Inmigrantes indocumentados

Agentes de ICE incumplen las políticas de detención de inmigrantes, denuncia informe

El Centro de Información de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse asegura que el 50% de los inmigrantes detenidos por ICE no tiene antecedentes criminales.
10 Ago 2016 – 9:10 PM EDT

La política de deportaciones del presidente Barack Obama se encuentra nuevamente en el banquillo de los acusados. Un estudio reveló que las políticas de detención de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) son en gran medida ignoradas por los agentes encargados de hacerlas cumplir.

A menudo, el programa I-247S que el gobierno implementó en noviembre del 2014 ha sido un importante método utilizado por ICE para detener a individuos que se consideran deportables. Sin embargo, en la mitad de los casos los arrestados no tenían antecedentes criminales, reveló el martes un nuevo informe del El Centro de Información de Acceso a Registros Transaccionales (TRAC) de la Universidad de Syracuse.

Las actuales políticas de detención fueron anunciadas por el Secretario del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) Jeh Johnson el 20 de noviembre de 2014, cuando dio a conocer un memorando que incluye una lista de prioridades de deportación.

La lista la encabezan quienes sean considerados una amenaza a la seguridad nacional, de la frontera o pública tales como terroristas, personas involucradas en espionaje, criminales, pandilleros, entre otros. También personas con historial extenso de violaciones de inmigración y quienes hayan cruzado la frontera después del 1 de enero de 2014, no tengan causa de asilo y hayan recibido una orden de deportación.

En la tercera prioridad figuran personas con DUI, cargos por violencia doméstica, explotación sexual, robo y cualquier delito que tenga más de 90 días como penalidad de cárcel.


Cambios imperceptibles

El TRAC dijo que tras revisar el programa caso por caso utilizando los últimos registros del gobierno que fueron obtenidos bajo la Ley de Libertad de Información (FOIA), encontró que el nuevo sistema de detenciones conocido como Programa de Prioridad (PEP), que sustituyó al polémico Programa de Comunidades Seguras, ha tenido un impacto “modesto” en las acciones del día a día de los agentes de campo.

Añade que los resultados de las investigaciones determinaron que:

  • En los dos primeros meses del año fiscal 2016 (octubre-noviembre de 2015), la mitad de los arrestos bajo el programa I-247S estuvieron dirigidos a personas que no tienen antecedentes penales.
  • Cuatro de cada cinco de detenidos fueron privados de libertad más allá del tiempo establecido por el protocolo.

El TRAC dijo que el programa federal PEP fue creado para poner fin a las criticas que surgieron durante el tiempo en que funcionó de Comunidades Seguras, pero que los resultados demuestran lo contrario.
La mitad sin antecedentes

En agosto del año pasado ICE dijo a Univision Noticias que el PEP permite al DHS que trabaje con agencias del cumplimiento de la ley a nivel estatal o local para tomar custodia de los individuos que representan una amenaza a la seguridad publica “antes que estos sean liberados en nuestras comunidades”.

Pero el TRAC dice que sus investigaciones demuestran que un 50% de los individuos arrestados y puestos en custodia por ICE no tenían antecedentes criminales graves, como anunció Johnson en noviembre del 2014.

El informe agrega que el análisis de los antecedentes penales registrados para cada individuo en poder de ICE, evidencia que las directivas dadas por el secretario Johnson “han tenido poco impacto en las prácticas de ICE”.

En 2013 el 57% de los detenidos por ICE bajo el programa Comunidades Seguras había sido condenado por un crimen, dijo el TRAC. Un año después del PEP “la proporción de sujetos que habían sido condenados por un crimen cayó sólo al 49%”, apuntó.

El estudio también reveló que sólo una cuarta parte de los detenidos por ICE cumplió con los estándares de nivel 1 de la lista de prioridades de deportación, apartado para delitos graves.

Antes de la puesta en vigor del programa PEP la falta más frecuente cometida por individuos deportables era DIU (conducir bajo los efectos del alcohol). En segundo lugar se ubicaban agresiones diversas, y en tercer lugar se encontraban simples infracciones de tráfico.

Después de PEP, el orden de las faltas es similar “excepto la venta de marihuana que reemplazó a las infracciones de tráfico como el tercer delito más común”, indica el informe.

El TRAC también advierte que individuos enfrentan “prolongadas detenciones” sin causa suficiente antes de ser expulsados del país.


La explicación oficial

ICE ha explicado que el PEP comienza a nivel estatal cuando un individuo es arrestado y fichado por un agente de policía tras una infracción a la ley y sus huellas digitales son entregadas al FBI para chequear antecedentes criminales y órdenes de arresto. Esa información es enviada a la agencia para verificar si el individuo está en la lista de prioridades y debe ser deportado.

La agencia también dice que el PEP se diferencia de Comunidades Seguras en que sólo se enfoca en individuos que representan una amenaza a la seguridad nacional. El anterior programa, asegura, permitía la emisión de detenciones cuando un agente de inmigración tenía alguna duda razonable para creer que un individuo era deportable.

Comunidades seguras operó entre 2008 y 2014. ICE dijo que en los seis años fueron deportados 375,031 indocumentados con antecedentes criminales.

Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes reiteran que entre seis a siete de cada 10 deportados por el gobierno no tenía antecedentes criminales que constituyeran una amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos.

Los deportados del 2016

En junio univision Noticias reportó que la Administración Obama deportó en los primeros ocho meses del año fiscal 2016 (del 1 de octubre al 31 de mayo) 155,125 inmigrantes indocumentados, de los cuales 91,025 (58.6%) tenían antecedentes criminales.

Los otros 64,100 (41.3%) no tenía antecedentes criminales, confirmó la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por su sigla en inglés). La cifra equivale a un promedio de 643 deportaciones diarias o 26.7 expulsiones cada hora.

Durante el año fiscal 2015 el promedio diario de expulsados fue de 644.

Durante la primera Administración Obama (2009-2012), ICE deportó un promedio anual de 400,000 indocumentados, equivalente a unos 1,200 diarios.

Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, entre ellas el Consejo Nacional de La Raza (NCLR) y la Coalición por los Derechos Humanos de Los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), advierten que Obama se acerca a los 3 millones de deportados desde que llegó a la Casa Blanca el 20 de enero de 2009.

Lea también:

Más contenido de tu interés