaciones amistosas más estrechas.

Bosé vociferó numerosamente sus acusaciones y teorías: “Sólo pretendo informar sobre la situación anunciada hacia la cual, entre otras fechorías, se nos está conduciendo. Yo digo no a la vacuna, no al 5G, no a la alianza España Bill Gates… Una vez activen la red 5G, clave en esta operación de dominio global, seremos borregos a su merced y necesidades. Pedro Sánchez ‘El Salvador’, en nombre del Gobierno de todos los españoles, acaba de hacerse cómplice de este plan macabro y supremacista, como de costumbre”.

Al ser buscado por la prensa, Bosé ha guardado silencio. Y buena parte de los videos y contenidos en los que difunde especies de todo tipo, desprendidas de teorías de conspiración, han sido removidas de las redes sociales.

Hasta que en marzo de este año llegó la muerte de su madre, Lucía Bosé, actriz italiana y conocida figura en España, inicialmente reportada por la prensa de todo el mundo hispano como una nueva víctima del covid-19, del que no sobrevivió.

Pero menos de 24 horas después, Miguel Bosé daba de nuevo la pelea y aclaraba que la muerte había sido a causa de una neumonía (una de las consecuencias más comunes de muerte en los pacientes con coronavirus que desarrollan la enfermedad).

La muerte de su madre pareciera haberlo incentivado a reaparecer frente a la prensa y un mes después concedió una entrevista en la Ciudad de México al conocido periodista Jordi Évole, frente a quien de nuevo aclaró que su madre había muerto porque le habían sedado “hasta la muerte”. En la entrevista, Bosé confirmó todas sus posturas negacionistas.

Una historia fulgurante

La carrera como cantante de Miguel Bosé es extensa, exitosísima y trasatlántica. Ha producido 18 discos en estudio, cuatro en vivo, dos de colaboraciones, además de decenas de premios y reconocimientos.

Hijo del célebre torero Luis Miguel Dominguín y la actriz italiana Lucía Bosé, creció en un ambiente privilegiado: buena educación, abundancia, expuesto a cultura y célebres personajes que se frecuentaban los círculos sociales de la familia.

Sin embargo, se conoce que la relación de Miguel con su padre no fue fácil . A medida que el cantante desarrollaba su propia personalidad y mostraba su talento y sensibilidades, sus posturas chocaban con el modelo de masculinidad que encarnaba su padre.

La manera de bailar y de cantar de Miguel Bosé, así como sus provocadores looks, representaban un modo de expresarse que nunca fue comprendido por el torero.

Otras celebridades negacionistas


Algunos enlaces que te pueden interesar:

Lee también otras entregas de 'Un mundo paralelo':


¿Viste algún error o imprecisión? Ayúdanos a corregirlo. También queremos leer si hay algún mensaje o imagen que quieres que verifiquemos. Escríbenos a eldetector@univision.net

Aquí te contamos sobre nuestra metodología y política de corrección.

Cargando Video...
El 'reto del imán' se viraliza pero, ¿es cierto que las vacunas contra el coronavirus son magnéticas?

Loading
Cargando galería
Comparte
Publicidad